Los cachalotes de Canarias, en peligro por los choques con buques

Un estudio de la ULL avisa del riesgo para la sostenibilidad de la especie P Nueve de cada 10 ejemplares varados habían colisionado

27.04.2016 | 11:07
Los cachalotes de Canarias, en peligro por los choques con buques

Un nuevo artículo de la Universidad de La Laguna (ULL), publicado en la revista especializada Plosone, cifra el número de cachalotes en Canarias en 224, en base a un muestreo acústico en las aguas profundas del Archipiélago. Al comparar estos datos con los de varamientos involucrados en colisiones con buques, este trabajo sugiere que la mortandad de estos animales por esta causa podría superar la capacidad de crecimiento natural de la especie en las Islas, lo cual podría suponer un declive de su población en la zona.

Datos de la Red de Cetáceos Varados de Canarias, muestran que un 89% de los cachalotes hallados en esta situación en las Islas en la última década presentan signos de colisión, lo que convierte al Archipiélago es uno de los lugares del mundo con más registros de varamientos de estos animales involucrados en colisiones con buques. Las investigadoras de la ULL Andrea Fais y Natacha Aguilar de Soto, con la colaboración de estudiantes e investigadores del centro tinerfeño y del extranjero, realizaron un muestreo acústico del animal en las aguas profundas isleñas.

"La mejor estima del número de cachalotes en Canarias es de 224. Este dato debe actualizarse cada ciertos años para determinar si la abundancia de la especie permanece constante o sufre un declive", afirma Fais. "El problema es que se calcula que una población de cachalotes tiene una productividad natural de cerca de solo un 1,1% del número de animales; en el caso de Canarias esto se traduce a una tasa de incremento natural de 2,4 cachalotes al año, que se aproxima peligrosamente al número de cachalotes que llega a tierra cada año con signos de colisión".

"Es conocido que los cetáceos que llegan a tierra cuando existe un impacto en alta mar son solo la punta del iceberg, porque las carcasas pueden ser arrastradas por la corriente. Es decir, la mortandad por colisión podría ser mayor de la que vemos y superar la capacidad del cachalote en Canarias de compensar este impacto. En este caso podríamos ver un declive poblacional", explica, por su parte, Aguilar. El tráfico de vehículos en tierra causa problemas para la fauna silvestre, como el famoso caso de los linces en Doñana. Por ello, hay numerosas medidas de reducción del impacto de las colisiones, como la señalización, limitación de velocidad y construcciones de túneles y puentes. El tráfico marítimo también produce colisiones con la fauna, principalmente con los animales que necesitan salir a superficie para respirar, como son los cetáceos y las tortugas marinas, sin embargo, las medidas de reducción de impacto son aún escasas, y no son sencillas.

Normalmente las colisiones en la mar pasan desapercibidas y los animales afectados son arrastrados por la corriente y consumidos aguas adentro por tiburones y fauna carroñera. En ocasiones, sin embargo, la costa recoge los restos de ballenas con barbas, cachalotes e incluso delfínidos que muestran claros signos de colisiones con buques.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine