Pediatría avisa del aumento de infecciones víricas en niños con el otoño

La llegada de esta estación, que se une al inicio del curso escolar y al retorno a las guarderías, provoca un incremento de la gripe, la bronquiolitis y la gastroenteritis

29.08.2016 | 14:48
Pediatría avisa del aumento de infecciones víricas en niños con el otoño

El pediatra del Hospital Parque en Santa Cruz de Tenerife, Fernando Díaz, ha afirmado este lunes 29 de agosto que la gripe, la bronquiolitis y la gastroenteritis, que son infecciones víricas, son más frecuentes en los niños una vez que llega el otoño.

La llegada de esta estación, que se une al inicio del curso escolar y al retorno a las guarderías, provoca un incremento de las infecciones víricas en los más pequeños, que se hacen más frecuentes con el descenso de las temperaturas, explica el pediatra en un comunicado del Hospital Parque.

El pediatra afirma que el otoño y el invierno son las épocas más activas en la aparición de enfermedades agudas en los niños, de forma que los menores de cinco años pueden enfermar entre seis y ocho veces en estas estaciones.

En el caso de la gripe, su mayor incidencia se produce en la población de menos de 15 años, convirtiéndose en la principal causa de consulta en pediatría y su presencia va asociada a episodios de fiebre, secreción nasal, tos y malestar general, siendo en muchos casos motivo de ausencia en colegios y guarderías.

En el caso de la bronquiolitis, afecta fundamentalmente a los menores de dos años y se centra en la inflamación de los bronquios más finos, que se ha triplicado en la actualidad en la población infantil como consecuencia de la incorporación cada vez más temprana de los niños a las guarderías.

Esto se traduce en que durante el primer año de vida, el 70 por ciento de los niños están en contacto con el virus, mientras que el 24 por ciento llega a desarrollar la enfermedad.

El pediatra afirma que la dificultad que provoca la bronquiolitis a la hora de respirar obliga, muchas veces, a un tratamiento con inhaladores e incluso puede requerir ingreso hospitalario en el caso de que se agraven los síntomas.

Señala que el 57 por ciento de los ingresos hospitalarios por este motivo se producen en menores de seis meses que han nacido de forma prematura o con problemas cardiacos congénitos.

La gastroenteritis es otra de las afecciones más frecuentes en esta época, que se manifiesta en forma de diarreas y vómitos y que puede ir acompañada también de estados febriles o deshidratación.

Fernando Díaz señala que las vacunas permiten evitar la aparición de estas enfermedades y añade que durante los primeros siete meses de vida se recomienda administrar a los niños la vacuna contra el rotavirus con el fin de evitar la futura aparición de gastroenteritis víricas.

Asimismo, para la gripe se debe recurrir a vacunas anuales que se administran en forma de campaña habitualmente a inicios de octubre y que están especialmente indicadas para aquellos niños que cuentan con determinados factores de riesgo, entre los que se encuentran enfermedades asociadas como el asma, inmunodeficiencias o patologías renales crónicas.

Otra de las enfermedades más comunes que se agravan en esta época, tanto de naturaleza vírica como bacteriana son las otitis media, conjuntivitis y laringitis.

El pediatra de Hospital Parque señala que la nutrición es un aspecto en que se debe incidir en el caso de los niños como medida preventiva para garantizar su salud.

Para ello, Díaz recomienda una alimentación adecuada, variada y equilibrada que potencie las defensas del organismo, a lo que se suma también la incorporación de correctos hábitos higiénicos para evitar la transmisión de infecciones como lavarse las manos, evitar compartir vasos y utensilios a la hora de comer, ventilar adecuadamente las habitaciones y espacios cerrados y, si procede, aislar a los menores en caso de enfermedad para evitar contagios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine