Concedido el premio Sabino Fernández Campo al SAR Canarias y a los buzos

Reconoce las actuaciones llevadas a cabo por militares, algunos fallecidos, en el ejercicio de su deber

17.03.2016 | 10:07
Personal del 802 Escuadrón del SAR Canarias que participó en el ejercicio en Senegal.

El jurado del IV Premio Sabino Fernández Campo no lo dudó un momento. Si alguien era merecedor de esta distinción tenían que ser los miembros del 802 Escuadrón de Fuerzas Aéreas y RCC Canarias (SAR) con base en Gando y los buzos de la Armada Española que participaron, en condiciones adversas, en el rescate de los cuerpos de los tres pilotos fallecidos al estrellarse su helicóptero en aguas del Sahara, el pasado 22 de octubre, cuando regresaban de una misión de cooperación internacional con el Ejército de Senegal.

La entrega de tal distinción tendrá lugar el próximo día 29 en Sevilla y por parte del 802 Escuadrón del SAR y RCC acudirán el teniente coronel jefe Fernando Rubí Maté, el comandante jefe de operaciones de la escuadrilla de helicópteros Jesús Ramos Muñoz, el jefe operativo del RCC, subteniente José Amat, y el suboficial mayor de la unidad, el subteniente Roque Sosa.

Unanimidad

El jurado estuvo compuesto por José Ballester Llamazares, director territorial del BBVA para Andalucía y Extremadura; el periodista de cadena COPE Ángel Expósito Mora; Juan Francisco Iturri Franco, director general del Grupo Iturri, y monseñor Juan del Río Martín, arzobispo castrense, que actuó como presidente del IV Premio Sabino Fernández Campo organizado por el diario ABC y BBVA. A la reunión no asistió Gonzalo Rodríguez de Austria Rosales, que remitió su voto al presidente.

El jurado acordó por unanimidad conceder reconocimiento de actuaciones destacadas desempeñadas por personas o unidades militares en el ejercicio de su deber con reversión manifiesta a la sociedad: "A la operación de rescate del helicóptero del 802 Escuadrón del SAR del Ejército del Aire en Canarias". Este servicio desarrollado tras tenerse conocimiento de la pérdida de uno de los aparatos del escuadrón en el que viajaban el capitán José Morales Rodríguez, el teniente Saúl López Quesada y el sargento Jhonander Ojeda Alemán, que habían partido desde Nouadibou, donde repostó tras dejar atrás Dakar, donde participó en un ejercicio internacional para adiestrar a la incipiente unidad SAR de Senegal. El aparato, un Súper Puma, desapareció cuando volaba hacia la base aérea de Gando a unos 520 kilómetros de Gran Canaria. En un primer momento se habló de que los tres tripulantes habían sobrevivido al accidente, tras un mal entendido con las autoridades marroquíes, y se creyó que eran transportados en un barco pesquero hacia la antigua Villa Cisneros. Horas después se producía un desmentido oficial del Ministerio de Defensa y comenzaba una operación de búsqueda contra reloj en la que participaron el resto de medios del 802 Escuadrón del SAR, aviones F-18 del Ala 46, así como el buque de acción marítima Rayo, que les sirve de base de operaciones, y dos cazaminas de la Armada, el Turia y el Segura. Estos buques emplearon sus equipos de sonar lo que les permitió ampliar la capacidad de búsqueda bajo la superficie, un trabajo al que se unieron dos robots y un equipo de 22 buzos de la Armada.

Este premio no quiso dejar pasar por alto el valor demostrado por los buceadores de la Armada, quienes llegaron a poner en riesgo su vida al nadar entre tiburones, con corrientes, olas de dos a cuatro metros que complicaron las tareas de rescate, impidiendo elevar a la superficie el helicóptero Súper Puma siniestrado. y que en algún caso se tradujo en que estos marinos de guerra tuviesen que ser evacuados hasta la cámara hiperbárica al sufrir una descompresión.

Salvamento al límite

El Almirante de la Flota de la Armada, Francisco Javier Suanzes Franco, en una entrevista en La Provincia, periódico del mismo grupo al que pertenece la opinión de tenerife, en noviembre del pasado año reconocía que "sin duda alguna la operación de la Armada dentro de lo lamentable y triste de la situación, ha sido exitosa. En cuanto tuvimos conocimiento del accidente alistamos los cazaminas Turia y Segura que estaban en Huelva, el buque Camino Español que transitaba hacia Canarias, y el buque de Acción Marítima Rayo que se encontraba patrullando el mar de Alborán e inmediatamente puso proa a las Islas. En poco tiempo los buceadores ya estaban en zona, y horas después fueron llegando el resto de medios de la Armada. La llegada de los cazaminas permitió localizar el helicóptero a las diez horas de su llegada. Destacar la labor de los 22 buceadores que trabajando, no exentos de riesgos, consiguieron rescatar los cuerpos".

El jurado quiso reconocer también las actuaciones de personal civil o entidad jurídica con aportaciones manifiestas que ensalcen y contribuyan a poner en valor el colectivo militar, al pintor Augusto Ferrer Dalmau.

Este pintor especialista en temas castrenses ha retratado a numerosas unidades militares. Entre sus obras destaca El Camino español, que refleja la dureza de los Tercios de Flandes en su marcha desde España hasta Italia o la Patrulla, que refleja el quehacer de las tropas españolas a lo largo de los 14 años que permanecieron en Afganistán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine