La defensa de Carlos Gaspar admite 23 años de cárcel por asesinar a Iris Francés

El acusado, que rechazó responder a las preguntas de las partes, incluidas las de su propio letrado, asintió a todos los puntos del relato de hechos que expuso la Fiscalía

14.07.2016 | 05:32
Carlos Gaspar Hernández sale de la sala tras finalizar la primera sesión del juicio, antes de que deliberara el jurado.
Carlos Gaspar Hernández sale de la sala tras finalizar la primera sesión del juicio, antes de que deliberara el jurado.

La defensa de Carlos Gaspar Hernández, acusado de matar a su expareja, Iris Francés, la noche del 22 de octubre de 2015 en el barrio santacrucero de El Sobradillo, se adhirió ayer a la petición de penas realizada por el fiscal, quien solicitó para el acusado una condena de 20 años de prisión por un delito de asesinato; otros tres años más de privación de libertad por un delito de homicidio en grado de tentativa, al asestar tres puñaladas a Julia Luis, la madre de Iris, cuando trataba de protegerla de la agresión. Además, la Fiscalía solicitó que, una vez cumpliera las penas de cárcel, se dictara una orden de prohibición de acercamiento durante 10 años más al entorno familiar de las víctimas.

De igual manera, el fiscal interesó que se estableciera una pena de libertad vigilada durante el tiempo que el magistrado considerara oportuno a tenor de la gravedad de los delitos cometidos. Tanto el fiscal como la defensa también estuvieron de acuerdo en que se le retirara la patria potestad de los tres hijos nacidos de la pareja -dos mellizos de seis años y una niña de 12-, y les indemnizara con 150.000 euros a los que se le sumarían otros 75.000 para la madre y hermana de Iris Francés.

El abogado de la acusación popular también se adhirió a lo solicitado por el fiscal salvo en las penas por el asesinato y el homicidio en grado de tentativa, que las elevó a 25 y cinco años de prisión, respectivamente. La letrada de la acusación popular -que representa al Instituto Canario de Igualdad del Gobierno de Canarias- interesó 25 años de prisión por el asesinato de Iris Francés.

En una única sesión se resolvieron todas las cuestiones de una vista oral que estaba prevista que durase, al menos tres jornadas, ante un tribunal del jurado en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. Por la mañana se expusieron las pruebas, declararon los testigos y peritos forenses del Instituto de Medicina Legal, se dio por reproducida la prueba documental y se elevaron a definitivas las conclusiones preliminares introduciendo modificaciones en las penas que solicitaba al principio del procedimiento la Fiscalía. Concluida esta fase, el magistrado presidente de la Sección Quinta, Francisco Mulero, citó a los miembros del jurado a las cuatro y media de la tarde para entregarles el objeto del veredicto sobre el cual debían pronunciarse y que fue leído por la portavoz a las 20:00 horas.

El jurado declaró al acusado, por unanimidad, culpable de los delitos de asesinato y homicidio en grado de tentativa en base a las pruebas practicadas y a los testimonios de los testigos, así como los resultados de la autopsia practicada por los patólogos forenses.

Durante la mañana, Carlos Gaspar Hernández se había negado a contestar a las preguntas que le iban a formular tanto el fiscal como los letrados de las acusaciones y las de su propio abogado defensor. Ante esta situación, el representante del Ministerio Público expuso su relato de los hechos basado en las pruebas materiales, las declaraciones de los testigos, los informes forenses y la propia declaración que realizó el acusado tras su detención en la que confesó la autoría de la agresión.

En el transcurso de ese relato, el acusado, que se tapaba la cara con las manos esposadas para tratar de evitar el contacto visual con el público asistente en la sala, comenzó a asentir a todas las cuestiones que exponía el fiscal.

Solo en dos ocasiones se le pudo ver su cara y fue a instancias del magistrado cuando la abogada de la acción popular, Begoña Santana, pidió a dos testigos si reconocían al hoy acusado como la persona que había apuñalado a Iris Francés aquella noche de octubre y apuñalado a la madre de ésta. Los dos testigos lo reconocieron.

Dos compañeros de trabajo de la gasolinera en la que estaba empleado Carlos Gaspar Hernández, reconocieron que aquella tarde habían visto al acusado. Uno de ellos incluso, afirmó que había ido a la estación de servicio para buscar una bolsa en la que había guardado un cuchillo jamonero. El testigo le preguntó que para qué quería el cuchillo y Carlos le contestó: "Mañana te cuento". Sin embargo, reconoció que en una ocasión anterior, el propio Carlos le había comentado que "un día de estos le iba a cortar el cuello a Iris y luego se mataba él".

Tras ellos compareció la empleada de un bar próximo a la vivienda de Iris, donde se produjo el crimen. Aseguró que Carlos Gaspar se había tomado una cerveza y le había pedido unos guantes de látex, de los que se usan en hostelería. Tras dárselos, éste se marchó y a los pocos minutos oyó la pita de un furgón y gritos en la calle. Afirmó que al salir a la puerta del bar vio a Carlos persiguiendo a Iris con un cuchillo en las manos, pero apenas unos pasos más adelante ella cayó al suelo y vio cómo la apuñalaba, y mientras Julia trataba de defender a su hija, también fue apuñalada. Luego huyó con el cuchillo.

Julia Luis entró a declarar luego y, muy emocionada, gritó: "Ay mi niña; qué buena era y me la mataste, verdugo". Tras calmarse, confirmó cómo se había producido la agresión. Aseguró que ella salió a la calle al oír los gritos de su hija. "Me dijo: Má, má y esos gritos los oigo todas las noches". Julia sufrió tres heridas por arma blanca en el pecho, pero aseguró que no se dio cuenta hasta que se lo comunicaron los sanitarios de la ambulancia. Fue intervenida y quedó ingresada en un hospital.

El asesino de Iris huyó corriendo con el cuchillo ensangrentado cuando un vecino le gritó. El arma fue hallada horas después en un solar cercano a la casa de éste, junto a los guantes de látex.

Uno a uno pasaron por la sala a declarar y se renunció a algunos de los que estaban citados para evitar reiteraciones en los testimonios, pues todos, con más o menos detalles, confirmaban la misma versión.

Los dos forenses que practicaron la autopsia a Iris Francés señalaron que la mujer presentaba diez heridas muy profundas en tórax, costado y cuello, además de otras laceraciones en manos y antebrazos al interponer sus brazos a las acometidas del cuchillo. "Cinco de esas heridas eran mortales de necesidad", confirmaron y añadieron que las tres primeras "fueron asestadas por la espalda, cuando la mujer seguramente huía de su agresor". Tan graves eran algunas, que atravesaron de lado a lado su cuerpo, incidieron y apuntaron que cuando la mujer cayó al suelo boca arriba, el agresor continuó acuchillándola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería de Navidad 2016

Lotería de Navidad

Enlaza con la ilusión

Consulta los principales premios y la Pedrea de la Lotería de Navidad. Descárgate el widget y comprueba tus décimos.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine