Disfrutar de la vida sin pensar en el dolor

Loro Parque invita al paratriatleta alemán Markus Häusling, que padece ELA, para que cumpla su sueño de visitar el zoológico de Puerto de la Cruz

27.07.2016 | 01:17
Disfrutar de la vida sin pensar en el dolor
Durante la visita del paratriatleta alemán Markus Häusling su familia lo acompañó en todo momento.

Hace diez años que Markus Häusling vio en televisión un reportaje del Loro Parque y desde entonces tuvo claro que visitaría Puerto de la Cruz. Ayer se cumplió el sueño del paratriatleta alemán y, aunque todavía le quedan varios días por delante para disfrutar con su visita, la primera toma de contacto no defraudó. Durante su paseo estuvo junto a su familia y los profesionales del parque que se encargaron de explicarle con detalle las cualidades y valores de los animales y también cómo es el funcionamiento de este espacio y el trabajo que realiza su fundación desde Puerto de la Cruz para todo el mundo.

Häusling es un reconocido deportista en su país que cuenta con una trayectoria llena de éxitos. Entre sus premios destaca la plata en la modalidad de Media Distancia del Campeonato Europeo de 2014 y la novena posición en el Campeonato del Mundo de 2013. Su palmarés, sin embargo, es mucho más extenso. Cuando se estaba preparando para ir a Brasil para participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de este verano, su enfermedad se vio agravada de forma drástica. Sufre Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) y desde hace un tiempo su situación ha empeorado. De hecho, reconoce que "ya no es el que era" mientras firma un autógrafo a quien se lo pide.

Resignación

Ahora ha asumido con resignación el duro diagnóstico de los médicos que lo tratan. La esperanza de vida que le han dado es de unos dos años por lo que se ha propuesto disfrutarlos junto a los suyos sin perder ni un solo segundo. "Ahora mí prioridad no son los Juegos Olímpicos. Ahora tengo otras cosas en qué pensar", dejó claro el deportista. "Me siento cada vez más débil y estar con mi familia es lo único que quiero", confirmó este profesional del deporte que lejos de abatirse prefiere afrontar la vida de frente, olvidando el dolor y los problemas a los que tiene que hacer frente cada día y que, irremediablemente, irán a peor conforme pase el tiempo.

Aunque acaba de llegar a Tenerife, y nunca antes había estado en Canarias, es consciente de que el tiempo que pase en la Isla le vendrá bien para su enfermedad. "El clima de aquí ayuda porque cuanto más frío hace más me cuesta moverme", valoró el atleta. Además, el cariño y el trato que ha recibido de todos desde el momento de su llegada le ha ayudado a sentirse cómodo.

Loro Parque decidió cumplir su sueño de visitar el zoo y correr con todos los gastos del desplazamiento. Asimismo, el Hotel Maritim, ubicado a pocos metros de este espacio de ocio, también ha hecho posible la llegada de Häusling al hacerse cargo de su estancia y la de su familia en habitaciones completamente adaptadas para personas con dificultades de movilidad como es el caso de Häusling. "Tengo mucha afinidad con los animales y por eso siempre he querido venir", valoró Markus Häusling. "La vida es muy corta y hay que disfrutarla al máximo siempre", concretó. Para poder disfrutarla sabe que debe estar con su familia, quienes también son su mayor apoyo.

El recorrido por el parque comenzó en el acuario en torno a las 10:00 horas, uno de los atractivos de este zoológico que más gustó al deportista. Pudo disfrutar de los peces característicos de los diferentes océanos, de la imagen que ofrecen los tiburones y las mantas y también de algunas especies raras de pequeños seres marinos que habitan en el mar y que por lo general pasan inadvertidos para cualquier ser humano.

A comer

Tras su paso por el acuario pudo observar con detalle los cocodrilos, inmóviles ante la presencia de los que miran, para después adentrarse en la atracción Katandra Treetops en la que comprobó como diferentes especies de pájaros, loros y cacatúas vuelan sobre la atenta mirada de quienes acuden a observarlos con atención. Häusling, gracias a la colaboración de una de las trabajadoras del parque, pudo darle de comer directamente a una de estas cacatúas, justo antes de emprender el vuelo para degustar su manjar con tranquilidad.

Al salir de este espacio tanto el deportista como su familia se detuvieron para disfrutar de los suricatos, por los que hubo que esperar varios minutos para poder verles comer. También hubo tiempo para detenerse con las tortugas gigantes, que se encuentran justo al lado, antes de dirigirse hasta el pingüinario que ayer martes, como todos los días, estaba repleto de público.

El deportista también disfrutó de las presentaciones de las orcas que habitan en OrcaOcean, sin olvidar a los delfines, que deleitaron a toda la familia con su inteligencia, y los leones marinos, que tampoco pudieron dejarlos indiferentes ante su presentación ante el público.

En su recorrido también pararon para ver el hábitat de los pandas rojos y otros puntos claves y muy recurrentes como la zona en la que se encuentran los gorilas en la entrada del parque, tras el pequeño lago donde nadan las carpas koi. Los primates, para recibir al deportista, posaron para las fotos sin poner impedimento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine