Solo el 15 por ciento de los canarios se protege del sol durante todo el año

El 80% de los casos de cáncer de piel tienen su origen en la exposición no controlada durante la infancia

13.06.2016 | 12:03
Solo el 15 por ciento de los canarios se protege del sol durante todo el año
Solo el 15 por ciento de los canarios se protege del sol durante todo el año

Solo el 15% de los canarios se protege del sol a diario, independientemente de la estación del año. Según el último estudio presentando por el laboratorio farmacéutico Cinfa, a pesar de que el Archipiélago existe una ampliar conciencia sobre los daños que causa el sol a la piel –casi el 77% de la población conoce las consecuencias de una exposición prolongada–, la realidad es que son pocos los que se aplican crema protectora cuando salen a la calle. Durante el verano, la media aumenta hasta el 18% de la población.

Aurora Agarre, asesora médico científica de laboratorios Cinfa, asegura que el cáncer de piel es "el más frecuente" en el ser humano. Sin embargo, es una de las enfermedades que más se pueden evitar ya que muchos casos se deben a la nula protección frente al sol. En el caso de los niños la situación es incluso más delicada, ya que dependen de un adulto para poder protegerse sobre todo a edades tempranas.

La experta lo tiene claro en la jornada en la que se celebra el Día Europeo del Cáncer de Piel : "El 80% de los casos de cáncer de piel tienen su origen en la exposición al sol de forma no controlada durante infancia". "En Canarias es más peligroso, por la latitud más baja que el resto de España. El sol llega más fuerte", concreta.

Aunque en las Islas la mayoría de las familias no lo respetan, las recomendaciones de pediatras y dermatólogos abogan porque "los niños con menos de un año nunca vayan a la playa". Y el problema no se da solo en la playa y en las horas centrales del día. Los bebés "nunca se tienen que exponer de forma directa al sol", subraya.

Horarios

En el caso de los niños de uno a tres años, la restricción contempla que los menores acudan a darse un baño en las horas cuando el sol es menos potente (a primera hora de la mañana y a última de la tarde) y siempre con ropa adecuada. "Lo mejor es que solo tengan sin ropa las manos y los pies, y así no hace falta estar poniéndoles crema de forma constante", añade Agarre. "La piel tiene memoria, sobre todo a edades tempranas", aclara para destacar que siempre es imprescindible que niños y adultos se protejan con gorras, gafas de sol y sombrilla.

En la playa, solo el 40% de los bañistas renueva su crema cada dos horas. "Al tocarte, con el baño, con el aire o el sudor hace que esos filtros de protección vayan desapareciendo sobre todo los de la cara", concreta. Aunque lo mejor es aplicarse la protección media hora antes de exponerse al sol en la playa, solo el 38% lo hace antes de salir de casa.

A esto se une que el 40% de los canarios delega la protección solar en los hijos antes de que cumplen los 13 años, una edad que desde Cinfa consideran temprana para hacerlo. "Si no les hemos educado para que conozcan la importancia de la autoprotección, cuando lleguen a la adolescencia lo van a seguir haciendo mal; no se trata de estar más pendientes de ellos pero sí que se delega en ellos cuando no tienen el conocimiento para hacerlo", dice la experta.

En contra de la creencia popular, cuando llega el final del verano y la piel está más morena, nunca hay que rebajar el nivel de la crema protectora ni tampoco su factor ya que la piel morena es la reacción del cuerpo para evitar que penetre en la piel más sol. "Solamente el 76% de la población de las Islas utiliza fotoprotección al exponerse al sol en la playa; aunque es un porcentaje alto, porque hay comunidades en las que no se protegen ni el 2%, para ser Canarias debería ser mayor", argumenta la asesora médico científica de laboratorios Cinfa. De la misma forma, como medida para garantizar la eficacia de la crema protectora, solo el 43% renueva el producto cada dos horas como recomiendan los fabricantes.

"Al final lo más importante es que ha mejorada, con respecto a otros años, la concienciación de los ciudadanos sobre que una exposición prolongada al sol produce cáncer de piel; hay que seguir educando en esta materia, cambiar la actitud y tomárselo en serio", concreta la experta.

Los mitos en torno a los bronceadores

Además de saber elegir el fotoprotector adecuado también es necesario aplicarlos de la manera correcta, así como acabar con las ideas preconcebidas y los falsos mitos que existen en torno a este producto.

Entre esos mitos existe la concepción de que los factores de protección elevados impiden el bronceado de la persona que los usa. En realidad, solo lo retardan, dado que siempre penetra en la piel una parte de radiación solar. Por muy alto que sea la protección, la denominada pantalla total no existe. Incluso en los índices superiores a 50 tan solo se frena el 98% de los rayos.

De la misma forma, en contra de la creencia popular, los productos resistentes al agua pierden capacidad de protección al cabo de 40 minutos de inmersión, mientras que los muy resistentes al agua pierden su eficacia pasados los 80 minutos. Igualmente, no es necesario aplicarse más cantidad de la recomendada por los fabricantes pues el factor de protección no aumentará. Tampoco lo hará si se superponen más capas de producto.

Aunque es un hábito habitual los envases abiertos no pueden usarse en la temporada siguiente, sobre todo si le ha dado el sol al bote de crema o ha sufrido temperaturas excesivas en la playa o en el maletero del coche. La acción de la luz y las altas temperaturas degradan los filtros solares que contienen. En cambio, los fotoprotectores no abiertos pueden emplearse hasta su fecha de caducidad.

Las radiaciones solares pueden perjudicar la salud durante todo el año. La nubosidad, la altitud o la nieve multiplica en muchas ocasiones los riesgos por lo que la protección es más necesaria que nunca.

Por último, existe la creencia de que el bronceado de cabina o el autobronceador protege durante las primeras exposiciones. Nada más lejos. Quizás sí protege de las quemaduras a corto plazo, pero nunca de los efectos a medio y largo plazo como el envejecimiento de la piel o los tumores cutáneos. Mientras que el autobronceador no es perjudicial en sí mismo, el uso de las cabinas de bronceado se relaciona con la aparición de cáncer de piel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine