El HUC es el segundo centro de España en número de fecundaciones in vitro

La Unidad de Reproducción Humana del Hospital hace una media de ocho estudios al día

14.03.2016 | 12:22
Varios embriones.

La Unidad de Reproducción Humana del Hospital Universitario de Canarias (HUC) es la segunda de un centro público de España que realiza más ciclos de fecundaciones in vitro, solo por detrás del Hospital La Fe, de Valencia. Según expresó la jefa en funciones del servicio, Delia Báez, la unidad realiza entre 750 y 800 de estos tratamientos al año. La doctora apunta que los canarios recurren más a la cartera de servicios de los centros públicos por el coste de estos tratamientos y la reducción del poder adquisitivo.

La Unidad del HUC, a diferencia de la gran mayoría de centros públicos de España, no tiene lista de espera. "Contesto las admisiones a consulta en 48 horas y la secretaria las cita para comenzar el estudio en menos de seis semanas", explica la doctora. El servicio realiza una media de ocho comienzos de estudio al día.

La Unidad de Reproducción Humana del HUC se creó en el año 1991. Fue la primera que se abrió en Canarias y estuvo promovida por el doctor José Carlos Alberto. El Hospital Universitario de Canarias es el centro de referencia a nivel regional en las Islas, con la excepción de Gran Canaria. En estos 25 años de andadura el servicio ha realizado más de 12.000 fecundaciones in vitro.

El centro sanitario dispone de todo tipo de tratamientos de reproducción asistida. "Los tratamientos de esterilidad son como una escalera de complejidad", explica Báez. El servicio realiza alrededor de 300 inseminaciones artificiales al año, en las que se puede utilizar el semen de un donante anónimo o el de la propia pareja. El equipo médico también lleva a cabo casi 400 ciclos de transferencia de embriones descongelados.

Sin embargo, Báez expone que el tratamiento que más ha aumentado durante los últimos tiempos son los que se utilizan para preservar la fertilidad, por ejemplo, tras padecer un cáncer. "Los facultativos saben más de la existencia de esta técnica, informan a los enfermos y también se han mejorado los resultados", apunta.

La doctora Báez señala también que el servicio necesita una mayor inversión para modernizar y actualizar los aparatos del Laboratorio.La principal necesidad es contar con la tecnología Times Lapse, similar a las imágenes en cámara rápida, que posibilita que el biólogo sin sacar el embrión del incubador pueda ver toda su evolución y que cuesta alrededor de 50.000 euros.

Los criterios para poder acceder a los servicios de reproducción asistida en los centros sanitarios públicos esta recogida en la Ley aprobada en 2006, que sufrió varias modificaciones en 2014. Entre los factores limitantes para poder acceder a estos tratamientos se encuentran, por ejemplo, no haberse sometido a una ligadura de trompas o una vasectomía o no haber tenido un hijo sano con la misma pareja. En el caso de las parejas heterosexuales, deben de llevar más de 12 meses manteniendo relaciones sexuales sin protección anticonceptiva sin que se haya producido un embarazo. Pero además, el índice de masa corporal de la mujer no puede ser superior a 30 y los futuros padres no pueden ser adictos a ningún tóxico.

La doctora Báez explica que la Organización Mundial de la Salud reconoce la esterilidad como una enfermedad "y como tal hay que tratarla". Pero mantiene que antes de la existencia de esta norma se daban situaciones dramáticas. "Por ejemplo, una señora que ya tenía siete hijos y venía a tener otro", asegura. Para ella la norma "pone sobre la mesa los límites de estos tratamientos y garantiza a los profesionales que éticamente están haciendo lo correcto".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine