Escrutando aguas macaronésicas

Madeira, punto de partida de una misión de observación oceanográfica en la que toma parte el Plocan

12.04.2016 | 11:22
El ´glider´ recabará información entre la superficie y los primeros mil metros de profundidad a lo largo de una sección de aproximadamente 500 millas náuticas.

Un planeador submarino autónomo (glider) protagoniza una misión que transcurrirá entre los archipiélagos de Madeira, Salvajes y Canarias y que tiene como objetivo principal recabar datos biogeoquímicos del agua de mar a través de sensores de temperatura, salinidad, oxígeno disuelto, pigmentos (clorofila) y partículas en suspensión (turbidez) entre la superficie y los primeros mil metros de profundidad de la columna de agua, a lo largo de una sección de aproximadamente 500 millas náuticas.

Este dispositivo fue puesto en operación en aguas madeirenses por un grupo de técnicos especialistas de la Plataforma Oceánica de Canarias (Plocan), en colaboración con científicos y técnicos del Observatorio Oceánico de Madeira (OOM) y del Instituto Hidrográfico de la Marina de Portugal, a bordo del buque NRP-Zaire de la Armada portuguesa.

Los datos que se esperan recabar durante la misión deberán contribuir a mejorar la caracterización de las masas de agua oceánicas en la región de estudio, lo que a su vez permitirá aumentar la calidad los modelos de pronóstico de circulación oceánica y sus productos derivados para el conjunto de instituciones y agencias gubernamentales a modo de usuarios finales de los mismos, como por ejemplo el Instituto Español de Oceanografía (IEO), entre otros.

Esta iniciativa se enmarca dentrod el proyecto europeo AtlantOS-H2020, en el que el Plocan participa como socio, a modo de contribución regional a los programas internacionales y estrategia europea de observación oceánica en el Atlántico, iniciativa articulada a través de la Red de Monitorización Marino-Marítima (R3M) de la Macaronesia.

La misión puede ser seguida en tiempo real a través del portal glider del Plocan (http://gliders.plocan.eu).

El protagonista de esta misión, el vehículo autónomo submarino o glider, permite convertir el movimiento vertical en horizontal, obteniendo así un sistema de propulsión de muy bajo consumo, mediante pequeños cambios de su flotabilidad y usando unas alas.

Este dispositivo presenta una gran mejora en cuanto a la duración en tiempo y distancia comparados con los vehículos propulsados pormotor y hélice. Esta mejora les permite realizar misiones de medición con duraciones de meses y longitudes de miles de kilómetros.

Los perfiles que traza un glider tienen forma de diente de sierra debido a su mecanismo de propulsión, a lo largo de los cuales mide las características del agua en escalas temporales y espaciales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine