Alumnos de la ULL, contra el inmovilismo

Unos 250 estudiantes de la institución tinerfeña se manifiestan para protestar por el "peor momento" de la historia de la Universidad

04.03.2016 | 01:53
Alumnos de la ULL, contra el inmovilismo

Los estudiantes de la Universidad de La Laguna (ULL) recuperaron ayer el viejo lema que rezaba: "El hijo del obrero, a la Universidad". Lo hicieron con el objetivo de despertar la conciencia de sus compañeros porque "la educación superior pasa por su peor momento de la historia". Es al menos lo que defiende el colectivo convocante de la movilización, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC), cuyo portavoz, Gabriel Morales, indicó que "es hora de que empiece a considerarse de nuevo la Universidad como un espacio público".

Con la intención de recuperar la conciencia del colectivo, AMEC se sumó ayer en parte a la huelga convocada en todo el territorio español en contra de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) y el conocido como decreto "3+2" que modifica el sistema de grados y postgrados. Yendo un paso más allá y en defensa de la educación superior en todos sus ámbitos, el grupo tinerfeño llamó a los estudiantes laguneros a la movilización de ayer. Así, cerca de 250 personas se concentraron en Edificio Central de la ULL, en las históricas escaleras de piedra, para iniciar su protesta: "Hoy no estudia, hoy se lucha", gritaron.

Pero sus quejas no habían hecho más que empezar y apostaron esta vez por dirigir su camino hacia el Campus de Guajara. Ese espacio fue el destino de la manifestación estudiantil, que a diferencia de otras ocasiones no llamó a la puerta del Rectorado. Lo que quería en esta ocasión era llamar a los alumnos y así, literalmente, lo hicieron en Guajara: "No nos mires, únete", fue una constante en su recorrido.

Gabriel Morales entendió que "es momento de que se asuma que en la universidad hay adultos que buscan formarse tanto académicamente como personalmente" y apuntó en concreto a la Administración pública. En estos momentos en los que tanto se debate acerca del devenir político del país, el portavoz de AMEC puntualizó que "el asunto específico de la Universidad no está incluido en la agenda de los partidos y eso a pesar de sus dificultades".

En concreto, el portavoz de la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario denunció que "cada vez es más difícil acceder y más complicado mantenerse, entre los elevados precios de la matrícula y la normativa que prácticamente expulsa a los alumnos", en alusión al contestado reglamento de permanencia aprobado en concreto por la ULL.

Al rector de la institución, Antonio Martinón, ??le valoró que sea "mas dialogante" que su antecesor en el cargo, Eduardo Doménech, pero le reprochó la tardanza en poner en marcha las medidas a las que se había comprometido tras ser elegido para ocupar el Rectorado. Además del reglamento de permanencia, Gabriel Morales aludió a la normativa que rige el servicio de Inspección de la Universidad de La Laguna, que data de 1954 y que "ha servido para perseguir a los estudiantes".

Coste

Al Gobierno de Canarias responsabilizó de las tasas académicas y de las dificultades para acceder a una beca: "No puede ser que una asignatura suba tanto de precio cuando se trata de segunda, tercera o cuarta matrícula, llegando incluso a duplicarse", criticó el portavoz de AMEC quien insistió en que "no se puede permitir que una universidad pública tenga esos precios". Aún así, admitió que el Ejecutivo regional no dispone de todas las competencias en materia universitaria y responsabilizó al Ministerio de Educación de la mayor parte de los problemas actuales del sistema de educación superior.

De hecho, Gabriel Morales aprovechó para reclamar al nuevo Gobierno, cuando se forme, que "se empiece a cuestionar si realmente el conocido como Plan Bolonia tiene el resultado esperado de la mejora del sistema" y añadió que al menos a su juicio hay aspectos que revelan que no: "La llamada Convergencia Europea no ha mejorado la sociedad porque entre otras cosas cada vez tenemos un índice más alto de titulados en paro y porque además ahora para poder ejercer muchas profesiones te exigen un máster habilitante".

Esta última cuestión es uno de los aspectos que más se critica del denominado como decreto "3+2", una norma impulsada por el anterior ministro de Educación, José Ignacio Wert, y que propone que los grados se organicen en tres años y los postgrados en dos. Las quejas en este sentido obedecen a que las titulaciones de máster tienen un coste mucho más elevado y, además, en muchos casos es necesario cursarlo para poder ejercer una determinada profesión.

Este sistema es uno de los que llevó ayer a los estudiantes de toda España a movilizarse, además de las críticas a la Lomce. La huelga, convocada por el Frente de Estudiantes, llegó también a Gran Canaria donde un centenar de alumnos se concentraron en la capital, y a El Hierro, donde más de un centenar de estudiantes recorrieron las principales calles de Valverde en respuesta a la convocatoria secundada por el Sindicato Estudiantil Garoé (SEG).

En el resto del país, según Efe, la movilización tuvo un seguimiento desigual, destacando especialmente las protestas en Barcelona y Madrid, donde miles de estudiantes mostraron su rechazo a las normas educativas y universitarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine