Astrofísica | Otro paso en La Palma

El GTC guiña otro ojo al Universo

El instrumento EMIR, colocado en el Gran Telescopio Canarias, logra su primera luz

18.06.2016 | 10:41
El equipo humano científico y técnico que ha hecho posible el EMIR, junto a personal del Gran Telescopio Canarias.

El espectrógrafo infrarrojo EMIR del Gran Telescopio Canarias (GTC) tuvo su primera luz con éxito el pasado 13 de junio, obteniendo, entre otras, una imagen del cúmulo globular NGC5053. Para estas observaciones, apuntó a una estrella de guiado, centrada en el campo de visión del GTC con el fin de comprobar el alineado relativo del instrumento respecto del telescopio.

"La estrella", según explica Francisco Garzón, investigador principal del proyecto, "apareció prácticamente en el centro del detector de EMIR y, seguidamente, apuntamos a objetos cada vez más complejos, hasta que una media hora más tarde tomamos la imagen de NGC5053" y añade que "la imagen del cúmulo se mostró nítida, aunque algo desenfocada, lo que se corrigió rápidamente". Al día siguiente, también se tomaron los primeros espectros con las lámparas de calibración.

"Nos dio una gran satisfacción ver las imágenes tras intensas semanas de trabajo", declara por su parte Mary Barreto, gestora técnica de EMIR y coordinadora de su traslado, integración y verificaciones de ingeniería. "El éxito es el resultado de un excelente trabajo conjunto entre los ingenieros y técnicos del Instituto de Astrofísica de Canarias C y del GTC", concluye

EMIR es un instrumento diseñado, fabricado, ensamblado y verificado por completo en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC). Obtendrá imágenes y espectros en el infrarrojo cercano, lo que le permitirá ver los objetos más fríos y distantes del Universo. Es criogénico, porque para trabajar en ese rango del espectro se requiere enfriarlo en un tanque cerrado a unos -200 grados centígrados. Al igual que Osiris, que también está en GTC, es un instrumento versátil que, sumado al espejo de 10,4 m de diámetro del telescopio, hará observaciones novedosas y de muy alta precisión.

EMIR salió el pasado 19 de mayo de la sede central del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en La Laguna, con destino al Observatorio del Roque de los Muchachos, en Garafía (La Palma). Su traslado hasta el Gran Telescopio Canarias fue lento y cuidadoso debido a su gran complejidad, así como su instalación en el rotador. Tras unas semanas de comprobaciones y verificaciones, EMIR pasa su primer examen satisfactoriamente. "Confío en que la comunidad científica, sobre todo la española, sepa agradecer todo el esfuerzo realizado haciendo la mejor ciencia con EMIR", concluye Garzón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine