Fuerteventura cobrará una tasa de 2 euros por visitar la isla de Lobos

El Cabildo destinará la recaudación para la conservación y mantenimiento del Parque Natural

05.07.2016 | 04:33
La embarcación ´Celia Cruz´ zarpando del muelle de Corralejo hacia Lobos.
La embarcación ´Celia Cruz´ zarpando del muelle de Corralejo hacia Lobos.

Bañarse en la playa de Las Conchas o La Calera, visitar el faro de Martiño, recorrer las casas de piedra de El Puertito o hacer una excursión a píe por los aledaños de La Caldera, las salinas de Punta Marrajo o el yacimiento arqueológico en el islote de Lobos no será gratis desde que entre en vigor el nuevo Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) de la Isla de Lobos, actualmente en exposición pública tras su revisión. El Cabildo de Fuerteventura cobrará una tasa en torno a 2 euros por visitante. Además, el nuevo texto del Plan Rector aumenta la capacidad de carga de 200 a 704 visitantes diarios de forma simultánea, triplicando la cifra establecida desde hace una década.

El pleno de la Corporación insular acordó el pasado 6 de mayo revisar los PRUG de los tres parques naturales que acoge el territorio majorero. En el caso del islote de Lobos se planteó como principal objetivo valorar el vigente número de visitantes permitido y una serie de mejoras en las infraestructuras existentes.

El descontrol que se ha apoderado de la Isla de Lobos, tanto por tierra como por mar, ha provocado un importante deterioro en el frágil territorio de este islote. La masiva presencia de visitantes, numerosas embarcaciones transportando, algunas de forma irregular, a turistas, o el fondeo incontrolado de barcos en la zona de El Puertito, han generado en una importante fractura natural que ha dañado la sostenibilidad territorial.

La isla de Lobos fue declarada Parque Natural en el año 1982. Posteriormente, en el año 1994, forma parte del Parque Natural de Corralejo y a su vez, es declarada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de la Red Natura 2000. A pesar que su PRUG fue aprobado en 2006 las administraciones competentes de su gestión ni han aplicado las medidas de conservación ni se han implicado en establecer los controles necesarios para evitar su degradación.

El presidente del Cabildo majorero, Marcial Morales, señaló que "tenemos que adoptar una serie de medidas de gestión para preservar este espacio natural único. Hemos detectado la presencia de miles de personas de forma simultánea en los meses de verano, y esto no es razonable". Además, añadió, que "el objetivo de conservar este espacio nos ha llevado a revisar el Plan Rector con la adopción de medidas, aportadas por los técnicos redactores, para controlar estas situaciones".

El presidente insular, reconoció la necesidad de ordenar la gestión de Lobos "para rentabilizar la Isla desde el punto de vista turístico y económico, pues de las visitas viven muchas familias, no solo vinculadas a las navieras que realizan la ruta sino a los comercios vinculado en el entorno del muelle de Corralejo, el restaurante del islote o las excursiones. Alrededor de este Parque Natural se genera una actividad económica importante y queremos ponerlas en valor de forma ordenada y sostenible".

Respecto a establecer un precio de entrada por visitante, Morales, apuntó, que "será en torno a dos euros. La cantidad recaudada será destinada íntegramente a la gestión, mantenimiento y conservación del islote".

La gestión integral de Lobos la viene realizando la empresa pública Tragsa que se embolsa 243.496 euros por el mantenimiento de esta zona. "Nuestro objetivo al cobrar la ecotasa no es otro sino que la gestión del Parque no cueste nada a las arcas públicas y cubrir la cuantía que ahora pagamos por esa labor".

Marcial Morales anunció que el yacimiento arqueológico de la época romana "es un atractivo más de Lobos. Una gran cúpula lo cubrirá para que se pueda disfrutar de los restos desde el exterior sin posibilidad de dañarlos". También, apunto, que el faro de Martiño "será acondicionado como albergue, sala de exposición y como centro de estudios para investigadores de la naturaleza".

Morales reconoció la dificultades que existen para la eliminación de los residuos. "Estamos a la espera que el ITC nos entregue el proyecto para desarrollar el ciclo integral del agua a través de energías alternativas. No solo destinados a la potabilizadora y depuradora, pendientes de que Costas autorice el emisario, sino que disponer de una zona de recarga para vehículos eléctricos". Además, abogó porque la Autoridad Portuaria agilice el proyecto de mejora del muelle".

Quejas de los visitantes

Las principales quejas de los visitantes, según una encuesta realizada por la Consejería insular de Medio Ambiente, se localiza en la falta de personal, demasiados fondeos de embarcaciones, ausencia de socorristas y guías cualificados y la deficiente señalización.

Actualmente solo hay una ruta marítima regular autorizada entre Fuerteventura y Lobos. Es el Grupo Lobos 77 que engloba las embarcaciones de 'Celia Cruz', El Majorero' e 'Isla de Lobos' que tienen una capacidad que oscila entre 130 y 150 pasajeros. A ello se suma, otro barco procedente de Lanzarote que cubre tres días a la semana, en periodo estival, la conexión entre Playa Blanca y Lobos.

La falta de control viene provocando que numerosos barcos se dediquen al transporte ilegal de pasajeros hasta el islote.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine