Laín García Calvo: "Cada fracaso superado es una lección que te ayuda a subir al siguiente nivel"

"Hay que mirar hacia el futuro para saber qué queremos y plantearlo como desafío", afirma el coach

25.05.2016 | 13:13
Laín García Calvo: "Cada fracaso superado es una lección que te ayuda a subir al siguiente nivel"

Laín García Calvo está estos días en Canarias. El coach español dará una de sus charlas el próximo sábado 28 de mayo. Dentro de una semana, Puerto de la Cruz acogerá una sesión en la que este profesional intentará abrir la mente de todos los asistentes para conseguir que crean en sí mismos, logren todo lo que se propongan y se plantean sus sueños como algo que pueden alcanzar de forma real. Para García, cada fracaso que se supera es una lección de vida que ayuda a mejorar. Mirando siempre al futuro, olvidando lo malo del pasado, llega todo lo que se desee, independientemente de los desafíos y dificultades que haya en el camino. Y esto puede aplicarse, según su experiencia, en todos los ámbitos de la vida.

No es la primera vez que viene a Tenerife. ¿El éxito de ediciones anteriores ha hecho que vuelva?

Estuve el año pasado en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife y asistieron unas mil personas. Esperamos repetir el mismo éxito de convocatoria ahora en el Puerto de la Cruz. El evento es el sábado 28 de mayo, durante todo el día. Antes voy a dar charlas gratuitas en Santa Cruz, en Arona...

¿El suyo es un ejemplo claro de superación?

Básicamente llevo más de 22 años en el deporte de alto rendimiento, aunque con 15 años me diagnosticaron una enfermedad que logré superar. Los mismos principios que se utilizan para ganar una medalla se emplean también para ganar en la vida. Hablamos de los principios del interior, no los externos.

¿Cómo es la ayuda que da a quienes le escuchan?

Lo que hacemos es ayudar a las personas a pasar desde el lugar en el que están para que estén donde realmente quieren estar. Siempre hay cosas que nos detienen, pero lo peor es que la mayoría de las personas no saben lo que quieren hacer con sus vidas.

¿Cómo se logra el cambio?

Antiguamente se nacía en la familia y la vida estaba planificada por el negocio familiar. Ahora las cosas han cambiado. Tenemos muchas más ofertas, más posibilidades y cuesta más elegir. Por eso la gente se siente tan perdida, por tener tantas opciones. El primer paso siempre es tener claro los objetivos.

¿Si se cambia se consigue la felicidad?

Hay que enseñar estos principios para que se pueda dar ese salto cualitativo y llevar su vida a un nivel diferente. La felicidad no viene de cosas materiales pero sí de sentir que se progresa. En la naturaleza, cuando algo se estanca, se pierde. Siempre se puede tener todo: familia, amigos, pareja, trabajo... Pero sí te estancas y dejas de crecer, no hay felicidad. La felicidad viene al pensar que tu vida está avanzando.

¿Es una lucha constante?

Yo trabajo en las metas y el futuro, sin mirar demasiado al pasado. Cuando repites mucho algo los traumas se fortalecen. Hay que mirar hacia el futuro para saber lo que queremos y plantearlo como objetivo, como un desafío. Si se echa una mirada atrás, todas las personas de éxito han sido desafiadas en algún momento de sus vidas. El desafío siempre es el punto clave para reaccionar. Si se desea afrontar el desafío se obtiene el éxito.

¿Cuál es el secreto del éxito?

La escalera del éxito está construida con peldaños de fracaso. Cada fracaso superado es una lección aprendida que te ayuda a subir al siguiente nivel. Cuanto más alto se levante el pie, mejor.

¿Se permite retroceder?

Renunciar a tener pareja porque has tenido tres relaciones que han acabo o estás con cualquiera para no estar solo no debe ser una opción. Son estrategias que nos mantienen en nuestra zona de confort, pero no nos lleva a aprender. Es como la sensación de ir en bicicleta y sentirse libres. Para aprender a montar en bicicleta siempre hay que empezar poco a poco, quitarle las ruedas pequeñas, caerse muchas veces... Siempre se falla, los multimillonarios lo saben y ese es el precio que se tiene que pagar.

¿Cómo se debe plantear cualquier persona el cambio?

Lo primero que hay que hacer es seleccionar tu meta. Cuando un deportista de elite quiere una medalla tiene que dejar de salir de fiesta.

¿Se paga siempre un precio caro?

Siempre hay que calcular si lo que cuesta estás dispuesto a pagarlo. Todo el mundo puede tener lo que desea en la vida, que es lo urgente, que es lo que más te apasiona y deseas.

¿Y qué ocurre con las responsabilidades, la familia, la hipoteca...?

El hijo no es la excusa, el hijo debe ser la razón por la que se logran las cosas. Siempre que me encuentro con una madre que me pone a su hijo como excusa para no cumplir sus objetivos le digo que deje de decir eso porque su hijo, cuando crezca, va a sentir la culpa de que su madre no hizo lo que quería por él. Mis mentores se hicieron millonarios después de ser padres. Hay que darle un enfoque diferente a la situación y no ver en los obstáculos la excusa para no pasar al siguiente nivel.

Su planteamiento, ¿vale para todos?

Cuando se quiere emprender no siempre se tienen las habilidades para hacerlo. Muchas personas dicen que no son buenos para los negocios, que hay crisis, que el Gobierno aprieta... Al final, solo son habilidades que no se tienen y que es normal no tenerlas. Solo aprendo a caminar si me caigo mil veces. Es ahí cuando hay que encontrar un buen mentor.

¿Qué tiene que tener un buen mentor?

Siempre hay que diferenciar entre mentores y profesores. Los profesores son los profesionales que tratan de enseñarte habilidades, a montar tu negocio, a cómo perder peso o la manera de dejar de fumar. El profesor es la persona que tiene el conocimiento pero el mentor es quien tiene, además de conocimiento, la experiencia de que su negocio haya funcionado. Tiene la experiencia que tú deseas tener. Las personas que logran sus resultados son las personas luchadoras.

¿Eso es lo que le ha funcionado a usted?

Yo tenía el sueño de que libro lo leyeran millones de personas y nunca renuncié a él, aunque ninguna editorial quiso sacarlo. Al final lo hice por mi cuenta y lo logré. El resultado han sido más de cien mil libros vendidos por mi cuenta y lo que fue un desafío se convirtió en mi mayor bendición.

¿La suerte no existe?

El éxito es vivir la vida a tu manera, reconocer lo que deseas y no vivir en base a los demás, por lo que se espera de nosotros. No se puede brillar en una estrella ajena. Y si no se brilla, si te quedas en el mismo lugar y no avanzas, no serás feliz. Muchas personas se rinden porque llegan a creer que no pueden lograr sus sueños y dejan de progresar. Y eso es algo que ocurre independientemente de la edad que se tenga. No es raro ven a jóvenes de 20 años arrastrándose porque no saben qué hacer con sus vidas y a personas mayores de 80 años con muchísima vitalidad.

¿La clave es proponer una meta?

Es siempre mejor trabajar en ti y no en tu objetivo. Siempre hay que proponerte un objetivo grande y después metas pequeñas que se van celebrando con éxito. Eso te convierte en una persona exitosa. Es lo que hacen los deportistas olímpicos. Su objetivo es para dentro de cuatro años, cuando tendrán que competir. En el camino van superando sus tiempos, sus marcas. Al final puedes obtener la medalla de oro o quedarte simplemente en el sexto puesto, que ya es algo fantástico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine