El pino canario resurgirá del fuego, pero en algunas zonas empezará de cero

Tras seis días en llamas, La Palma ha perdido más de 4.500 hectáreas de masa forestal, en su mayoría del "sufrido" pino canario

08.08.2016 | 13:09
Imagen de archivo de pinos canarios en las Cumbres de Ucanca, Parque Nacional del Teide.

El pino canario, una de las especies más afectadas por el incendio de La Palma, ha convivido durante miles de años con el fuego, por lo que puede regenerarse con rapidez, pero habrá zonas completamente arrasadas en las que será necesario "empezar de cero", ha declarado a Efe el biólogo Francisco Govantes.

Tras seis días en llamas, La Palma, que obtuvo el reconocimiento de Reserva de la Biosfera para todo su territorio en 2002, ha perdido más de 4.500 hectáreas de masa forestal, en su mayoría de "sufrido" pino canario, el árbol más abundante en las islas, y cuya recuperación dependerá del tiempo que ha estado ardiendo.

Govantes, portavoz del Colegio de Biólogos en el Patronato de Espacios Naturales de la isla de La Palma, ha explicado que el pino canario es el resultado de una evolución del pino original adaptada a resistir el fuego, que ya desde la época incluso anterior a los aborígenes eran usuales tras una erupción volcánica.

Entonces, agrega el especialista, no había cómo luchar contra el fuego, por lo que los pinares ardían y tras las llamas se volvían a regenerar.

El pino es un "pirófito" (planta que tolera el fuego) y su evolución está relacionada con este elemento, afirma este biólogo, quién aclara que esto no quiere decir que los incendios forestales recurrentes no afecten a esta especie.

Govantes indica que la mayor afección se produce desde el punto de vista económico, ya que desde hace años el pinar compite con los núcleos poblacionales con el uso del territorio, tal y como ocurre en la isla de La Palma en municipios como Fuencaliente.

Además -añade- el abandono de la agricultura ha hecho que el pino recupere "su dominio potencial" y se acerque a núcleos de población, por lo que, de darse un incendio forestal, la situación puede complicarse y poner en riesgo "la vida y la hacienda de las personas".

El biólogo recuerda que hasta hace poco era extraño que en un incendio forestal se quemaran viviendas, pero ahora hay poblaciones que viven al borde del pinar.

Según Govantes, aunque el pino canario está acostumbrado al fuego, éste le afecta sobre todo si es joven y su recuperación dependerá de si el fuego ha sido de copa o de base, así como el tiempo que el árbol ha estado ardiendo.

Si el pino ha estado ardiendo mucho tiempo, muere y, si por el contrario solo "se ha chamuscado", se regenerará rápido, señala este especialista, quien afirma que lo mismo que el hombre suele estar detrás de la mayoría de los incendios, también puede facilitar la recuperación de las especies afectadas a través de la gestión forestal.

No obstante, agrega, el papel fundamental lo juega la naturaleza.

Sobre el origen de este incendio forestal, la acción de un joven de 27 años que vivía en una cueva del municipio de El Paso, que ingresó en prisión sin fianza, Govantes ha advertido de que ciertos modos de vida que pueden parecer "idílicos" y en contacto con la naturaleza pueden resultar un peligro para el monte.

Y añade que, si el joven que supuestamente provocó el incendio de forma accidental hubiese tenido una manguera o agua cerca, el fuego probablemente no se hubiese extendido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine