La gripe ha causado ocho muertes y 109 ingresos hospitalarios este año en las Islas

Solo cuatro de los pacientes hospitalizados se habían vacunado

01.03.2016 | 01:57
Un enfermero suministra la vacuna de la gripe a una paciente en un centro de salud tinerfeño.

La gripe ha llegado con fuerza a Canarias este invierno. A pesar de que la incidencia por el momento es menor que la registrada el pasado 2015, el virus ya ha causado ocho fallecimientos en el Archipiélago y 109 ingresos, frente a los 29 hospitalizados el pasado año. Así lo explica el jefe del Servicio de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud (SCS), Domingo Núñez, quien lamenta que "de los 109 pacientes ingresados solo cuatro se habían vacunado".

Núñez informa de que la mayor parte de los pacientes con complicaciones asociadas a la gripe registrados en los centros sanitarios del Archipiélago corresponden a la población de riesgo, un colectivo al que va especialmente dirigida la campaña de vacunación de cada temporada. "Los ingresos han sido personas mayores, con patologías crónicas cardiacas o respiratorias e incluso obesidad", resume el jefe de Epidemiología del SCS, que informa de que este año se ha logrado aumentar en un 14% la cobertura de la vacunación ante el virus de la gripe "aunque lamentablemente no se la pone toda la gente que debería".

Al respecto, Domingo Núñez aclara que en esta temporada "se ha hecho un esfuerzo por llegar a la mayor parte de la ciudadanía posible e incluso se enviaron mensajes SMS a los isleños considerados como población de riesgo" y sostiene que "la realidad es que hay gente que no quiere vacunarse". Aprovecha el epidemiólogo para desmitificar la creencia de que tras la inmunización se produzca una gripe: "La gente dice que después de vacunarse le dio la mayor gripe de su vida y eso no es posible", asevera.

El problema radica en que, tal y como ha ocurrido este año, las personas incluidas dentro de la población de riesgo son las que presentan las complicaciones, que en muchos casos les lleva al ingreso hospitalario y en algunos incluso al deceso del paciente. "La situación es similar en toda España", puntualiza el jefe de Epidemiología del Servicio Canario de Salud, quien indica que en el país se acumula un total de 1.075 ingresos por gripe.

De hecho, Núñez asegura que la incidencia de la gripe en el Archipiélago sigue la misma tendencia que en el resto del país. Es más, en contra de lo que ha sido habitual durante los últimos años, en este caso "el retraso en la llegada del virus con mayor virulencia a Canarias no ha sido tan grande".

Contrario a la percepción generalizada de la población, rechaza que haya más casos este invierno que durante los anteriores. Es más, informa de que los datos de la Red Canaria de Vigilancia Epidemiológica apunta a una reducción de enfermos respecto al pasado año. En concreto, en este invierno se registró un pico de 250 casos por 100.000 habitantes, cifra que en el invierno pasado se elevó hasta cerca de 270.

En descenso

A pesar de que tanto el pasado 2015 como este invierno tras ese pico máximo se está registrando un descenso, Domingo Núñez explica que en esta ocasión "está siendo una disminución más lenta e incluso a pesar de las bajas temperaturas de las últimas semana no se ha registrado un aumento tal y como se podía esperar".

Respecto a los tipos de gripe registrado, el jefe de Epidemiología del Servicio Canario de Salud indica que "la mayor parte de los registrados son de la cepa A, aunque también hay un elevado número de la cepa B" y asegura que para ambos casos "la vacuna es válida". Así, explica que "el fármaco que se prepara para inmunizar a la población se decide en torno al mes de febrero y se empieza a suministrar a partir de octubre o noviembre" y recalca que "hay ocasiones en las que no ocurre, pero en este año la vacuna coincide con las cepas de virus que más circulan entre la población", que en este caso es la variante AH1N1.

Al respecto, Núñez recuerda que desde que una variante de esta cepa provocara una pandemia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacuna la ha incluido en su composición para lograr la inmunización. "Es la más común de entre las registradas y sigue más o menos la misma tónica que el resto de cepas, aunque hay años, como este, en el que aprieta un poco más". Eso sí, insiste en que "aunque sea la cepa dominante, existe subtipos de la misma así como otras variantes que aún no tenemos subtipados, además de la cepa B".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine