Nieve en la cumbre tinerfeña

El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas

El acceso por La Orotava está más despejado mientras en La Esperanza hay 10 kilómetros llenos de nieve

23.02.2016 | 14:01
El Teide nevado en una fotografía tomada ayer al atardecer.
Play
El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas
Play
El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas
Play
El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas
Play
El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas
El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas
El Cabildo de Tenerife trabaja para despejar las vías al Teide y abrirlas en las próximas horas

La lluvia y la nieve dieron ayer un respiro a Tenerife. Tras cuatro días de tiempo inestable, la calma llegó a la Isla, que luce una estampa de lo más invernal. Los operarios de Carreteras del Cabildo de Tenerife continúan trabajando a destajo para tratar de abrir los accesos al Parque Nacional de las Cañadas del Teide en las próximas horas. El primero de los accesos que sería despejado es el de La Orotava, donde los trabajos van más avanzados. Mientras, por La Esperanza aún quedan más de diez kilómetros de nieve virgen donde los operarios no han comenzado a trabajar.

Durante la jornada de ayer, todos los accesos al Teide se mantuvieron cerrados por la presencia de hielo y nieve en la calzada. Son las carreteras TF–21, que conecta La Orotava y Granadilla de Abona; la TF–24, de La Laguna al Portillo; y la TF–38, de Boca Tauce a Chío. De igual modo, también se prohíbe circular por la TF–445, de Buenavista a Teno, debido a los desprendimientos, y la TF–31 está cerrada por acumulación de agua en la calzada. La Corporación insular insistió, asimismo, en que la población desista de intentar subir a la cumbre.

Las lluvias que se produjeron durante la madrugada del domingo provocaron que los operarios de Carreteras tuvieran que realizar numerosas intervenciones a lo largo de todo el día de ayer. El municipio de Puerto de la Cruz fue uno de los más afectados en este sentido.

A pesar de que durante la mañana quedó abierta la TF–31, que permite el acceso al municipio costero por el Lago Martiánez, la vía tuvo que volver a cerrarse por la tarde para realizar trabajos de acondicionamiento. Las cuadrillas de la Corporación insular también tuvieron que trabajar en puntos como en la TF–156, la carretera de El Boquerón en Guamas, y la TF–24 a su paso por La Esperanza. En estos dos puntos, las lluvias de la noche llenaron las vías de piedras que dificultaron la circulación de los vehículos. Al igual que en los últimos dos días, y a pesar de las prohibiciones, muchas familias condujeron por diferentes carreteras de la Isla donde no había controles debido a la falta de personal y accedieron al Parque Nacional de las Cañadas del Teide.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) levantó ayer el aviso amarillo por lluvia, nieve y fenómenos costeros en el Archipiélago y la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno canario levantó la situación de prealerta. A pesar de que el tiempo se ha estabilizado, aún continúan cerrados los accesos por carretera a las cumbres de Tenerife. En Gran Canaria, no obstante, ayer quedó abierto un primer circuito para que la población pueda llegar hasta la nieve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine