José Miguel García Salazar 'Mayco': "El problema del inglés es de enfoque; se debe dar como primera lengua, como en Mayco"

"Bilingüe es el que cuando habla en español, piensa en español, y cuando habla en inglés, piensa en inglés. La clave es entender cada idioma olvidándose de la traducción", asegura el fundador y propietario del Colegio Mayco de La Laguna

19.06.2016 | 02:20
José Miguel García Salazar posa en el Colegio Mayco, que fundó hace más de 35 años.

Nacido en Puerto de la Cruz (Tenerife), José Miguel García Mayco emigró a los 7 años a Nueva York. Se estableció con su familia en el barrio del Bronx, donde cursaría la formación académica que culminaría en la Universidad de Columbia. A los 23 años, y con la Guerra de Vietnam de por medio, la familia decidió regresar a la Isla. En Tenerife inició su andadura como profesor de Inglés e impulsó su sueño de enseñar esta lengua desde un enfoque natural. A ello ha dedicado toda su vida, bien ejerciendo como catedrático de Inglés de Secundaria o como impulsor de un proyecto educativo bilingüe pionero en Canarias bajo la dirección del Colegio Mayco. José Miguel García acaba de prejubilarse.

El Colegio Mayco empezó en un garaje. ¿Cómo fue?

Todo partió hace más de 35 años. Estaba en la Consejería de Educación, vinculado a los programas bilingües. Intentaba confeccionar una enseñanza bilingüe, en el sentido de que tanto el español como el inglés se trataran como una primera lengua, no como una lengua complementaria. He sido catedrático de Inglés de Secundaria y hasta hace un año, que me prejubilé, di clases en la IES La Laboral. Empecé de cero. No tenía dinero. Bueno, sí, ese garaje. Luego empezamos a crecer: compramos, levantamos poco a poco, a base de préstamos y mucho sacrificio económico. Todavía los pago. Es un milagro. Uno de los que me apoyó fue el empresario Carmelo Mejías.

Evidentemente, hemos cumplido con nuestras obligaciones. Pero él creyó en el proyecto y nos permitió levantarlo. El colegio Mayco no se hizo con un plan económico, sino primero con un plan educativo. De ahí vinieron algunos problemas pero los hemos ido resolviendo. Hemos llegado hasta aquí con una guardería, un colegio, un instituto, un comedor y un centro para dar clases particulares, pero mantenemos la misma ilusión de consolidar el proyecto. El mayor premio es ver a esas promociones y saber que están bien preparadas para el futuro. Llevamos en total 21 años y con la de este año, nueve promociones. Es uno de los colegios más jóvenes de Canarias.

La oferta que le diferencia del resto de centros, aparte de que es privado, es que es bilingüe. ¿Cuál es la receta del método?

Los niños aprenden lenguas primero escuchando; si escuchan mucho, entienden; si entienden, hablan; y si hablan, escriben y leen. Ese es el enfoque de Mayco. Buscamos la funcionalidad del lenguaje y el lenguaje tiene que estar contextualizado. Es una experiencia lingüística pero también hay que contar con la experiencia personal. El lenguaje es un mecanismo para desarrollar esas necesidades comunicativas dentro de ese contexto. En cualquier situación, les hablamos a los niños en inglés. Si está desarrollando una manualidad y necesita unas tijeras, les decimos "scissors", o si está estudiando y necesitan un libro, les decimos "book". Pero les enseñamos para que piensen directamente en "scissors" o "book", no en "tijera" y "libro". La traducción es un invento de los adultos. No trabajamos con traducción.
Utilizamos cotidianamente inglés, incluso en las conversaciones de pasillo. Los niños no traducen; usan el lenguaje de forma funcional.

Con el enfoque de la traducción nunca llegarás a soltarte. No es el enfoque natural del aprendizaje de las lenguas. El enfoque natural es escuchar.

¿Cuáles son las características de Mayco, entonces?

Somos un centro español homologado y a la misma vez un centro británico del tipo Cambridge también homologado, en este caso por las autoridades británicas, representadas por la Cambridge International School. Estamos ajustados a las enseñanzas regladas española y británica. ¿Por qué? Enseñamos a los niños a aprender al mayor nivel en ambos idiomas para que puedan incorporarse a cualquier sistema educativo superior en lengua española o inglesa del mundo y a que, cuando evolucionen, puedan desarrollar cualquier reto laboral o de emprendimiento sin la barrera del inglés, pues lo hablan como si fuera su primera lengua. Entre los alumnos a veces lo utilizan. Si yo les hablo en inglés, ellos me contestan en inglés. Damos, además, mucha importancia a los valores y cada año organizamos diferentes acciones o proyectos de voluntariado. Somos un centro abierto a la multiculturalidad. De hecho, este año hemos iniciado un intercambio de estudiantes de Secundaria con Alemania. Nuestros alumnos van una semana a su instituto y a casa de sus familias y ellos vienen una semana aquí.

¿Hay asignaturas específicas que se dan en inglés?

Sí. Reciben clases de las asignaturas de Biología, Plástica, Informática, Educación Física, Lengua Inglesa e Historia con el inglés como primera lengua. Los libros son todos en inglés y el profesorado siempre se dirige a los alumnos en inglés. El resto de asignaturas se dan en español. También impartimos alemán desde primero de Primaria hasta cuarto de la ESO y en algunos cursos se imparte Educación Física en alemán. El alemán se incorporó después. Y seguimos mejorando, siempre con el mismo enfoque que el español y el inglés.

Da la sensación en el Colegio Mayco de que, más que un centro, es una familia.

Nosotros trabajamos mucho la enseñanza emocional. De hecho, impartimos psicomotricidad emocional, también en inglés, en Infantil y Primaria. Intentamos que el proceso educativo esté envuelto en armonía y ayudarlos, además de enseñarles, a que resuelvan los problemas. Afrontar las dificultades centrándonos en la solución y no en el conflicto y la confrontación. Buscamos el dinamismo, la positividad y la pasión por la enseñanza en nuestros profesores. Es mejor la sonrisa que el enfado. Buscamos que se vea que cada día es una nueva oportunidad para ser feliz. Es transmitir que el ser humano no está para sufrir, sino para disfrutar.

¿Cuántos alumnos tienen?

Tenemos unos 320 alumnos regulares. En un colegio como este es muy decisivo que el alumno de secundaria tenga ya un buen nivel de inglés, un nivel B2 o C1, para poder seguir las asignaturas, a no ser que sean ingleses, canadienses o estadounidenses. Son niveles muy altos, en los que el inglés se cuenta como primera lengua. Las homologaciones europeas surgieron hace unos 15 años con la creación de un marco común europeo de las lenguas. Las autoridades educativas vieron que el sistema de homologación oficial de las enseñanzas sobre las lenguas era un caos. Y lo regularon. En ese marco se eligieron las instituciones externas encargadas de certificar los niveles de enseñanza. Con el español se hace a través del Instituto Cervantes; si es la lengua francesa, la llamada Alianza Francesa; si es alemana, el Goethe-Institut; y si es la inglesa, son dos instituciones, Cambridge y Trinity. Esas certificaciones máximas son válidas no solo para Europa, sino para muchos otros países y aceptadas en la mayoría de las universidades internacionales. Nosotros trabajamos con Trinity para el inglés y con el Goethe-Institut para el alemán. De hecho, nuestros alumnos se examinan del A2 y B1 en Secundaria. Nuestros alumnos, pues, salen con las máximas certificaciones en idiomas. Nosotros presentamos ahora a 80 alumnos en estas pruebas de los diferentes certificados y tuvimos un 98 por ciento de éxito en B1, B2 y C1.

¿Por qué hay tan mal nivel de inglés y de idiomas en general en Canarias?

Es un problema de enfoque, de metodología. Si el inglés no se ve como una primera lengua, no habrá apenas evolución educativa. Con lo de una primera lengua me refiero a un nivel similar al del español. Bilingüe es aquel que cuando te habla en español, piensa en español, y cuando te habla en inglés, piensa en inglés. No traduzco de un sistema a otro. El español es una cosa; el inglés es otra; y el alemán, otra diferente. ¿Para qué se estudian los verbos en la enseñanza convencional si después no se saben usar? ¿Una lista de verbos sin utilidad ninguna porque no los sabes usar? Ahí está el problema. Hay que usar el lenguaje, pensar en él, comprenderlo en su dimensión. Nos gustaría que la Consejería de Educación nos tuviera más en cuenta, que vinieran y conocieran nuestro método en el Colegio Mayco.

¿Hay más centros como Mayco en las Islas?

La metodología del colegio Mayco es única en Canarias. Nosotros defendemos el español y la cultura canaria, y pedimos a las instituciones que nos avalan que las respeten también, pero luego enriquecemos la nuestra con la cultura británica o alemana. Pero sin olvidarnos de la nuestra. Nosotros celebramos romerías, actuaciones folclóricas, damos clases en español con el mayor nivel... Con la cultura británica y alemana enriquecemos nuestra identidad. Yo fui emigrante. Me fui a Estados Unidos cuando tenía 7 años. Me crié fuera de aquí pero volví a los 23 por culpa de la guerra de Vietnam. Pero mi padre, que tuvo que emigrar, nunca se olvidó de que era canario, nunca. Se tuvo que ir porque después de la guerra no había nada. Trabajaba con los plátanos y hasta los enterraban en la tierra para madurarlos de la desesperación que había. Gracias a eso aprendí inglés pero jamás renegué de mi cultura. La experiencia me enriqueció.

¿Cuál es el camino que suelen tomar los alumnos de Mayco?

Muchos alumnos que han estudiado con nosotros han terminado trabajando fuera. Tenemos alumnos que incluso están dando clases fuera de la Isla, como un ingeniero químico en la Universidad de Cardiff. Tenemos hasta a un ingeniero de caminos en China.

¿El futuro del Colegio Mayco?

El futuro del colegio no ha hecho sino comenzar. Estamos pendientes a ver si hacemos el bachillerato bilingüe, mejorar las infraestructuras, que han sido ampliadas después de haber adquirido otros 9.000 metros a Mejías y Rodríguez. El que nos ayudó, don Carmelo, no pensó jamás que todos estos terrenos fueran a terminar siendo del Colegio Mayco. Ahora, los hemos convertido en pabellón cubierta y en aulas para la academia. Ahí irán también las instalaciones de nuestro proyecto de futuro.

Otra de las particularidades de este centro es la comida. ¿Por qué?

El 80 por ciento de los alimentos que comen los niños en el comedor los producimos nosotros con nuestras huertas. Tenemos tres fincas y dos agricultores contratados a tiempo completo. Ahora cogimos casi 4.000 kilos de papas. Los calabacines, coles, frutas, zanahoria, cebolla€ Tenemos una finca en Garimba, otra en Valle de Guerra y otra en Los Realejos. Además, utilizamos carne nuestra, de aquí, fresca, que compramos a una carnicería cercana. El pollo lo compramos también aquí, el pescado lo compramos en la dársena€ Yo le dio a mis alumnos lo que le doy a mis hijos y a mis nietas. Tenemos dos cocineras a tiempo completo y estamos mejorando la producción de nuestras fincas. La comida es también muy importante en nuestro proyecto educativo. No utilizamos nunca productos químicos tóxicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine