La Opinión de Tenerife
Sanidad

8.700 personas dejan por escrito en las Islas cómo quieren ser tratadas antes de morir

La petición, destinada al personal sanitario, solo se tiene en cuenta en caso de que el paciente no pueda expresarse

12.09.2016 | 02:28
Intervención quirúrgica en un hospital de Tenerife.
Intervención quirúrgica en un hospital de Tenerife.

Una decisión muy meditada

título del la imagen
  • La mayor parte de los expedientes se abren cuando los vecinos que los inician han pasado por una situación traumática, padecen alguna enfermedad o tienen probabilidad de tenerla en el futuro, ya sea porque se trata de patologías genéticas o porque han visto cómo algún familiar o persona cercana pasaba por un trance que les ha marcado. Las profesionales que los atienden se encargan de ayudarles a meditar todas sus decisiones, aunque lo habitual es que tengan muy claro lo que quieren en el momento en el que tengan que ser tratados y sucede en pocas ocasiones que se cambie la idea que se ha creado. Lo que sí suele ocurrir es que muchos futuros pacientes que acuden con una idea conocen en la entrevista muchas opciones y las añaden a su expediente. Las manifestaciones anticipadas de voluntad pueden hacerse ante notario, ante los funcionarios de la Consejería de Sanidad y, como algo excepcional, ante testigos. Se puede acudir a este registro para cerrar el expediente, modificarlo o consultarlo, siempre de forma gratuita, cuantas veces se necesite.

El registro de manifestaciones anticipadas de voluntad puesto en marcha por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha recibido más de 8.700 solicitudes desde que comenzara a recoger peticiones hace diez años. Estas manifestaciones son las instrucciones que un futuro paciente quiere que cumpla el personal sanitario cuando este ya no pueda expresar su consentimiento sobre los actos médicos que se le deban practicar.

Para habilitarlo se firma y se rellena un documento de forma previa en el que el ciudadano, mayor de edad y en pleno uso de sus facultades, manifiesta las instrucciones sobre los cuidados y el tratamiento de su salud, o una vez fallecido, el destino de su cuerpo y de sus órganos o tejidos. Se trata de poner sobre la mesa cómo se desea morir, de forma detallada y, sobre todo, meditada.

Esta información solo se tendrá en cuenta cuando el paciente se encuentre en una situación cuyas circunstancias no le permitan expresar libremente su voluntad. En caso de cambiar de opinión en el último momento puede hacerlo, independientemente de lo que haya firmado siempre y cuando pueda expresarlo. Además, puede cambiarse siempre que se desee.

Esta instrucción sanitaria siempre es la que tiene preferencia para el personal sanitario. Si se ha manifestado esta voluntad de forma previa, no se consulta a la familia del paciente que, con relación a lo que se ha manifestado, no puede oponerse. Es decir, la manifestación anticipada de voluntad prevalece siempre sobre la opinión o las indicaciones de terceras personas.

Por edades

De la misma forma, conforme se cumplen años la cantidad de informes aumentan en el registro de la Consejería de Sanidad. De 18 a 20 años hay registradas dos manifestaciones; de 20 a 30 años el número asciende a un total de 384; entre 30 y 40 la cantidad es de 885; para los potenciales pacientes de entre 40 y 50 años, 1.436 personas han solicitado su última manifestación anticipada; de 50 a 60, 1.841; entre 60 y 70, 1.832 registros; de 70 a 80, 1.487; de 80 a 90, un total de 704; y, por último, con más de 90 años, se han recibido 136 manifestaciones. Las mujeres son más previsoras. De las 8.708 manifestaciones, 3.322 fueron realizadas por hombres (el 38,15%). Las 5.386 restantes las solicitaron las mujeres (61,85%).

Los solicitantes también pueden mostrar su deseo de donar o no sus órganos en caso de fallecer, independientemente de lo que opinen sus familiares tras el óbito. En el registro de la Consejería de Sanidad un total de 3.882 personas (44%) ofrecen sus órganos a quien los necesite, algo que niegan 1.807. El resto no se posiciona en su manifestación anticipada.

Por país de nacimiento el mayor número de manifestaciones anticipadas de voluntad es, como cabría espera, de españoles (6.491 expedientes). Le sigue muy de cerca como lugar de origen Alemania, el residente extranjero que muestra de forma más clara sus instrucciones para el personal sanitario cuando este ya no pueda expresar su consentimiento sobre los actos médicos que requiera cada paciente. Los nacidos en Reino Unido que viven en Canarias han expresado su deseo en un total de 163 ocasiones y los italianos, según estos datos, lo han hecho 141 veces.

Los residentes con procedencia de Sudamérica ocupan los siguientes puestos en relación a la cantidad de manifestaciones: 262 de Venezuela, 148 de Colombia y 145 de Argentina, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine