La ciencia en casa

Un verano con mucho más que zika

El virus del zika no es el único ni el más grave problema de salud que los viajeros pueden contraer al visitar destinos exóticos

10.07.2016 | 03:52
Un verano con mucho más que zika
Un verano con mucho más que zika

Fiebre amarilla, rabia o malaria en zonas de Brasil

  • Los expertos prevén que más de 400.000 personas asistirán a los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Brasil el próximo mes de agosto y aunque desde Sanidad apuntan que al ser invierno en el país se reducen las poblaciones de mosquito y por tanto, baja el riesgo de contagio de enfermedades como el zika, el dengue o el chicungunya, instan a no bajar la guardia. Lo primero que deben hacer los turistas es revisar su calendario de vacunas. "Todos los viajeros y en especial las mujeres en edad fértil deben actualizar sus vacunas frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis si no tienen antecedentes de haberlas pasado", señala en su web el Ministerio de Sanidad, quien también insta a embarazadas y mayores, a no visitar Brasil sin vacunarse antes de la gripe. En función de las zonas del país que se vayan a visitar, los viajeros deben vacunarse contra la fiebre tifoidea, la hepatitis A o tomar la quimioprofilaxis adecuada para reducir el riesgo de malaria. También debe barajarse la vacunación contra la fiebre amarilla, especialmente, si se va a viajar a la zona de Manaos o visitar las cataratas de Iguazú. Desde el Ministerio recuerdan además que la rabia está presente en Brasil, por lo que hay que evitar todo contacto con perros y gatos callejeros. A.R.

Un cuadro similar a la gripe con fiebre, dolor de cabeza o erupciones. Estos son los principales síntomas del virus del zika que suele cursar leve -hay quien ni siquiera nota los síntomas- salvo en el caso de los fetos a los que puede causar graves daños neurológicos. El zika es una de las patologías que puede arruinar las vacaciones en un lugar exótico, pero no la única ni la más grave. Viajar sin tomar las medidas de precaución adecuadas puede conllevar contagiarse de malaria, cólera, dengue o fiebre amarilla. Unas patologías cuya gravedad oscila entre una simple diarrea o vómitos hasta problemas respiratorios, deshidratación o insuficiencia renal. Las dolencias tropicales afectan a centenares de españoles cada año.

El virus del zika no es el único ni el más grave problema de salud que los viajeros pueden contraer al visitar destinos exóticos. Sin tomar las debidas precauciones, las vacaciones pueden complicarse con un simple malestar gastrointestinal (lo más frecuente es la bautizada como diarrea del viajero) o un cuadro similar a la gripe (es la sintomatología general del zika que solo causa daños graves en el feto) hasta con problemas respiratorios graves, deshidratación o insuficiencia renal. Patologías como la fiebre amarilla, la malaria o el cólera pueden contraerse en muchos países destino de vacaciones y de no tratarse a tiempo pueden resultar incluso mortales. Volver de vacaciones con una enfermedad tropical en la maleta es cada vez más frecuente. Para evitar que cualquier problema de salud arruine las vacaciones, el Ministerio de Sanidad lanza cada año la campaña La salud también viaja, una web en la que informa de las diferentes patologías que existen en cada país y las medidas de prevención que se precisan tomar. Lo aconsejable es que los viajeros visiten al menos con un mes de antelación un Centro de Vacunación Internacional para asesorarse.

Zika. Se trata de un virus que transmite el mosquito aedes infectado -el mismo que contagia el dengue o el chikungunya- y del que también hay evidencias de posible contagio por vía sexual, transfusión sanguínea y en el embarazo de la madre al feto, según informa Sanidad. La sintomatología es leve, puede pasar incluso desapercibida, y consta de fiebre, erupción cutánea, dolores articulares o cefalea. El mayor riesgo es para las embarazadas ya que el virus se relaciona con ciertas malformaciones en el feto como la microcefalia. Hasta el momento se registraron más de 135 casos, todos importados, en España. El virus está activo principalmente en gran parte de países de Latinoamérica como Brasil, Colombia, Argentina, Venezuela, Jamaica o ciertas zonas de México. Al no existir vacuna, los expertos aconsejan tomar medidas para prevenir la picadura, evitar el embarazo durante los seis meses siguientes de viajar a una zona de riesgo y no donar sangre durante al menos los dos meses posteriores.

Paludismo o malaria. Es una enfermedad muy extendida ya que afecta prácticamente a todos los países tropicales desde Bolivia hasta México, Tailandia o ciertas zonas de las Bahamas y Argentina, la India o Bangladesh. Se trata de una enfermedad parasitaria grave que transmite el mosquito anopheles y que provoca fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, náuseas o dolores musculares y que puede resultar mortal. Al no existir vacuna, los viajeros deben tomar una serie de medicamentos antes del viaje y hasta al menos un mes después de haber regresado.

Fiebre amarilla. Es una enfermedad vírica infecciosa, que transmite un mosquito, cuya gravedad es variable ya que puede generar desde simples dolores de cabeza, escalofríos o náuseas hasta hemorragias e insuficiencia renal y hepática que puede llevar a la muerte. Existe una vacuna que debe administrarse unos diez días antes del viaje. Esta patología está presente en gran parte de los países de África central y América del Sur. En la actualidad, países como Angola y República Dominicana del Congo viven el peor brote de esta patología en los últimos 45 años, según la OMS.

Fiebre tifoidea. Esta infección bacteriana aguda -causada por la Salmonella tiphi- provoca fiebre alta, estreñimiento, insomnio o dolor de cabeza y culmina con lesiones cutáneas que perduran durante semanas. Se adquiere por el consumo de alimentos o agua contaminados. Es frecuente tras ingerir marisco recogido en fondos contaminados con aguas residuales o al tomar frutas crudas contaminadas. Desde Sanidad recuerdan que las moscas pueden contaminar alimentos. Existe una vacuna para quienes viajen a zonas donde sea endémica: norte y oeste de África, India, sur de Asia y ciertas zonas de Latinoamérica.

Dengue. Presente en zonas del centro y sur de América, el África Subsahariana y el sudeste asiático, esta infección que transmite un mosquito causa fiebres altas, malestar e inflamación de los ganglios linfáticos. No existe vacuna.

Chikungunya. La aparición súbita de fiebre, fuertes dolores musculares, náuseas y fiebre son los síntomas de esta patología que transmite un mosquito y que está presente en África y Asia. En 2007 se registró el primer caso en Europa, en una zona de Italia. Desde entonces, según la OMS, hubo casos en Francia y Croacia. En España hubo 198 casos importados en 2015.

Cólera. Es una enfermedad grave que puede causar una rápida deshidratación a través de diarreas, náuseas y vómitos. Se contagia por consumo de alimentos y agua contaminados. Existe vacuna y es habitual en países pobres con saneamientos inadecuados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine