Con tabletas se aprende mejor

El colegio Chimisay se une al proyecto ´Samsung Smart School´, que dota con estos dispositivos a cada alumno del tercer ciclo

24.04.2016 | 01:49
Con tabletas se aprende mejor
Tres alumnas de Infantil utilizan las varios de estos aparatos en clase.

Con una tableta se aprende mejor o al menos esto es lo que piensan los estudiantes de quinto y sexto de Primaria del colegio Chimisay que ya están acostumbrados a utilizar esta herramienta en clase. Este centro educativo de la capital es el primer colegio de la provincia y el segundo de Canarias en sumarse al proyecto Samsung Smart School, que tiene el objetivo de integrar el uso de las nuevas tecnologías en las aulas.

La compañía ha dotado al centro con una tableta para cada uno de los menores del último ciclo, que los docentes deben integrar en la actividad diaria de la clase. El director TIC del colegio, Salvador Moreno, explica que los docentes deben realizar una formación específica para sacar el máximo rendimiento a esta herramienta. "No queremos que el uso de una aplicación sea la actividad, sino que su utilización forme parte de la dinámica de cada clase", mantuvo.

Inculcar a los menores que las tabletas en clase servirían para trabajar y no para escuchar música o ver vídeos de youtubers fue lo más difícil del proceso de adaptación. "La emoción les superaba y tenían que aprender a controlarla", argumenta.

Sin embargo, varios meses después de esas primeras clases, los alumnos ya están completamente acostumbrados a utilizarlas e incluso confiesan que les sería complicado volver a estar sin ellas. "Es mucho más divertido estudiar con la tableta", asegura Laura, una alumna de sexto de Primaria.

La actividad en clase comienza siempre con un vídeo que contextualiza el tema que van a trabajar a los alumnos. Tras su visualización salen del aula a recorrer el centro en busca de los códigos QR que les darán las indicaciones de los trabajos que van a realizar, como si de un juego de pistas digitalizado se tratara.

En estas actividades se intenta integrar todas las disciplinas para que mientras los chicos aprenden algo de historia también puedan desarrollar sus habilidades matemáticas. Una de las pruebas con las que reta el tutor de sexto de Primaria, Andrés de León, a sus alumnos es acudir al supermercado del centro y con un presupuesto cerrado adquirir productos con los que cuatro personas puedan realizar las tres comidas más importantes del día. Calculadora en mano deben elegir bien los productos para no pasarse del presupuesto. Después tendrán que hacer una composición visual con una aplicación, que su tutor podrá revisar en su propio terminal.

De León asegura que este sistema de trabajo integra también a los alumnos con necesidades educativas especiales. En su aula hay tres alumnos que tienen una adaptación curricular de primero de Primaria y también una menor brasileña que no habla español. "Podemos responder a través de las nuevas tecnologías a todas estas variedades de necesidades", mantiene este profesor.

La utilización de la tableta es útil no solo para que los alumnos manejan las nuevas tecnologías, sino que también ofrece múltiples posibilidades al docente para facilitar su labor. De León tiene acceso desde su terminal a todos los trabajos que realizan los menores, puede puntuarlos e incluso llevar el control de faltas desde el aparato.

Sin embargo, aunque el proyecto esté centrado en el último ciclo de Primaria, los más mayores no son los únicos que pueden disfrutar de las tabletas. Los alumnos de Infantil disponen de un tiempo a la semana para utilizarlas. "Ellos todavía solo utilizan aplicaciones de juegos, pero esto les ayuda a mejorar, por ejemplo, su orientación espacial", afirma Moreno.

Samsung imponía una condiciones muy estrictas para poder acogerse a este proyecto. El centro no podía tener más de una clase por curso y la localidad donde estuviera ubicado tenía que tener una alta tasa de paro. "Este proyecto facilita el acceso a las nuevas tecnologías a los menores que provienen de familias con menos recursos", explica Moreno.

Después de varios meses trabajando con este programa, los responsables en el centro viajarán esta semana a Madrid para presentar los resultados obtenidos. "Creemos que ha sido un éxito", considera De León, que ha sido uno de los diez docentes seleccionados por el Ministerio de Educación para mostrar su metodología de trabajo en este proyecto y saber si se puede extrapolar a otros centros educativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine