Cruz Roja solicita colaboración para las víctimas del terremoto en Ecuador

Miembros de la organización en España se desplazan hasta la zona para evaluar los desperfectos

20.04.2016 | 10:57
Cruz Roja solicita colaboración para las víctimas del terremoto en Ecuador

Cruz Roja Española emitió ayer un llamamiento para ayudar a las víctimas del terremoto que acabó con la vida de 434 personas en Ecuador, el pasado sábado. El sismo, de 7,8 grados en la escala de Richter, asoló al país sudamericano y ha dejado hasta el momento la cifra de 2.668 heridos. La sacudida se produjo a 20 kilómetros de profundidad y afectó, principalmente, a las zonas costeras de Cojimíes y Pedernales, en la provincia de Manabí, donde también se ha sentido el impacto de las 405 réplicas del sismo. Por su parte, el gobierno estatal decretó la alerta de tsunami, el Estado de Emergencia en las provincias afectadas y de Excepción en todo el país.

Según la Agencia Pública de Noticias del Ecuador y Sudamérica, Andes, en las últimas horas han sido varios los organismos Internacionales que han enviado apoyo a Ecuador, sobre todo, en lo relacionado con los rescates, la atención a los supervivientes y la dotación de agua y alimentos. "Para el Gobierno, "la ayuda internacional es fundamental para paliar la situación en la que se encuentran miles de ciudadanos", explicó la Cancillería ecuatoriana.

En este sentido, Cruz Roja Española realizó un primer envío de 15.000 euros para contribuir en las labores de rescate y necesidades más inmediatas. Sobre el terreno, la organización Internacional cuenta con un equipo de más de 800 voluntarios que están llevando a cabo operaciones de búsqueda, rescate y evacuación en las comunidades afectadas, además proporcionar servicios como el de ambulancia, primeros auxilios y atención sanitaria y psicosocial. Entre los miembros de Cruz Roja Española se encuentra un experto en saneamiento de aguas, quien se trasladó junto con los efectivos de Cruz Roja Ecuatoriana hasta la zona afectada para evaluar los daños producidos por el terremoto. Durante estos días, también se están realizando labores de apoyo psicosocial a los familiares de las víctimas que residen en suelo español.

Por su parte, la sede de Cruz Roja en Santa Cruz de Tenerife comunicó a la opinión de tenerife que ha centrado su misión en reforzar el llamamiento que se ha hecho a nivel nacional, poniendo a disposición, de todo aquel que quiera participar en la ayuda, varias cuentas en diferentes entidades bancarias. Si bien, no se descarta que en los próximos días se desplacen hasta Ecuador más miembros procedentes del Archipiélago. En estos momentos, las necesidades más urgentes de la población afectada son: el acceso a artículos de primera necesidad, agua potable, saneamiento, alojamiento y alimentos. Por otro lado, el nivel de las necesidades humanitarias aumentará a medida en que se vaya accediendo a otras zonas y se disponga de más información. Aunque no existe una cifra oficial, Cruz Roja Española estima que serán entre 70.000 y 100.000 las personas afectadas que requerirán algún tipo de asistencia. De 3.000 a 5.000 ya requieren alojamiento de emergencia.

Niños sin escuela

Alrededor de 88.000 niños se han quedado sin escuela tras el terromoto del pasado sábado en Ecuador, según los datos que proporcionó Unicef. Así lo confirmó en una entrevista a Efe el representante adjunto de dicha organización en España, Jorge Vallés, justo antes de salir para Ecuador. En el país latinoamericano la ONG lidera los grupos de agua, saneamiento y nutrición en las comunidades más afectadas.
Según explicó Vallés, más de la mitad de la población afectada por el sismo tiene menos de 20 años:"Niños y adultos jóvenes que son los que se llevan la peor parte en esta catástrofe y cuyos niveles de trauma y afectación psicológica son tremendos". Unicef prevé que el terremoto ha derrumbado, aproximadamente,120 escuelas, dejando a 88.000 niños sin colegio. Del mismo modo, Vallés comentó que "han detectado a unos 30 menores huérfanos no acompañados, una cifra importante, que se han puesto en manos de las autoridades locales".

Según Efe, el domingo Unicef ya tenía desplegado sobre el terreno tres equipos especializados; dos en Pedernales y uno en Muisne -dos de los lugares más afectados y con mayor número de muertos y heridos- que se encargaron de realizar las primeras evaluaciones para determinar las necesidades de la población ecuatoriana que vivía en los lugares desbastados por el terremoto. Poco después de la tragedia, Unicef envió 20.000 tabletas que sirvieron para potabilizar unos 200.000 litros de agua, 4.500 mosquiteras y 5.300 metros cuadrados de lonas para los afectados de enfermedades como el zika, dengue, chikungunya o malaria, ya que Ecuador se encuentra en época de lluvias. Esta ONG enviará agua, productos de higiene tiendas de campaña y espacios para las personas que han perdido sus casas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine