Los expertos creen que Canarias debe tener una hora menos

El pacto entre el PSOE y Ciudadanos propone que el Archipiélago retorne al huso horario que le corresponde por su posición geográfica

01.03.2016 | 12:45

Los relojes canarios deberían marcar una hora menos de la que tienen en la actualidad. El Archipiélago, por su posición geográfica, tendría que regirse por el huso GMT -1, un horario que recuperará si prospera el acuerdo firmado la pasada semana entre el Partido Socialista y Ciudadanos, en el que se aboga por que tanto la Península como las Islas retornen al huso horario que les corresponde, es decir una hora menos que en la actualidad.

Canarias dejaría de tener así la misma hora que Londres, porque aunque el ministro de Industria, José Manuel Soria, asegurara que el meridiano de Greenwich pasa por el Archipiélago, lo cierto es que esta línea imaginaria transcurre a lo largo de localidades españolas tan lejanas como Zaragoza o Castellón.

Si el pacto entre los partidos rojo y naranja sale adelante, el Archipiélago pasaría a tener el horario que estuvo vigente en las Islas entre 1922 y 1942, antes de que, en la Segunda Guerra Mundial, Franco adelantara una hora todos los relojes del país, para equipararse al horario alemán. Si las Islas volvieran GMT-1 compartiría hora con otros archipiélagos situados en el Atlántico, como Azores o Cabo Verde.
El investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Juan Antonio Belmonte, explica que Canarias "no está en el huso horario que le correspondería astronómicamente". "Esto ocasiona que amanezca y anochezca más tarde de lo que debería", explica. Belmonte asegura que esta situación afecta más a las islas más orientales, ya que son las que tienen un mayor desfase entre la hora solar y la civil.

El acuerdo entre Ciudadanos y el Partido Socialista se olvidó de especificar que Canarias también cambiaría su huso horario y mantendría su famosa hora menos respecto a la Península. Aunque el diputado del PSOE en el Parlamento canario, Gustavo Matos, matizó que el Archipiélago sí que mantendría esta diferencia horaria, olvidarse de Canarias en un documento de estas características no es algo nuevo. Cuando España comenzó a regirse por el horario establecido por el Meridiano de Greenwich en 1900, también dejó al margen al Archipiélago y no concretó por cuál huso horario debía regirse.

De acuerdo a un trabajo de investigación elaborado por los profesores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria Manuel Aranda y Eduardo Galván, esta situación ocasionó una organización horaria caótica en las Islas durante las dos primeras décadas del siglo XX.
Según su investigación, las instituciones públicas en Tenerife sí se regían por la hora oficial, es decir, una hora menos que la del meridiano de Greenwinch. Sin embargo, en Gran Canaria la hora variaba dependiendo de la administración y el reloj de referencia.

No fue hasta que el Almirantazgo de Gran Bretaña, motivado por sus relaciones comerciales con el Archipiélago, preguntó por el huso horario que le correspondía a Canarias cuando se concretó en 1922 que las Islas debían regirse por el huso GMT-1.

Sin embargo, existen disparidad de opiniones respecto a si volver a recuperar el horario que rigió entre 1922 y 1942 sería beneficioso para el Archipiélago y la Península. Mientras que unos afirman que adaptar el horario solar al civil mejoraría el ritmo de vida, otros piensan que tendría consecuencias negativas para el turismo o el ahorro energético.

La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horario en España (Arhoe) lleva años reclamando a los partidos políticos que se lleve a cabo esta medida que ahora proponen el PSOE y Ciudadanos. Su presidente, José Luis Casero, afirma que el primer beneficio que traería este cambio "sería tener el horario que nos corresponde geográficamente". Casero mantiene que recuperar el horario natural y derogar esa hora de más que Franco impuso a todos los españoles sería una primera medida para mejorar la conciliación en España.

Para él, el retraso de la hora del almuerzo y la cena en España se origina precisamente en 1942 con ese cambio horario, unido al fomento del pluriempleo que se realizó tras la Guerra Civil. "Ya no existe esa situación en España, por lo que hay que fomentar que por norma general la gente salga de trabajar a una hora razonable", argumenta.

Sin embargo, reconoce que no basta con recuperar la hora geográfica correcta y afirma que esta medida debe ir acompañada por otras medidas, alguna de ellas incluidas en el acuerdo de las dos formaciones políticas.

El investigador del IAC, Juan Antonio Belmonte, asegura que siendo el turismo la industria principal del Archipiélago, el aumento en las horas de luz durante la tarde por el desfase con el horario natural "puede ser beneficioso y no tiene por qué ser negativo". Sin embargo, mantener este horario es contraproducente, sobre todo para quienes tienen que madrugar. "Despertar a los niños a las siete de la mañana cuando todavía es noche cerrada es muy duro", afirma.

Por su parte, el presidente de Arhoe matiza que en España se está convirtiendo "la excepción en generalidad" y argumenta que los turistas no cambian sus horarios durante su estancia en los destinos turísticos del país. "Es frecuente verlos cenando a las seis de la tarde en las terrazas, así que mantener este horario no genera ningún beneficio para la hostelería", asegura.

En cuanto al posible ahorro energético que se lograría manteniendo el horario vigente, ambos coinciden en que al menos en Canarias el porcentaje de gasto que se incrementaría sería mínimo. "En las Islas no hay tanta diferencia entre las horas de luz del invierno y del verano porque estamos más al sur", mantiene Belmonte. Mientras que Casero señala "que no todo puede medirse en términos económicos" y apunta que "en vez de jugar con la salud de los ciudadanos se podría ahorrar de otra manera".

Por eso y debido a la amplia variedad del opiniones, hay quien piensa que la realización de esta medida no puede ser fruto de la improvisación. El presidente de la Asociación por la Defensa de los Relojes Públicos de Canarias, Daniel Mato, argumenta que para realizar una reforma de este calado "tiene que haber un estudio en profundidad y no ser simplemente un punto para rellenar un pacto".

En lo que coincidente todas las personas consultadas es en que nunca lloverá a gusto de todos. "Habrá a quien le guste tener más horas de luz por la tarde y a otros por la mañana, es cuestión de gustos", mantiene Casero. Por su parte, Belmonte, asevera siempre va a haber disparidad de opiniones respecto a este asunto, pero mantiene que el Gobierno estatal llegado el momento tomará la decisión que favorezca a la mayoría.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine