La cesta de la compra aumenta hasta 120 euros al mes con un celiaco en la familia

El 1% de la población canaria tiene la enfermedad

28.05.2016 | 02:00

La cesta de la compra en las Islas aumenta hasta una media de 120 euros al mes con un celiaco en la familia. Si los que padecen esta intolerancia en la unidad familiar aumentan, la cantidad también. Al año esta inversión supera los 1.400 euros. El proceso de producción de los alimentos, desde la huerta hasta el mismo punto de venta es complejo para los productos que están destinados a las personas con enfermedad celiaca, de ahí que el coste de los alimentos se encarezcan de forma considerable con respecto a los que consumen las personas que no padecen esta patología.

La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten que está presente en el trigo, la cebada, el centeno y la avena. Se presenta en personas genéticamente predispuestas y se caracteriza por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de los nutrientes.

Sensibles

Existe una diferencia significativa entre las personas que son intolerantes al gluten y aquellas que son sensibles a este componente de muchos alimentos. Los intolerantes sufren, a la larga, problemas de salud que en algunos casos pueden ser graves sobre todo si la exposición al gluten se prolonga durante un tiempo indefinido. Los sensibles al gluten , sin embargo, tienen síntomas como las personas intolerantes pero, en su caso, la enfermedad no les supone un problema de salud a largo plazo.

La prevalencia estimada de personas que padecen esta enfermedad es del 1% de la población, tanto a nivel regional como español e incluso europeo. Además, aunque todavía los estudios no han sabido explicar la razón, la enfermedad celiaca es más frecuente en mujeres que en hombres hasta el punto de doblar la cantidad de afectadas.

La peor parte se la llevan las personas que no han sido diagnosticadas. De esta forma, se calcula que un porcentaje que alcanza un 75% está todavía sin diagnosticar debido a que este trastorno no se ha relacionado con su causa hasta hace relativamente poco. Esto se debe a que su manifestación puede ser algunos casos poco visible y, en muchas ocasiones, nada tiene que ver con la reacción que se producen ante otras intolerancias alimenticias. Muchos celiacos responden de forma asintomática al gluten, de ahí que sea mucho más complicado detectar la enfermedad.

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad celiaca son pérdida de peso, falta de apetito, cansancio, nauseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, pérdida de masa muscular, retraso en el crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, tristeza...), anemia por déficit de hierro.... Sin embargo, tanto en el niño como en el adulto, los síntomas puedes ser atípicos o estar ausentes, por lo que se dificulta el diagnóstico.

Para comprobar si se es o no celiaco es necesario que no se retire de la dieta el gluten. El diagnóstico se hace mediante un examen clínico cuidadoso y una analítica de sangre que incluya los marcadores de la enfermedad. El conocimiento reciente de diferentes formas clínicas de enfermedad celiaca (clásica, atípica, latente, potencial...) ha demostrado que no siempre se puede establecer un diagnóstico clínico o funcional de la enfermedad. Para conseguirlo es necesario que se realice una biopsia intestinal que consiste en la extracción, mediante endoscopio, de una muestra de tejido del intestino delgado superior para comprobar si está o no dañado.

Tratamiento

El tratamiento es fácil, al menos en un principio. Es suficiente con seguir una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. El celiaco debe basar su dieta en alimentos naturales como legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten.
Asimismo, deben garantizarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados o envasados, ya que en estos es mucho más complicado garantizar la ausencia de gluten. En este punto la contaminación cruzada de los alimentos es su principal escollo, ya que aunque el alimento esté libre de gluten en cualquier punto del proceso de producción o elaboración se puede mezclar con algún producto que lleve gluten.

En Tenerife trabaja la Asociación de Celiacos de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife (ACET) para ayudar a diario a todas las personas que sufren esta enfermedad. Tiene como principal objetivo defender a aquellos que la padecen y a su entorno. Además, ACET se relaciona con la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), por lo que las opciones son variadas a la hora de acceder a información veraz sobre las características de esta patología.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine