Terremoto en Ecuador

"No creo que la ayuda sea suficiente, hay zonas a las que no se ha llegado"

Marlon Aguilar es un joven ecuatoriano de 25 años que residió durante una década en Gran Canaria

20.04.2016 | 13:37
"No creo que la ayuda sea suficiente, hay zonas a las que no se ha llegado"

"Más que nada fue un susto. Aquí estamos acostumbrados a sentir algún temblor pero son de 30 segundos y se acaba. Esta vez fue distinto". Así narra Marlon Aguilar, un joven ecuatoriano de 25 años que residió durante una década en Gran Canaria, lo que se sintió en Quito, la capital de Ecuador, en la noche del pasado 16 de abril.

El joven, que estudia Comunicación Social en la Universidad Central del Ecuador, cuenta que el temblor ocasionado por el terremoto no sólo se notó en la capital sino también en Cali (Colombia) y en algunas zonas de Perú. Asegura que, aquella noche, los ciudadanos de Quito esperaban que la sacudida fuera como a las que estaban acostumbrados pero, en esta ocasión, "duró como tres minutos, enseguida buscamos en las noticias. Jamás pensamos que el daño fuera tal".

Aguilar confiesa que incluso algunos edificios de Quito presentaron grietas tras el seísmo. Además, pese a la catástrofe, las actividades en la ciudad se desarrollan con normalidad pero "estamos muy tristes y a muchos nos dura el miedo en el cuerpo". No obstante, las movilizaciones de ayuda humanitaria fueron instantáneas pues: "En todas las ciudades del país se está haciendo una recolección de donaciones. En Quito cada iglesia, centro educativo y algunos parques son centros de acopio para donación que parten en camiones constantemente". El joven indica que es increíble ver "cómo llegan en fila cientos de personas con alimentos, medicinas, ropa y otros elementos para los más necesitados", labor que también realizan varias organizaciones.

Lo que más lamenta Aguilar es que los afectadas son los más pobres: "En las zonas costeras las personas construyen sus casitas con los materiales que pueden y dónde pueden", por lo que, las estructuras antisísmicas eran prácticamente nulas. "Como siempre, la cuestión económica es la base. En un país desarrollado se pueden establecer estándares más exigentes".

El joven comenta que la labor de las instituciones públicas está siendo eficiente y las fuerzas políticas contrarias trabajan a una en la labor de rescate, no obstante, "por mucha ayuda no creo que sea suficiente, hay zonas a las que aún no llega nadie y cada hora que pasa es más difícil para hallar supervivientes". A su vez, Aguilar teme que la ayuda internacional se paralice con el tiempo, cuando se necesite una gran inversión para la reconstrucción, pues la economía del país "es delicada; por el bajo precio del crudo, el valor del dólar y la gestión irresponsable del gobierno".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine