Canarias financia la vacunación contra diez patologías en la población adulta

Sanidad costea la inmunización en casos concretos frente a dolencias como gripe, varicela o virus del papiloma

29.05.2016 | 02:00

Con una tasa de cobertura que ronda el 95%, la vacunación infantil de Canarias es una de las más efectivas del territorio nacional. Pero en el caso de la inmunización de adultos el éxito no es tan alto. Quizá sea por desconocimiento de la propia población o por menor preocupación, pero el caso es que según indica el director general de Salud Pública del Gobierno regional, Ricardo Redondas, "la cobertura es muchísimo menor entre los adultos que entre los niños". Y eso que el calendario vacunal del Archipiélago establece la financiación por parte del Servicio Canario de Salud (SCS) de la inmunización de hasta diez patologías, aunque no todas con los mismos criterios.

"No es una simple recomendación médica sino un derecho del paciente", sentencia Redondas, quien alude a un reciente informe de la abogacía española que destaca la importancia de recibir este tipo de prestaciones sanitarias. En el calendario de vacunación de adultos de la Comunidad Autónoma de Canarias se distinguen tres grupos: las que se suministran sin distinción a la población de entre 18 y 65 años, las recomendadas para determinados colectivos de población considerados susceptibles de padecer la dolencia, y la gripe, que dentro de esta última categoría es la única inmunización que se suministra a la población anualmente dentro de una campaña específica.

En cuanto a los primeros, Redondas explica que las vacunas financiadas por el SCS son dos: contra el tétanos y difteria (una misma dosis) "que se suministra a todos los canarios de recuerdo a los 65 años". A ellas se añaden los casos de las inmunizaciones a la población denominadas de riesgo y que se destina a aquellas personas que por determinadas circunstancias son susceptibles de padecer la enfermedad. El caso más claro, y según el director general de Salud Pública, el que logra más cotas de cobertura, es la inmunización contra la tosferina en mujeres embarazadas.

Al respecto, Redondas recuerda que "se trata de una vacuna que registró una retirada del stock y que en el caso de Canarias se mantuvo en todo momento paras las mujeres gestantes y de forma parcial en los niños de seis años" y añade que de manera conjunta con la dosis de la tosferina se suministra también la de tétanos y difteria en el caso de que no se les haya suministrado.

A esta se une el caso de la conocida como triple vírica, una vacuna muy extendida entre la población infantil y que inmuniza contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis. Según el director general de Salud Pública, "prácticamente toda la población tiene esta vacuna" pero señala que "se incluye en el calendario para adultos de entre 18 y 65 años que estén en situación susceptible de contagio". El caso es similar para la inmunización contra la enfermedad de la varicela, patología que también se financia para adultos del mismo tramo de edad considerados como susceptible.

"Hay que destacar que el caso de la varicela ha pasado de no venderse a tenerla disponible en adultos", entiende Redondas quien alude a que el Servicio Canario de Salud incluye la financiación de las dosis en varias momentos en el caso del calendario infantil pero aclara que "en ningún caso se duplican, si ya se les ha puesto de niños o han pasado la enfermedad, no se pone a los 12 años ni en la edad adulta".
A ellos se suman con una única dosis las inmunizaciones contra el neumococo, destinada a población de riesgo que incluye colectivos similares a los de la campaña de gripe, y las vacunas contra el virus del papiloma humano, aunque en este último caso con un segmento de población más reducida. En ese sentido, Ricardo Redondas explica que se recomienda "para mujeres que han padecido una conización en el útero o bien si sufre una enfermedad inflamatoria intestinal". "En ambos casos, es el médico especialista el que informa a la paciente de si se le indica la vacunación", añade el director general de Salud Pública.

Respecto a la tasa de cobertura, Ricardo Redondas reconoce que la diferencia entre el calendario infantil y el adulto son relevantes y entiende en este último caso que "son cifras muy mejorables pero la Consejería de Sanidad está en ello". "El infantil es muy exitoso por la propia conciencia clara de los padres respecto a los beneficios que tiene en la prevención de la salud de sus hijos", sostiene el director general.

Aún así, lamenta que "la cobertura entre los más pequeños ronda el 95% pero a medida que crece la edad, se reduce la tasa, incluso desde los adolescentes y más en los adultos porque no tienen esa misma percepción del riesgo". Por ello, desde la Administración sanitaria insisten en la importancia de fomentar la vacunación de manera que los adultos tomen conciencia de su importancia.

"Se trata lograr el mayor número posible de protección de rebaño" insiste Ricardo Redondas quien defiende que "vacunarse es un acto solidario porque no se protege solo a la persona sino a toda la población que se encuentra a su alrededor".

Presupuesto

Para llevar a cabo ambos calendarios de inmunización de la población canaria, la Dirección General de Salud Pública emplea los fondos del presupuesto farmacéutico que asciende a alrededor de ocho millones de euros.

Esta cantidad se destina "en su mayor parte al suministro de vacunas", señala Redondas quien apunta que parte de los fondos se emplean en otros asuntos, entre los que citó la adquisición de determinados fármacos, por ejemplo para tratar la tuberculosis o la financiación de los incluidos en el Programa de Ayuda al Fumador de Canarias). "Esta partida, al igual que el resto de programas de la Dirección General, se ejecutan al 99%", dice el responsable de Salud Pública.

Un caso grave de tétanos

Para poner de manifiesto la importancia de la vacunación, tanto en niños como en adultos, el director general de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Ricardo Redondas alude a un reciente caso de contagio de tétanos en las Islas "Es una enfermedad que se considera desaparecida precisamente por el alto índice de vacunación frente a ella", recuerda el responsable sanitario quien señala que "nunca terminará de erradicarse porque su origen se encuentra en la naturaleza".

La consigna al respecto es clara: "Nos podemos inmunizar", asevera Redondas, quien destaca que la carencia de esta percepción del riesgo y por tanto la no vacunación previa, fue lo que causó que "hace algunas semanas" un centro hospitalario del Archipiélago registrara un paciente de tétanos.

"Se le ha estado tratando con la propia vacuna además de con otros medicamentos porque en el momento del ingreso el paciente presentaba una sintomatología grave", lamenta el director general de Salud Pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine