La comadrona palmera Amanda Pol, 'Armandita', celebra sus cien años

Fue la primera matrona de la Seguridad Social y llegó a atender hasta 11 partos en un solo día - Ayudó a alumbrar a casi todos los bebés de la Isla durante 30 años

20.08.2016 | 04:10
Amanda Pol, Amandita, con su primer sobrino bisnieto.

Amanda Pol García nació en Santa Cruz de La Palma el día 21 de agosto de 1916. Hija de Armando, maestro y farmacéutico, y de Jacinta, y nieta de Ramón Pol, el reconocido maestro de Los Llanos de Aridane, estudió para comadrona impulsada por la dedicación de su padre farmacéutico, al que admiraba fielmente, y de su hermano, quien era practicante. En 1952 obtuvo el título de matrona, en 1953 el de practicante y en 1967 el de técnica sanitaria. Mañana domingo cumplirá cien años rodeada de su familia. Y lo festejará como es habitual en ella, de forma tranquila, en casa, junto a los que más quiere.

Armandita, como la conocen todos aquellos que la quieren y han tenido el placer de conocerla, ejerció durante unos 30 años de su vida de comadrona, ayudando en el parto a la mayoría de las mujeres de Santa Cruz de La Palma y los alrededores, sobre todo a aquellas mujeres que tuvieron a sus bebés entre los años 50 y 80, siendo la primera comadrona de la Seguridad Social que se registró en la Isla y que además ayudó a formase a muchas profesionales.

A todas horas

Trabajó durante muchos años ella sola en la Clínica Camacho de Santa Cruz de La Palma y posteriormente en el Hospital de Las Nieves y en el Hospital del Cabildo. Además, si era necesario y se lo pedían, no dudaba en acudir a los domicilios de cualquier parte de la Isla si se requería su presencia. Tal era el amor que le tenía a su profesión que llegó a trabajar todos los días de la semana, duplicar turnos cuando hacía falta y atender hasta 11 partos en un mismo día.

Armandita podrá haber ayudado a traer al mundo a una gran parte de la población de la Isla, contribuyendo de la mejor manera posible a garantizar una gestación y un parto saludable. De hecho, se ha llegado a decir de ella que "tenía una habilidad especial para sacar adelante a los bebés que no venían bien".

Esa es solo una de las razones por las que ha sido homenajeada en distintos municipios de la Isla, como una forma de poner en valor su trabajo y dedicación durante toda su vida, algo que hoy ella misma sigue defendiendo.

Vocacional

Los que la conocen a la perfección la definen como "una mujer trabajadora, vocacional, con iniciativa para hacer frente a cualquier situación por muy complicada que fuese, y disponible siempre a la hora que la llamasen para atender cualquier parto. Una mujer adelantada a su tiempo, que no se casó, independiente y muy unida a su familia, especialmente a sus sobrinas, y que ha sido muy feliz en su profesión y en su vida en general".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Más información

Enlaces recomendados: Premios Cine