Antropología

El 'hobbit' de Flores convivió con los primeros humanos modernos

Restos de hogueras sitúan al 'H. sapiens' en Flores hace 50.000 años, cuando desapareció el 'H. floresiensis'

29.06.2016 | 21:58
Retrato del ´Homo floresiensis´, apodado el ´hobbit´.

Nueva evidencia crucial ha revelado que los humanos modernos ('Homo sapiens') probablemente emplearon el fuego en Liang Bua hace 41.000 años, reduciendo la brecha de tiempo entre el último 'hobbit' ('Homo floresiensis') y los primeros humanos modernos en este sitio en la isla indonesia de Flores.

La investigación, dirigida por la Universidad de Wollongong (UOW, por sus siglas en inglés), en Australia, y el Centro Nacional de Investigación de Indonesia para la Arqueología y publicada este miércoles en 'Journal of Archaeological Science', se encuentra entre la evidencia más temprana de los humanos modernos en el sudeste asiático.

El autor principal, el doctor Mike Morley, investigador y geoarqueólogo en el Centro para la Ciencia Arqueológica (CAS, por sus siglas en inglés) de la UOW, señala que el hallazgo es "extremadamente importante" para descubrir por qué y cómo el 'hobbit' desapareció hace unos 50.000 años.

La historia del 'hobbit' comienza en 2003, cuando un equipo internacional de investigadores, con presencia de expertos de la UOW, descubrió restos de una especie previamente desconocida de homínidos de baja estatura en Liang Bua. El 'Homo floresiensis', apodado cariñosamente 'el hobbit' por su pequeña estatura de un metro, reescribió los libros de historia, captó la atención de todo el mundo y pasó a ser conocido como "el descubrimiento científico del siglo".

Tras una revisión de la datación del esqueleto original del 'hobbit' -publicada en 'Nature' en marzo-, se fecharon sus huesos entre hace 190.000 y 60.000 años (anteriormente se creía que sobrevivió en Flores hasta no hace más de 12.000 años), y herramientas de piedra más recientes de 50.000 años, se abrió una brecha en la cronología de la secuencia de sedimentos, de forma que los investigadores no sabían qué sucedió en el lugar hace entre 46.000 y 20.000 años.

Morley y colegas, entre ellos el geoarqueólogo de CAS Paul Goldberg y el arqueólogo Thomas Sutikna, fueron capaces de llenar ese vacío, detallando los cambios ambientales en el lugar hace entre 190.000 y 20.000 años y revelando algo bastante inesperado: la evidencia física de lugares de fuego que se utilizaron entre hace 41.000 y 24.000 años, lo más probable por el hombre moderno en busca de calor y/o cocinar.

Desaparecieron hace 50.000 años

"Ahora sabemos que los 'hobbits' solamente sobrevivieron hasta hace unos 50.000 años en Liang Bua. También sabemos que los humanos modernos llegaron al sudeste de Asia y Australia hace al menos 50.000 años, y muy probablemente un poco antes", subraya Morley. "Esta nueva evidencia, que es parte de la evidencia más temprana de la actividad humana moderna en el sudeste asiático, disminuye la brecha entre las dos especies de homínidos en el lugar", añade.

Dado que no se ha encontrado evidencia del uso del fuego por 'Homo floresiensis' durante unos 130.000 años de su presencia en el lugar, Morley cree que los humanos modernos son los candidatos más probables para la construcción de lugares de fuego. "Encontrar sitios para hacer fuego de este tipo en un excelente estado de conservación permite hacernos una idea de la conducta de estas personas", resalta.

Los investigadores de Liang Bua ahora están buscando más evidencia que cierre aún más la brecha en el tiempo; pruebas que podrían colocar a los humanos modernos exactamente en el lugar correcto, en el momento adecuado, posiblemente, revelando una superposición entre las dos especies, que podrían haber dado lugar a la interacción entre ambas y en última instancia, la extinción del 'hobbit'.

Como parte del estudio, Morley empleó una técnica llamada 'micromorfología' para examinar los sedimentos extraídos del sitio a nivel microscópico de detalle. Después de extraer bloques de sedimentos del fondo de la cueva (una zona diferente de donde se recuperaron los fósiles de 'hobbit'), se enviaron las muestras a la UOW y finísimas láminas, de simplemente 30 microns de grosos (una micra es número una milésima parte de un milímetro), se analizaron bajo un microscopio.

El estudio, que también sirve como una prueba más de la dispersión del 'Homo sapiens' por el sudeste de Asia y en Australia hace unos 50.000 años, se produce tan sólo semanas después de que los investigadores de UOW, también de CAS, anunciaran que habían encontrado restos fosilizados de 700.000 años de edad de lo que parecían ser antepasados del 'hobbit'. Los hallazgos eliminaron cualquier duda restante de que 'Homo floresiensis' era un ser humano moderno aquejado de una enfermedad causante de su baja estatura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine