Trapero: "La Gomera es el único lugar en el que aún sigue vivo el romancero"

El catedrático de Filología presenta hoy el libro 'Romancero general de Tenerife'

14.06.2016 | 11:37
Trapero: "La Gomera es el único lugar en el que aún sigue vivo el romancero"

Maximiano Trapero afirma que "La Gomera es el único lugar en el que aún sigue vivo el Romancero". El catedrático de Filología Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria presenta hoy, a las 20:00 horas, en el Club La Provincia -del mismo grupo editorial que la opinión de tenerife-, su último libro, Romancero general de Tenerife (Idea). Trapero, que con esta obra completa su estudio del romancero en Canarias que ha estructurado por islas, acudirá a la presentación con los otros coautores Benigno León Felipe y Andrés Monroy Caballero; además del periodista Guillermo García Alcalde; el musicólogo Lothar Siemens Hernández, y el editor de la obra, Francisco Pomares.

Para el investigador el Romancero es un género muerto, que solo pervive en La Gomera, precisamente, "porque es el género que se interpreta en el baile del tambor, y se siguen creando romances para cualquier fiesta colectiva creado especialmente para ese acto", algo "que no sucede ni en la Península".

El filólogo subraya que Tenerife es donde se ha hecho el mayor número de investigaciones y donde hay un número más amplio de romances. "Es la isla que cuenta con recolecciones desde principios del siglo XX, y por autores muy importantes de la intelectualidad canaria", señala. "Pero estaban muy espaciadas e interrumpidas en el tiempo y se fijaban en lugares concretos", con un predomino del valle de la Orotava. El investigador añade que también eran parciales en cuanto a la función que tenían, sobre cómo se cantaba o cuál era su música. "Llegado a la década de los ochenta me planteé cubrir todas esas lagunas", afirma.

Conquistadores

Trapero recuerda que los romances llegaron con los conquistadores y colonizadores. "Hay romances que proceden de la Edad Media, otros del siglo XVI y otros del XX". El experto recuerda que este género es tradicional "ya que han seguido cantándose sin interrupción a lo largo de los siglos". Pero, a su vez, se han ido creando nuevos textos sobre acontecimiento del presente. "En la primera mitad del XX el romance era un género vivo que se vendía incluso en pliegos sueltos en pueblos, y todo el mundo los compraba para enterarse de las noticias de la Isla de enfrente", subraya. Trapero destaca la noticia del hundimiento de un barco en la punta de Anaga, de donde sale un acontecimiento sobre el cual un poeta popular hace un texto en romance. Para el investigador, el género romance no se ha acabado de crear nunca. "Es una creación permanente", afirma. Y destaca el que en cada isla existan modalidades diferenciables. "Un romance es un texto poético sobre un acontecimiento, pero en cada lugar y según cada informante hay una versión". Así, en mil textos de La Gomera no hay uno igual al otro aunque sean del mismo romance ya que las variaciones del texto y de la música se constituye en la esencia del romancero. "Los romances es poesía cantada, y en cada lugar se canta de manera distintas, y se aplica para funciones diferentes".

Musicalidad

Para el filólogo, todo ese conjunto de funcionalidad, poetisidad o musicalidad hace que los romances sean géneros vivos y variantes. Una parte del libro incluye romances históricos como los de los carolingios. "Están relacionados con el ciclo de Carlomagno y el fenómeno de Roncesvalles", afirma. "Son personajes que se hicieron famosos en el siglo XVI en España y que vinieron a Canarias". También están los nacionales con el episodio de la muerte del hijo de los Reyes Católicos, el Príncipe don Juan, aunque nadie sabía quién era ese príncipe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine