Condenada a 2 años y medio de cárcel por apropiarse de los bienes de su tía

La mujer, de profesión abogada, se apropió del patrimonio de su tía octogenaria ingresada en una residencia de la tercera edad en Tenerife

07.06.2016 | 15:27

El Tribunal Supremo ha condenado a dos años y medio de cárcel a una abogada por apropiarse del patrimonio de su tía octogenaria ingresada en una residencia de la tercera edad en Tenerife y que le había encomendado la administración de sus bienes.

El Supremo rebaja la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife que condenó a la acusada a 4 años de prisión como autora de un delito continuado de apropiación indebida en la modalidad agravada por el valor de la defraudación.

El alto tribunal, además de tener en cuenta la reparación parcial de la cantidad defraudada que ascendió a 222.635 euros, considera como circunstancia atenuante las dilaciones indebidas en el proceso, que se refiere a unos hechos que comenzaron en 2005.

En ese año, la anciana sufrió una caída en su domicilio de La Laguna y tuvo que ingresar en una residencia por lo que otorgó un poder notarial a favor de dos sobrinas aunque fue la acusada quién administró el patrimonio de la mujer.

El TS desestima en la sentencia conocida hoy las alegaciones presentadas por la acusada referidas a la vulneración del derecho a la presunción de inocencia y del derecho a guardar silencio y a no declarar contra sí misma.

La recurrente había alegado que se la había aplicado de forma errónea la doctrina de la sentencia del "caso Murray", por lo que habría sido condenada por haberse negado a responder las preguntas de las acusaciones durante la vista oral del juicio.

Para el Supremo, no se han infringido derechos constitucionales de la acusada a la que tampoco reconoce que haya interpretado de forma errónea el contrato de arrendamiento de un bien inmueble que estipuló con la perjudicada y le recuerda su condición de letrada de profesión.

El alto tribunal también rechaza la tesis de la defensa de que se trata de un caso de administración desleal de bienes de una persona física y no de una sociedad y precisa que la conducta de administración desleal de la acusada sólo sería penalmente atípica en el caso de que hubiera actuado como administradora sin un ánimo de apropiación definitiva de los bienes de la administrada "y dentro del ámbito del perímetro competencial de los poderes concedidos, supuestos que aquí desde luego no se dieron, sino todo lo contrario".

Además agrega que la continuidad delictiva que concurre en el delito de apropiación indebida opera punitivamente en contra de lo que aduce la defensa, junto con la modalidad agravada por razón del valor de la defraudación, ya que concurren varios episodios que superan los 50.000 euros defraudados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine