Canarias confía en bajar hasta 10 la cifra anual de casos nuevos de tuberculosis

Las Islas registran la cantidad más baja de pacientes desde 2000. Sanidad admite que uno de los problemas radica en que los enfermos incumplen el tratamiento

06.10.2016 | 03:20
Canarias confía en bajar hasta 10 la cifra anual de casos nuevos de tuberculosis

La Consejería canaria de Sanidad quiere que las Islas sean la primera región europea libre de tuberculosis. Por el momento, el primer horizonte que se ha puesto es lograr reducir la cifra de casos nuevos cada año hasta los diez. Todo ello antes de 2035. Es la meta que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS), según argumentó ayer el director general de Salud Pública, Ricardo Redondas, quien insistió en que el Archipiélago se encuentra en óptimas condiciones para alcanzar ese objetivo.

"Es perfectamente posible que Canarias sea región libre de transmisión activa de tuberculosis", aseguró el responsable de Salud Pública durante la presentación del plan elaborado por la Administración sanitaria para poner freno a la enfermedad. Redondas aludió a la reducción paulatina en el número de pacientes afectados durante los últimos años, así como a la exigua tasa de enfermos por cada 100.000 habitantes.

En concreto, Ricardo Redondas apuntó que en el momento de la creación del Registro de Tuberculosis en la Comunidad Autónoma en el año 2000, "la cantidad de casos ascendió a 392, lo que supone una tasa de 23,43 por cada 100.000 habitantes" y añadió que ambas cifras se redujeron el pasado año 2015 "hasta la más baja registrada hasta ahora, con un total de 152, y una tasa de 6,57 casos por 100.000 habitantes". Como curiosidad, el responsable destacó que "en El Hierro no se ha detectado ningún caso de tuberculosis desde 2009".

Además, el director general de Salud Pública de la Consejería canaria de Sanidad añadió que "la cifra de mortalidad asociada a la tuberculosis es de aproximadamente unos diez fallecidos al año". Explicó el responsable que la OMS insta a las regiones con una cifras de incidencia similares a las del Archipiélago a que se "impulsen las medidas adecuadas para colaborar con un plan de erradicación mundial de la enfermedad".

"Se están haciendo las cosas bien y ahora se trata de dar un paso más allá", insistió Redondas, quien señaló que en el caso del Plan auspiciado ahora por el Archipiélago se incluyen acciones "para mejorar el seguimiento y el tratamiento de los pacientes". Al respecto, señaló que "hay cierta parte de los enfermos que no reciben el tratamiento a pesar de que en Canarias es gratuito".

Tal es así que, dijo, "ha dado el caso de que para determinados casos se ha tenido que recurrir a la solicitud de una orden judicial para que se decrete el ingreso hospitalario, cuestión que no es agradable ni para la Administración ni para el paciente". Esto ocurre porque se trata de una enfermedad infecciosa cuya vía de transmisión es relativamente sencilla: "Afecta fundamentalmente a los pulmones y se puede contagiar por el aire, sobre todo a través de la tos o el estornudo", añadió Redondas.

En ese sentido, el jefe de Epidemiología y Prevención de la Dirección General, Domingo Núñez, explicó que "los motivos por los que los pacientes incumple el tratamiento son complejos". El primer argumento esgrimido por el responsable de Epidemiología es que "el tratamiento es un proceso largo de unos seis meses de duración que en la mayoría de los casos incluye un fármaco diario y a muchos pacientes les cuesta", a lo que, añadió, se suma que "muchos de los enfermos tienen una situación personal asociada, tal como algún trastorno mental o alcoholismo, y social, puesto que algunos viven en la calle y es complicado que sigan el tratamiento todo el tiempo".

Y ello a pesar de que según Ricardo Redondas, "la afectividad de los fármacos es casi del 100% de curación si se cumple". A juicio del director general "Canarias es una de las regiones con un tratamiento puntero así como en diagnóstico, pero no es así en otros países donde hay dificultades en esa línea". De hecho, entre las acciones del plan se encuentra mejorar la coordinación e incluso con países del entorno que tienen cifras peores en incidencia que el Archipiélago.

Así lo explicó el que será director del comité autonómico para la erradicación de la tuberculosis en Canarias, José Luis Arocha, quien señaló que se pretende llevar a cabo un proyecto con financiación europea que, entre otros objetivos, persigue "colaborar con países del entorno para compartir experiencias, en concreto en Cabo Verde, Senegal, Mauritania, Azores y Madeira". "La intención global es mejorar la identificación y el registro de casos, así como explorar nuevos tratamientos o avanzar en el sistema de hospitalización a domicilio", resumió Arocha, que es también responsable del Plan de Salud de Canarias recientemente aprobado.

Además de la creación de este comité, el plan contempla otros cinco puntos que detalló el propio director general de Salud Pública: Creación de comisiones hospitalarias para el seguimiento de casos; incorporación de la figura de coordinación por isla u hospital; activación del procedimiento de acción local para el control de la tuberculosis cuando dadas las características de un caso sea preciso contar con mecanismos y medidas específicas de coordinación para garantizar un adecuado abordaje; descripción del rol y funciones del personal sociosanitario implicado en el abordaje de la tuberculosis para mejorar la coordinación y evitar duplicidades y facilitar el acceso a los tratamientos y seguimientos, de tal forma que las dificultades económicas y sociales no sean un impedimento o causa de abandono.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine