En verde

A la frambuesa le sienta bien el verano

Con un alto contenido en fibra, el fruto rojo destaca por su aporte de vitamina C

31.07.2016 | 04:14
A la frambuesa le sienta bien el verano

Las frambuesas son uno de esos frutos rojos que a todos gusta por su exquisito sabor. Pero, además de ser deliciosas, pueden aportar interesantes beneficios para la salud. Tanto por su contenido en vitaminas como por su buena capacidad antioxidante, esta fruta no debe ser pasada por alto en la dieta habitual. Especialmente en verano, cuando tiene su mejor época de recolección y consumo.

La frambuesa (Rubus idaeus) es el fruto del frambueso. Tiene forma redondeada o cónica, entre 15 y 20 milímetros de diámetro, con piel aterciopelada de color rojo o negro, según las variedades, cubierta de un fino vello y con numerosas drupas pequeñas y redondeadas. Es nativa de Europa y, según parece, tiene su origen en Grecia, donde fue encontrada en estado silvestre en el monte Ida (de ahí su nombre botánico). De Grecia pasó a Italia, a los Países Bajos, a Inglaterra y, posteriormente, a América del Norte. Dentro de las frutas, la frambuesa destaca por su alto contenido en fibra, además de su aporte de vitamina C o ácido ascórbico, vitamina E y ácido fólico. Entre sus minerales, destacan el magnesio y el hierro.

Las frambuesas refrescan y estimulan el apetito y son un postre exquisito. Se pueden consumir frescas, como ingrediente de crepes o mezcladas con yogur, helado, pasteles o pudding. El puré de frambuesas con una pequeña cucharada de miel se puede usar como crema para un postre. El sabor de las frambuesas es intenso y su presencia es evidente aunque se mezcle con otras frutas. También se emplean en la preparación de jaleas, confituras, compotas y mermeladas. El zumo de frambuesa es muy apreciado como bebida refrescante, pero donde estas frutas dan lo mejor de sí es en los postres.

El frambueso pertenece a la familia de las Rosáceas, que incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles que crecen y se cultivan en las regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran saga. A la hora de elegir los frutos, han de ser duros, gruesos, secos y frescos al tacto, con la pulpa consistente y una coloración brillante e intensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine