El pecado de la buena comida

El restaurante regentado por Daniel Farias en la plaza San Francisco de la capital fusiona en su carta los ingredientes de la cocina tradicional canaria con sabores internacionales

30.09.2016 | 11:13
El pecado de la buena comida
El pecado de la buena comida

Una mezcla de sabores locales con comidas de otras partes del mundo hacen de la carta del restaurante Santo Pecado de la capital un verdadero vicio para los sentidos. El local abrió sus puertas hace poco más de un año en la céntrica plaza de San Francisco. En sus mesas pueden degustarse desde langostinos al coco hasta queso asado, un buen pulpo a la brasa o una ensalada de quinoa. Toda una fusión de estilos que ha sido una de las claves de su éxito.

Su propietario, Daniel Farias, expone que en la carta ha intentado vincular ingredientes tradicionales de la comida canaria con otros propios de recetas internacionales. "El producto local combinado con un poco de creatividad a la hora de elaborarlo son factores claves de nuestra cocina", explica.

Entre los productos isleños que más se utilizan en el restaurante se encuentran las papas "y el aguacate canario que tiene una excelente calidad", señala.

Para los amantes de las hamburguesas, el restaurante también ofrece una alternativa gourmet de este conocido plato, que está elaborado con pan y carne hechos en el mismo restaurante.

Farias apunta que el plato estrella del restaurante es el tartar de aguacate, que se sirve con confitura de tomate y queso de cabra. También son muy populares entre sus clientes el pulpo frito y el wok de langostinos.

El restaurante puede acoger hasta a 40 personas en el interior del local, pero además cuenta con una terraza, un rincón pintoresco en la propia plaza de San Francisco. Para el propietario la ubicación del local es un punto extra para la experiencia gastronómica del cliente que degustará los deliciosos platos en un entorno único. "Para mi es una de las plazas más bonitas de la ciudad, es agradable y peatonal, por lo que es también fantástica si se viene con niños", indica Farias.

El negocio de restauración también cuenta una oferta de coctelería que lo hace propicio para tomar la primera copa antes de una noche de fiesta "o la última si se toma tras una buena cena". Además de los cócteles más tradicionales uno de los más populares en el local es la Capiblack, un combinado que mezcla maracuyá, limón y vodka negro.

El local mantiene abierta su cocina durante todo el día, desde el mediodía hasta la medianoche. Dispone además de un menú por algo más de nueve euros y ya se está preparando para acoger un buen número de cenas de empresa y amigos durante los próximos meses cercanos a la Navidad.

El propietario de Santo Pecado indica que los clientes cada vez son más exigentes con la calidad de la gastronomía que consumen. "La oferta gastronómica ha ido mejorando cada día en la ciudad", afirma.

También puso en valor los diferentes eventos que se realizan a lo largo del año en Santa Cruz, ya que apunta que ayudan a aumentar las ventas del sector de la hostelería de la ciudad. "Siempre que hay algo se nota un incremento de las ventas", valora.

Farias comenta que eligió el nombre de Santo Pecado para su primer local de restauración en España porque "la gula siempre se ha visto como un pecado, pero comer debería ser un pecadito santo".

Después de más de un año de su apertura, Farias señala que el negocio cuenta con una clientela consolidada que va creciendo día a día. "Nuestro secreto es utilizar una excelente materia prima y mantener una buena calidad precio", añade.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine