10 años del láser verde en Canarias

La técnica, menos agresiva y peligrosa para los pacientes, disminuye hasta las 24 horas el tiempo de postoperatorio

06.06.2016 | 11:01
10 años del láser verde en Canarias

Hasta los años 60, una intervención quirúrgica para solucionar un problema de próstata consistía en abrir al paciente y quitársela. Una década más tarde, en los 70, se puso en marcha un sistema que consistía en operar el órgano y extraerlo tan solo de forma parcial. Ambas técnicas suponían, más la primera que la segunda, un proceso de postoperatorio que se prolongaba durante semanas aunque la diferencia entre ambas supuso un antes y un después desde el punto de vista médico.

El peligro de las intervenciones en la próstata hace más de 40 años era muy elevado para el paciente. Con el comienzo del siglo también se puso en marcha una nueva técnica: el láser verde. El sangrado que conlleva supone 30 veces menos que las intervenciones de hace décadas, lo que supone un beneficio para el que decide operarse.

Esta es la técnica que se puso en marcha en Canarias. Como pioneros, la consulta de Urología y Andrología del doctor Francisco Juárez. "Llevamos diez años demostrando que esto se puede hacer, que sus beneficios son muy superiores a los que se registran con las intervenciones más tradicionales; la prueba es que, con el paso de los años, muchos hospitales y centros han acogido el láser verde como una técnica más para solucionar problemas de próstata entre los pacientes que acuden a consulta", remarcó el especialista.

Fueron los primeros de Canarias en ponerlo en marcha y los cuartos de España. El láser verde permite tratar próstatas de gran tamaño y entre sus ventajas está, además de minimiza el sangrado, que se reduce el tiempo de ingreso y la agresión quirúrgica es mínima. Además permite intervenir a personas de edad avanzada e incluso a pacientes que toman anticoagulantes.

A la playa

El primer paciente que se operó en este gabinete con el láser verde estaba al día siguiente disfrutando de un día de playa. "Lo normal es que se guarde reposo, pero afortunadamente la intervención no provoca, por lo general, efectos secundarios de importancia", manifestó Juárez. "Hay estudios económicos en los que se equipara que cuanto menos tiempo se esté ingresado en el hospital más barato es a la larga la intervención", señaló.

El Gabinete de Urología y Andrología abrió sus puertas en marzo de 1991 con dos objetivos básicos: prestar un servicio integral al paciente urológico y ofrecer por primera vez atención médica especializada en Medicina Sexual y Reproductiva. 25 años más tarde los objetivos se han cumplido y durante este periodo se han atendido 15.000 casos y se han realizado 3.000 cirugías. Además, se han creado sistemas de diagnóstico rápido para estudios urológicos y de esterilidad.

Durante estos años han sido pioneros en el estudio de la erección nocturna, en el implante de prótesis de pene de altas prestaciones en Canarias, en la creación de sistemas digitales de análisis de trayectorias de espermatozoides, en técnicas de reversión de vasectomía, y, junto con la cirugía láser para la próstata, en el tratamiento de la disfunción eréctil con ondas de choque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine