La justicia da la razón a un tinerfeño afectado por las prótesis de caderas

Juan Zerpa es el primer canario con sentencia favorable en el caso de los implantes defectuosos

07.06.2016 | 02:00

La justicia ha dado la razón por primera vez en Canarias a un afectado por las prótesis de cadera defectuosas. Juan Bruno Zerpa es el primer canario con sentencia favorable en el caso de este tipo de implantes defectuosos, una partida de más de 93.000 prótesis que la compañía Johnson and Johnson comercializó a mediados de la década pasada por todo el mundo y que fueron colocadas a pacientes con problemas severos de cadera.

La empresa tendrá ahora que abonar más de 400.000 euros a este vecino según el fallo del Juzgado de Primera Instancia de Puerto de la Cruz. Su prótesis, que pretendía devolverle la movilidad de forma completa y permitirle incluso llevar a una vida activa, era defectuosa de fábrica. Ahora la multinacional tiene 20 días para presentar su recurso de apelación ante el mismo juzgado.

En la sentencia se reconoce que al paciente se le coloca "una prótesis total de cadera" que "de forma muy rápida comienza a ocasionarle problemas" que desembocan en el necesario cambio del implante. Esta situación, prosigue el texto, "desencadena una incapacidad permanente y total, con criterios de absoluta para aquellas actividades que requieran de una sobrecarga física de caderas (ya sean laborables, deportivas y de ocio), teniendo en cuenta que se asocia a un cuadro depresivo notorio, que dificulta su funcionalidad psíquica".

A tiempo

Se da la circunstancia, según apuntó ayer el abogado que se encargada de todos los casos de afectados en España, Emilio Ortiz, de que el problema de estas prótesis radica en que el roce o fricción del material del que están hechas puede provocar la liberación de iones en sangre, micropartículas de cromo y cobalto que al entrar en el torrente sanguíneo pueden ser, a determinados niveles, nocivas para la salud. "Puede llegar a ser cancerígeno, si no se trata a tiempo y se detecta la razón del problema", detalló el letrado que ya está preparando en las Islas otras seis condenas, casi todas en la isla de Tenerife.

Según valoró Ortiz, lo mejor de este fallo judicial es que "animará a otros pacientes a presentar sus denuncias, algo que a veces no se hace sobre todo por desconocimiento y también por miedo a tener que acarrear con las costas del juicio". "Al ser favorable para el paciente, sentará precedentes, y habrá muchas más denuncias", confirmó el abogado.

Lo peor para Emilio Ortiz es que se desconoce el número total de afectados por este tipo de prótesis. "Ni los hospitales que las colocan, que en Canarias son públicos y privados, ni tampoco la empresa que las ha comercializado, dan los datos que ayuden a conocer quién tiene puesta una de estas prótesis". Se calcula, según las estimaciones de los abogados, que en España hay implantadas unas 3.000 prótesis de metal como la de Juan Zerpa. En la Unión Europea la cantidad ascendería a las 40.000 afectados y 93.000 en todo el mundo, la misma cantidad de prótesis que se fabricaron. La primera demanda favorable en España, que también llevó el abogado Emilio Ortiz, la ganó Margaret Adcock, una mujer que quedó en silla de ruedas después de retirarle de forma definitiva su prótesis defectuosa.

El letrado hace un llamamiento a todos los pacientes que crean que su situación tras la colocación del implante no es normal. Los síntomas pueden ser variados, desde el malestar rutinario tras una intervención de estas características, a dolores intensos en la zona. "Lo más importante es que consulten si tienen o no puesta una de las prótesis defectuosas y, de ser así, comiencen los trámites necesarios para cambiársela", subrayó el abogado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine