Dos agentes acusan a un superior de obligarles a inculpar en falso a un detenido

Los policías aseguran que su subinspector les incitó a mentir y que incluso llegó a lesionar a uno de ellos para aparentar que había sido agredido por el arrestado

23.05.2016 | 15:11
Imagen de archivo de un agente de la Policía Canaria realizando un control.

Dos agentes de la Policía Canaria han responsabilizado este lunes 23 de mayo a un subinspector de que imputaran en falso un delito a un detenido, porque aseguran que ese superior les incitó a mentir y que incluso llegó a lesionar a uno de ellos para aparentar que había sido agredido por el arrestado.

La Audiencia de Las Palmas ha comenzado a juzgar hoy a un subinspector y los tres agentes de la Policía Canaria que supuestamente falsearon las diligencias practicadas a un detenido para imputarle un delito de atentado a la autoridad en los carnavales de 2013 en Las Palmas de Gran Canaria.

En este juicio, la Fiscalía reclama penas de entre 6 y 4 años de cárcel para el subinspector Carmelo Martín S.D. y los tres agentes involucrados Horus L.C., Francisco de Asís P.G. y Luis Jesús R.M.

Según han relatado al inicio de la vista oral dos de los acusados, el subinspector Carmelo Martín S.D. le pidió a uno golpearse contra una columna para herirse y acusar al detenido de haberle atacado.

Sin embargo, como este se negó, acabó por encerrar al otro en un despacho y hacerle varios arañazos para imputárselos al detenido.

"No es cierto", ha respondido, tajante, el subinspector, Carmelo Martín S.D., al preguntarle si eran verdad las palabras del agente Francisco de Asís P.G., que ha relatado que el 10 de febrero de 2013 de madrugada, tras detener en un acto de carnavales a un presunto vendedor de droga que opuso resistencia, el oficial le incitó a "golpearse contra una columna de hierro" para acusarle a agredirle.

Algo a lo que el policía respondió "no, no, lo siento pero no voy a hacer eso", según ha sostenido en la primera jornada del juicio.

Según este agente, Carmelo Martín S.D. pretendía culpar al detenido de un atentado contra la autoridad, pese a que el suyo fue un arresto "limpio", en el que nadie resultó lesionado.

Sus palabras han sido secundadas por su compañero Horus L.C., que también participó en la actuación y que, según han expuesto uno y otro, fue llamado a presencia del subinspector después de que el primero rechazara autolesionarse como le había pedido.

Introducido en un despacho donde estaba el oficial, este ordenó apagar la luz y le atacó con algún objeto punzante, "creo que con un bolígrafo", hasta producirle varios arañazos en el cuello, ha afirmado.

Tanto Horus L.C. como Francisco de Asís P.G. han declarado que, a continuación, el subinspector les ordenó ir a que expidieran un parte de lesiones al primero a un hospital al que ya habían ido con anterioridad para que hicieran lo mismo con el detenido, debido a que es el procedimiento habitual dejar constancia del estado de cualquier arrestado.

Y han añadido que a la vuelta les dieron para que lo firmaran un atestado sobre los hechos que debían haber elaborado ellos y que, sin embargo, redactaron, según su versión, Carmelo Martín S.D. y un tercer agente, Luis Jesús R.M., que hacía las veces de secretario de este y que tampoco había estado en la intervención.

Ese atestado acusaba al detenido de agredir a los dos primeros agentes, que han relatado que lo firmaron sin leerlo, amedrentados por lo ocurrido y movidos, sobre todo, por el deseo de "salir de allí" cuanto antes, según han coincidido en decir uno y otro.

Si bien tanto Horus L.C. como Francisco de Asís P.G. han precisado que, con el paso de los días, se arrepintieron de lo ocurrido y decidieron arreglarlo diciendo lo que aseguran que ocurrió de verdad.

Frente a sus palabras, el subinspector ha sostenido que él no redactó el atestado "en ningún momento" y ha rechazado que le pidiera a un subordinado que se autolesionara, asegurando que lo que se puso en las diligencias instruidas es lo que ellos declararon.

Las contradicciones puestas de manifiesto entre las versiones de unos y otros, y a falta de la declaración del cuarto imputado, Luis Jesús R.M., se seguirán dirimiendo en los próximos días en la vista oral de este juicio, que está a cargo de la sección sexta de la Audiencia de Las Palmas.

La Fiscalía pide para los dos primeros agentes, como presuntos autores de un delito de falsedad, una pena de cuatro años de prisión, una multa y la inhabilitación para empleo o cargo público por espacio de tres años.

Además, propone que se imponga una pena de seis años de cárcel al subinspector y al agente que actuó como secretario en la instrucción de las diligencias por el delito de falsedad documental cometido por funcionario, y que se les inhabilite por ese tiempo para empleo o cargo público.

También solicita para ambos una multa y la inhabilitación por otros tres años por el delito contra los derechos individuales y al el subinspector, por la falta de lesiones, otra multa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine