La perra buena del pirómano de La Palma

El presunto responsable del incendio tenía antecedentes por morder en Gran Canaria a su perra, que ha sido acogida por una vecina de El Paso

14.08.2016 | 11:21
La perra buena del pirómano de La Palma

La perrita Mona mi luna, mestiza, de unos 6 años, fue una de las víctimas y protagonistas involuntarias del pasado incendio de La Palma, sobre todo por su pasado. Ahora, todo apunta que tendrá una vida feliz, ya que una vecina de El Paso se ofreció a acogerla en su casa. El joven alemán que ingresó en prisión por ser el presunto autor del incendio era el dueño de Mona mi luna, a la que mordió y propinó patadas en Maspalomas en febrero.

Según vecinos, trabajadores y funcionarios que la atendieron, Mona mi luna es una buena perra, "con cara de ser sana". Ella ya tiene argumentos para ser protagonista de un libro que cuente su vida errante y, quizás, desgraciada, que ha tenido hasta el momento. Tras el incendio de La Palma, ha sido acogida por una vecina de El Paso, con la que convive en una casa terrera.

Este can mestizo, de color marrón y blanco fue protagonista en febrero, o más bien víctima, de una noticia publicada por este diario. En ella, la Jefatura Superior de Policia de Canarias informaba de que Scott Verdini Stum, joven alemán que en la actualidad tiene 27 años, era el dueño del animal y fue detenido por morderla y propinarle una patada en la vía pública en el enclave turístico de Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana).

Sin embargo, al presunto agresor no se le retiró la custodia del perro, ya que los agentes no hallaron marcas físicas que demostraran que la maltrataba. Solo se contaba con la versión de los testigos que aseguraron que se haía conducido de modo violento con ella. Poco después se perdió el rastro de ambos.

Meses después, Scott Verdini Stum fue visto en Playa de las Américas, en el municipio tinerfeño de Arona. Era habitual encontrarlo mendigando en las puertas de varios supermercados. Contaba que el dinero era para comer y para poder trasladarse a La Palma.

Este mismo mes, el ciudadano alemán, que por fin consiguió trasladarse a la Isla Bonita junto a su perra, volvió a ser noticia, como ya es conocido. Una nueva detención como presunto autor del incendio que ha asolado parte de la ínsula lo devolvió a las primeras páginas de los periódicos.

A primera hora de la tarde del pasado sábado, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) informó de que el juez de Primera Instancia e Instrucción del Juzgado número 2 de los Llanos de Aridane dictaminó su ingreso en prisión, comunicada y sin fianza.

Antes de originarse el incendio en El Paso, que finalmente quemó alrededor de 4.800 hectáreas de superficie y que se cobró la vida de un agente forestal de Telde, el sospechoso vivía en una casa de piedra, con Mona mi luna, en el paraje rural de Jedey. Allí fue encontrado por una patrulla de la Guardia Civil en las inmediaciones del lugar en el que se originó el fuego.

Scott Verdini aseguró que había prendido fuego al papel higiénico que había utilizado tras haber realizado sus necesidades. Al parecer, los agentes del instituto armado comprobaron que el papel fue prendido en un lugar de vegetación seca y donde abunda la pinocha. También dio, al parecer, otra versión: el fuego se originó donde calentaba la comida. El juez le atribuye un incendio ocasionado "por imprudencia grave".

El sospechoso está en prisión, mientras su perra, que cuenta con su correspondiente chip ha comenzado una nueva vida en La Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine