La guarnición de Izaña, encargada de las comunicaciones con la base de la Antártida

Tras una semana cerrada ayer se abrían los accesos al Teide en ambos sentidos por La Orotava

02.03.2016 | 13:40
Play
La guarnición de Izaña, encargada de las comunicaciones con la base de la Antártida
Play
La guarnición de Izaña, encargada de las comunicaciones con la base de la Antártida
Play
La guarnición de Izaña, encargada de las comunicaciones con la base de la Antártida
La guarnición de Izaña, encargada de las comunicaciones con la base de la Antártida
Los veintiún militares del destacamento de Izaña, algunos de los cuales vemos en la foto superior junto a su jefe.
Los veintiún militares del destacamento de Izaña, algunos de los cuales vemos en la foto superior junto a su jefe.

Estos días la noticia ha sido la copiosa nevada que se ha acumulado en el Parque Nacional del Teide, lo que obligó al Cabildo Insular a cerrar todos los accesos por el Norte hasta el día de ayer en que se abrió la carretera TF-21 por La Orotava, en ambos sentidos, y permite con excepciones el subir por el Sur, con el consiguiente enfado y críticas de buena parte de la sociedad.

Sin embargo, la vida continúa a pesar de los más de dos metros de nieve que se acumulan en muchos puntos del camino para los 21 militares y dos perros pertenecientes al VI Batallón de Transmisiones, que tiene su acuartelamiento en Hoya Fría, unidad adscrita al Regimiento con base en Sevilla. Los soldados viven permanentemente en el destacamento, el más alto de toda España, aunque con relevos cada 24 horas, si el tiempo lo permite, a más de dos mil metros de altura. Junto a esta unidad están un centro de observación del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), así como el Centro Meteorológico de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). A las duras condiciones climáticas derivadas de la altura, se suman en estos días las nevadas, aunque como señala el jefe del VI Batallón, el teniente coronel Carlos Moreno, "el que nieve nos viene bien porque sirve para poner en práctica los protocolos que tenemos, y para que nuestros hombres practiquen la conducción con el Transporte Oruga de Montaña (TOM), algo que en otra época del año sería imposible". Moreno también agradece la colaboración de los operarios de mantenimiento de carreteras, de los que asegura "realizan una labor excelente, en condiciones climáticas muy duras, y eso en muchas ocasiones la gente ni lo ve, ni lo valora. Sin ellos en numerosas ocasiones nuestro trabajo sería aún más difícil".

Las misiones que tienen encomendadas los militares en este punto de la Isla son las de mantener las comunicaciones a través del sistema de radio HF, lo que permite además que funcionen las transmisiones dentro del Archipiélago y, realizar enlaces con zonas mucho más alejadas, y menos cálidas, como la Antártida donde el Ejército de Tierra mantiene una base, Gabriel de Castilla, que da apoyo a los investigadores desplazados hasta la zona.

Con el Meteorológico

Otras de las misiones que realizan es la de prestar ayuda, cuando así lo requieran, a quienes los soldados consideran sus ´vecinos´, que no son otros que los investigadores, y el personal de mantenimiento del centro de repetición de la empresa Cellnex. Según afirma el teniente coronel Moreno "nosotros siempre estamos dispuestos a ayudar, a colaborar en lo que se nos pide. Normalmente, cuando vamos a hacer una salida, el IAC, y el Centro Meteorológico, se ponen en contacto para indicarnos cuantas personas quieren desplazar y la carga que llevarán, y nosotros calculamos cuantos viajes debemos hacer, porque normalmente en cada trayecto del TOM van unas 12 personas, aunque hemos llegado a transportar 16 de una vez".

Lo principal apunta Moreno "es la seguridad. Tras la nevada, se hace un viaje de reconocimiento con el TOM donde solo va el conductor, mientras que otro soldado se adelanta y va avisando de cualquier irregularidad en el terreno. Este primer viaje suele durar dos horas y media en llegar desde el destacamento hasta El Portillo". En otras ocasiones el apoyo que dan estos militares no es físico, sino virtual como prestar el enlace para poder retransmitir la búsqueda de Las Perseidas en Groenlandia, por parte de científicos del IAC.

Una gran familia

Desde hace poco más de año y medio, el destacamento lo dirige el subteniente Andrés Baena, quien asegura que después de participar en seis misiones internacionales pasando por Afganistán, Kosovo o Líbano, no cambia a Canarias por nada. Sobre el compartir un espacio reducido y en ocasiones durante periodos que superan las 48 horas seguidas, Baena asegura que "aquí somos como una gran familia, nos llevamos bien. La semana pasada estuvimos aislados por la nieve durante casi cuatro días. Todos colaboramos en labores de cocina, limpieza y otros menesteres. Se trata de mantener la vida militar que se llevaría en cualquier unidad, aunque debemos de adaptarnos al medio donde estamos". Uno de los soldados que forman parte de la "familia", es el cabo Raúl Barrios, uno de los más veteranos de la unidad, donde se encuentra desde el año 2003, por lo que conoce cada palmo del destacamento, y asegura que "esta nevada no fue tan copiosa como la del 2005. En aquella ocasión llegó a cubrir la altura de un todo terreno".

Desde que el pasado viernes 19 de febrero, una enorme tormenta de nieve cubriera con su manto blanco todo el Parque Nacional de Las Cañadas del Teide, han sido extraídos, palabra utilizada por los militares para referirse a trasladados, un total de 70 personas. Algo en lo que sí coinciden todos los que han pasado por este ´idílico´ destacamento es en la suerte y lo afortunados que se sienten del poder trabajar desde El Teide.

La joya de la Corona, el Transporte Oruga de Montaña

Hablar del destacamento militar de Izaña es hacerlo también de su vehículo de dotación, el único con estas características en todo el Archipiélago, el Transporte Oruga de Montaña (TOM). Este TOM BV 206 S es un vehículo oruga con tracción a las cuatro cadenas y carrocería de acero de blindaje soldado, muy apto para terreno abrupto. Es un tractor de transporte de material y personal, de origen sueco, que debido a la baja presión que ejerce sobre el terreno se puede emplear en superficie nevada y bajo cualquier condición atmosférica. Forma parte de la dotación en las diferentes unidades de montaña y tiene una autonomía de 115 kilómetros y circula a una velocidad de 52 kilómetros por hora. Además, es capaz de superar pendientes de hasta el 60% que en caso de nieve se reduce a la mitad. En el Ejército de Tierra, la adquisición de los vehículos TOM se remonta a finales de los años ochenta, cuando se compraron dos unidades del Bv206 para evaluarlas en la Brigada de Cazadores de Montaña. El examen resultó satisfactorio por lo que se realizó un pedido de 32 unidades más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería de Navidad 2016

Lotería de Navidad

Enlaza con la ilusión

Consulta los principales premios y la Pedrea de la Lotería de Navidad. Descárgate el widget y comprueba tus décimos.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine