El cerebro agradece el viaje

Las actividades de ocio no solo rompen con la rutina y contribuyen a mantener la mente abierta, también mejoran la salud de las neuronas

17.07.2016 | 04:42
Un niño, rodeado de maletas en el aeropuerto de Los Rodeos.

El ocio no solo es un importante activo económico. También es salud. Una de las actividades de ocio más beneficiosas para la salud cerebral es viajar, ya que enfrentarse a lugares y sensasiones nuevas obliga al cerebro a usar todas sus capacidades, manteniéndose de esta forma activo y sano. Distintos estudios han constatado el impacto positivo que esta actividad tiene incluso en personas con enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple

Viajar estimula el cerebro, lo vuelve más plástico y ayuda a desarrollar nuevas conexiones neuronales, por lo que es un gran aliado de la salud cerebral. Así lo constatan diversos estudios científicos. La razón es sencilla. Esta actividad de ocio rompe con la rutina diaria y expone al cerebro a nuevos estímulos y sensaciones, lo que le obliga a usar todas sus capacidades, manteniéndolo activo. Diferentes investigaciones evidencian que toda actividad que suponga un reto para el cerebro, como el aprendizaje o realizar una actividad nueva, supone un entrenamiento para este y genera nuevas conexiones entre neuronas, lo que mejora la reserva cognitiva.

"En el cerebro humano existen dos tipos de reservas que ayudan a su buen funcionamiento: la reserva cognitiva y la reserva cerebral. La primera trata de conservar el número mínimo de neuronas que se necesitan para que nuestro cerebro funcione. La segunda consiste en intentar que estas neuronas hagan las mayores conexiones posibles entre sí porque cuantas más redes neuronales tengamos, mejor funcionará el cerebro. Y se ha comprobado que las actividades de ocio, como viajar, estimulan nuestra mente de una manera peculiar y desarrollan conexiones nuevas que nos permite cuidar el cerebro, incluso en personas con enfermedades neuronales como la esclerosis múltiple", explica el neurólogo José Ramón Lorenzo González.

Según este especialista, las actividades de ocio -viajes, música, pintura, pasatiempos, etcétera- son las que más estimulan la reserva cognitiva. "De hecho, la terapia ocupacional está basada en una forma de utilizar el ocio para entrenar el cebro. También el popular Brain Training está basado en el aprendizaje a través del juego", expone.

Además, viajar ayuda a desconectar y reduce el estrés, dos factores que también contribuyen a la salud cerebral. "La mejor manera de regenerar el cerebro no es durmiendo, sino haciendo actividades que me distraigan de lo normal", explica. Es más, el doctor Lorenzo advierte: "La rutina mata". Por ello, las vacaciones tienen que concebirse como un tiempo de ocio activo. "Tumbarse al sol y vegetar no vale para nada. No hacer nada no es bueno y además, descansas peor", sostiene.

Para mantener su plasticidad y creatividad, el cerebro necesita retos que le obliguen a plantearse preguntas y a adaptarse a nuevas situaciones. "Si yo siempre hago lo mismo al cerebro no le pido nada nuevo y eso ya lo tengo. Lo que me interesa es adquirir nueva información porque cada vez que adquiero nueva información estoy generando circuitos nuevos", insiste.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine