El exceso de embarcaciones ilegales provoca estrés a los calderones

Los cetáceos del sur de Tenerife están siendo visitados de forma regular por un "desmedido" número de motos de agua y barcos recreativos

10.08.2016 | 15:38
Imagen de archivo.

Un trabajo de investigación realizado por la Asociación Tonina, en colaboración con la Universidad de La Laguna y Turismo de Tenerife, ha concluido que el exceso de embarcaciones ilegales en el suroeste de Tenerife provoca estrés crónico en los calderones tropicales.

Una nota de la asociación informa de que en este proyecto se estudiaron dos comunidades de calderones que pueden ser avistadas en la isla de Tenerife: suroeste (Los Cristianos), donde se estimó la población en 391 individuos, y norte (Anaga), donde se estimó una población de 98 calderones.

En este sentido, se descubrió que los calderones del sur de Tenerife están siendo visitados de forma regular por un "desmedido" número de embarcaciones, tratándose en la mitad de los casos de embarcaciones sin autorización (motos de agua y barcos recreativos).

Asimismo, se observó que de estas embarcaciones en las cercanías de grupos de calderones provoca cambios en los patrones de comportamiento de los mismos, disminuyendo de forma considerable los periodos de descanso de los animales.

El comunicado agrega que estos cambios en el comportamiento parecen estar relacionados con la acción de los usuarios que sin experiencia en la aproximación a grupos de cetáceos se acercan a los animales de forma incorrecta, forzando en muchas ocasiones a los animales a hundirse o cambiar de dirección.

Por otro lado, durante este estudio se analizaron también los niveles de cortisol (hormona del estrés) acumulado de los calderones, observándose que las concentraciones de esta hormona en los del sur de Tenerife doblaban los niveles de los de la zona de Anaga.

El doctor Jacobo Marrero, investigador principal del proyecto, ha afirmado que este estudio ha conseguido demostrar "sin ningún lugar a dudas que los calderones del sur de Tenerife padecen estrés crónico, siendo la causa principal de esta situación el alto número de embarcaciones que visitan los animales de forma continuada".

El estrés crónico provoca que aumente la vulnerabilidad de los animales ante enfermedades infecciosas, causando que disminuya la capacidad de supervivencia de los individuos y su capacidad para reproducirse.

Ana Crespo, bióloga y gestora de proyectos en Asociación Tonina, ha mantenido que "todavía es pronto para conocer los efectos a largo plazo que esta situación puede ocasionar sobre la población de calderones del sur de Tenerife, siendo necesario que se mantengan los estudios científicos sobre esta comunidad de cetáceos".

Crespo añadió que es "urgente" que se establezcan medidas efectivas de control sobre las embarcaciones que navegan en dicha zona, considerando además que se trata de una Zona de Especial Conservación y que la población de estos animales residentes está incluida en el catálogo nacional y autonómico de especies amenazadas.

Este proyecto ha contado con el apoyo de Fundación Biodiversidad, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y el Área de Medio Ambiente, Sostenibilidad Territorial y de Recursos y Aguas del Cabildo de Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine