En Canarias solo se detecta alta capacidad a un 0,41% de los estudiantes

La asociación canaria ATAC+ defiende el cumplimiento en las escuelas de la Lomce, que decreta la detección del talento y su atención específica

18.05.2016 | 12:21

"Un niño con altas capacidades no es un alto rendimiento, no es un niño que se lo sabe todo, ni perfecto. No es un niño que no necesite ayuda, ni que vaya solo. Un niño con altas capacidades tiene potencial pero para que éste se desarrolle se necesita que tanto la familia, como la escuela y el contexto que lo rodea sean capaces de ofrecerle lo que requiere". De lo contrario, esas cualidades pueden desembocar en aburrimiento e incluso en fracaso escolar. Así, quitando las gafas, despeinando el pelo engominado y aflojando la pajarita, desmitifica la presidenta de la Asociación Canaria de Altas Capacidades Suma (ATAC+ ), Loly Pérez, el perfil de los niños con altas cualidades. Este es uno de los objetivos de ATAC+, además de orientar a las familias o de luchar por la atención educativa específica para estos niños. La asociación, que se creó en 2013, es la única en Canarias que aborda este asunto y lo hace gracias a la iniciativa de los padres que cuentan con casos de alta capacidad en sus hogares.

Estos niños, no obstante, despuntan del resto por diferentes razones. "Se preocupan por temas que a su edad son inusuales, que son trascendentales como el universo o la muerte. También exponen respuestas divergentes ante problemas. Es decir, dan soluciones distintas a las esperadas. Tienen gustos amplísimos y un gran interés por lo que les rodea. Aunque suene a tópico, con tres años puede disfrutar de un documental porque para él hay una información que es interesante", confiesa la presidenta, quien es madre de un niño con alta capacidad.

La asociación es consciente de que la figura de estos jóvenes está rodeada de mitos, lo cual no favorece la explotación adecuada de sus capacidades. Entre los mitos más "gordos" se encuentra la confusión de alto rendimiento con alta capacidad. Un niño con alta capacidad no tiene por qué sacar la máxima nota en sus materias, incluso, puede llegar a suspender. "El niño puede tener un talento específico en matemáticas y que se le atragante lengua", además, "puede que en el área donde tenga el talento también suspenda por tedio. Si tengo un talento verbal muy desarrollado pero la clase de lengua me aburre soberanamente desenchufo e igual no hago el examen", indica Pérez.

Es en este punto donde desemboca el segundo tópico más extendido: que los niños con alta capacidad no necesitan ayuda para desarrollar su talento. Al contrario, necesitan una atención específica. Es más, la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (Lomce), establece que las administraciones educativas deben identificar a los alumnos con altas capacidades, "adoptar planes de actuación, así como programas de enriquecimiento" adaptados a las necesidades de estos estudiantes para que se dé el desarrollo de sus capacidades. Sin embargo, a pesar de los 8 millones de alumnos españoles, según datos del Ministerio de Educación, sólo hay identificados un 0, 2% con altas capacidades. En Canarias, de 357.416 alumnos sólo 1.465 (el 0,41%) está identificado.

Detección

En esta línea, La Guía de detección temprana de discapacidades, trastornos, dificultades de aprendizaje y altas capacidades intelectuales del Gobierno de Canarias establece que es en primero de primaria cuando se deben realizar las pruebas de detección, aunque ATAC+ considera que debería ser antes. Éstas consisten en la entrega de dos cuestionarios, uno a las familias y otro a los maestros, que si alcanzan una puntuación específica "se pasa a hacerle las pruebas pertinentes al niño para determinar si existe alta capacidad", aclara Pérez. Además, añade que "hay mucho que hacer. El problema radica en que el tutor no sabe identificar las altas capacidades porque las confunde con alto rendimiento. En este sentido los colegios públicos se preocupan más que los privados". Por ello, la asociación también organiza cursos de formación al profesorado.

Pérez y una vocal de la junta (quien prefiere el anonimato) coinciden en que los padres son más avispados en la detección de altas capacidades: "Se percatan por las preguntas de los cuestionarios, por la pediatra o por algún maestro", confiesa Pérez. "A veces tú misma ves, como fue mi caso, la relación que establece tu hijo con otros niños, que curiosea, que aprende más con el movimiento que sentado, que tiene una gran memoria, son alertas que quien sabe verlas cae", expone la vocal. Sin embargo, para captar estas alertas es necesario tener nociones sobre la alta capacidad. Por ello, el reto de ATAC+: concienciar a la población para derribar mitos y lograr la normalización.

"El gran objetivo de ATAC es cambiar el Sistema Educativo"

Los niños con alta capacidad se aburren en las escuelas. El tedio es tal que incluso sus cualidades pueden derivar en fracaso escolar, su alto interés caer en picado o desarrollar cierta hiperactividad. Estos niños son capaces de entender las lecciones en tiempo récord, por eso, sus compañeros les tachan de empollones o de pesados. Al final, los jóvenes caen en una espiral de incomprensión cuyos orígenes emanan de la sociedad. "Ser listo en España es malo", sentencia la presidenta de la Asociación Canaria de Altas Capacidades Suma (ATAC+), Loly Pérez. Algo que no ocurre en países como Corea o Singapur que "encabezan las listas positivas, como las económicas", apunta Pérez. La presidenta no entiende cómo, en las escuelas, hay programas para la dislexia, para aquellos que van más lento y tienen sus clases de apoyo y para los chicos con alta capacidad no hay alternativas. Existe el adelanto de curso, que es un paso, ya que los niños con alta capacidad están más cómodos con chicos mayores. No obstante, la atención debería seguir siendo específica, pues estos chicos van un paso más allá, no les basta con redactar dictados o realizar sumas, tienen tal creatividad que lo suyo va de escribir historias o de interesarse por la física y química. "Nosotros apostamos por un aula inclusiva donde se atienda la diversidad del alumnado, al que va por delante, por debajo, a todos", indica Pérez. Además, "nuestro objetivo principal es cambiar el sistema educativo, que los niños sean atendidos en la escuela durante las horas que duran las clases, como el resto de niños", sentencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine