Vivir obsesionados con las etiquetas de los alimentos

28.05.2016 | 02:00

La persona que padece la enfermad celiaca vive constantemente mirando las etiquetas de los alimentos. No les queda otra alternativa si quiere asegurarse de que lo que consume es realmente algo que le está permitido si se atiende a su caso clínico. Afortunadamente, en los últimos años, la cantidad de productos a los que pueden acceder ha aumentado de manera considerable, algo que sigue sin notarse en el bolsillo a final de mes porque el precio es elevado a pesar de que tanto la oferta como la demanda han aumentado.

Los productos con gluten son más caros que los que sí lo llevan, algo que está relacionado no solo con las materias primas específicas que deben emplearse. La elaboración es más costosa porque requiere un esfuerzo por parte del fabricante para evitar lo que se denomina contaminación cruzada de los alimentos.

Si en las grandes superficies cada vez son más los pasillos donde se pueden encontrar estos productos, las pequeñas tiendas especializadas se convierten en la garantía perfecta si el consumidor prefiere asegurarse de que la etiqueta del producto no miente. Víctor Afonso es uno de los responsables de La Acequia - Alimentación ecológica. En su establecimiento se pueden encontrar todo tipo de productos para personas con celiaquía. "El producto estrella para el celiaco es el pan, porque es también fundamental en cualquier mesa", explica.

Este es uno de los productos más demandados para poder satisfacer sus necesidades en el día a día. Junto al pan, las masas para pizzas o las tostadas para el desayuno son difíciles de encontrar sin gluten si no se acude a un local especializado en este tipo de productos.

En este establecimiento cuentan también con una variedad de harinas importante para que quien lo desee pueda realizar su propio pan en casa, ya sea en el horno o en una panificadora doméstica. Al final, de lo que se trata, es de que la persona celiaca pase el menor desconsuelo posible algo que es más fácil de conseguir si se cocina en casa y no se come tanto en la calle. "Todo se espesa con gluten y eso no lo puede soportar un celiaco", detalla Afonso.

En La Acequia - Alimentación ecológica, ubicada en el municipio de La Laguna, han notado un incremento en la cantidad de personas intolerantes al gluten que acuden a la tienda para informarse y adquirir productos que sí pueden consumir de forma tranquila. El desconocimiento suele ser una característica común en todos, sobre todo para los productos que no son habituales, como el yogur o la mermelada. Por lo general hay siempre un variante de cualquier alimento para los celiacos. G. A.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine