Día Mundial Sin Tabaco

El tabaco mata a 3.000 canarios al año

La formación en los colegios ayuda a más de la mitad de los jóvenes a evitar la adicción

01.06.2016 | 14:42
Un momento de la presentación, ayer, con el portavoz de SoCaMFyC, Francisco Hernández (i) y el director de Salud Pública del SCS, Ricardo Redondas.

El tabaco causa 3.000 muertes al año en Canarias. Como ha anunciado en reiteradas ocasiones la Organización Mundial de la Salud, el tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en el mundo desarrollado. En España los últimos estudios calculan que fallecen a causa del tabaco unas 64.000 personas cada año, de los que se estima que más de 3.000 viven en las Islas. Esto supone más muertes que las que se registran en el Archipiélago de manera conjunta por accidentes de tráfico, Sida, consumo de drogas ilegales y homicidios.
Ayer, cuando se celebró el Día Mundial Sin Tabaco, el Gobierno de Canarias se unió a la campaña puesta en marcha por la Organización Mundial de la Salud en su lucha por conseguir que las cajetillas de tabaco tengan un empaquetado neutro. Lo que se busca es restringir o prohibir el uso de logotipos, colores, imágenes de marca o información promocional sobre el envase, excepto los nombres de la marca y del producto, que se han de presentar en un color y tipo de letra estándar. Será menos llamativo para el consumidor y, por tanto, se venderá menos.

El director de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud, Ricardo Redondas, aseguró que con el paso de los años se ha avanzado "mucho" contra el tabaquismo, pero que hay medidas que deben "seguir siendo prioritarias para la administración y la sociedad". Redondas afirmó que también hay "nuevos retos" a los que deben hacer frente, como establecer el empaquetado genérico o regular los nuevos productos de tabaco y su consumo en vehículos cuando hay menores en su interior.

Por su parte, el representante de la Sociedad Canaria de Medicina Familiar y Comunitaria (SoCaMFyC), Francisco Hernández, aseguró que "el tabaquismo es una adicción a una droga y, por tanto, no es fácil dejar de fumar". Esa es la razón por la que hay que concienciar a la sociedad y ser un apoyo para las personas que quieren dejarlo. Este es el principal objetivo que persigue el Programa de Ayuda al Fumador de Canarias (Pafcan), un plan que financia la mitad del tratamiento farmacológico para el paciente fumador que lo necesite, y que es algo que solo se produce en Canarias.

Jóvenes

La Encuesta de Tabaquismo puesta en marcha por el Gobierno de Canarias en jóvenes tiene como finalidad averiguar aspectos relevantes sobre el consumo de tabaco en los escolares canarios entre 12 y 18 años y sus determinantes, ayudando a disipar las dudas derivadas de diferentes estudios previos acerca de la prevalencia del consumo para planificar las acciones correctivas de acuerdo con la situación real en el Archipiélago.

Los datos siempre sirven al Ejecutivo regional para poner en valor los programas de prevención que ya están en marcha por la Consejería de Sanidad, como el Programa de Intervención en Enseñanza Secundaria (Programa ITES), y en los que ya se asume que el consumo de tabaco no es un fenómeno aislado en la conducta de los jóvenes. Estos programas incorporan aspectos tan variados como la percepción de riesgo, la valoración de la autoestima y las habilidades personales y sociales.

Todos los resultados obtenidos en las encuestas llevadas a cabo refuerzan las actuaciones realizadas, pues al terminar el programa se ha reducido el número de fumadores en un 55%. Asimismo, con respecto a los fumadores diarios registrados en el curso de cuarto de la ESO, la reducción alcanza el 75%. Estas disminuciones se producen tanto en chicos como en chicas.

El tabaco es la primera causa de muerte evitable. El humo del tabaco contiene más de 4000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 250 son nocivos, y más de 50 causan cáncer. Además, está cuantificado que mata a casi seis millones de personas al año en todo el mundo, de las cuales más de cinco millones son consumidores directos y más de 600.000 son fumadores pasivos que se ven afectados por el humo de los demás.

Esto convierte al tabaquismo en una amenaza para la salud pública hasta el punto de que la Organización Mundial de la Salud considera al tabaco una epidemia frente a la que está determinada a luchar por la vida y el bienestar de los hombres y mujeres que habitan el planeta.
Pasivos

Los fumadores pasivos son las denominadas víctimas del humo ajeno. No existe un nivel seguro de exposición al humo de tabaco ajeno de ahí que las víctimas del tabaquismo pasivo sean dispares. De hecho, en los adultos, el humo ajeno causa graves trastornos del corazón, los vasos sanguíneos y respiratorios, además de afectación de las arterias coronarias cardíacas y cáncer de pulmón.

Por su parte, los niños que se exponen a ambientes con humo de tabaco son más propensos a sufrir infecciones respiratorias y diferentes trastornos a lo largo de su desarrollo. Asimismo, entre los lactantes, el tabaquismo causa muerte súbita y en las mujeres embarazadas ocasiona bajo peso y retraso en el crecimiento del recién nacido. El humo de tabaco ajeno causa más de 600.000 muertes prematuras cada año a nivel mundial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine