La huella romana de Lobos

Una exposición muestra los restos de una factoría de púrpura encontrada en el islote, que fue utilizada por esta civilización

17.02.2016 | 11:50
La huella romana de Lobos
Algunas de las principales investigadoras del proyecto, junto a la consejera de Museos y el director del Museo Arqueológico, durante la presentación de la exposición.

El islote de Lobos se ha convertido en la evidencia más importante de la presencia romana en Canarias. Un yacimiento hallado en 2012 en este territorio demuestra que esta civilización no solo conocía el Archipiélago, sino que recalaba en él un siglo antes del nacimiento de Cristo. Los romanos convirtieron esta zona del Archipiélago en un taller donde extraían tinte de púrpura, una especie de molusco presente en el islote.

El Museo de la Naturaleza y el Hombre acoge desde ayer una exposición donde se muestran algunos de los restos encontrados durante la primera de las cuatro excavaciones que se han realizado en el yacimiento. Cerámicas a torno, materiales hechos de hierro y bronce y herramientas de piedra que se utilizaban en la producción de púrpura, son solo algunos de los elementos que se podrán observar en esta exposición, que se mantendrá abierta hasta el 3 de abril.

El tinte que se obtiene de la púrpura (stramonita haemastoma) fue un producto muy apreciado en la Roma antigua. Durante la época imperial solo los emperadores estaban autorizados a vestir de este color y su uso estaba restringido por ley. Además, debido a su difícil procesado su precio era elevado, lo que limitaba su utilización.

La consejera de Museos del Cabildo de Tenerife, Amaya Conde, explicó que la púrpura ha sido "el producto más caro de la historia", lo que justifica que su procesado tan lejos del Mediterráneo, donde luego era vendido, siguiera siendo rentable. El material que se está encontrando en Lobos manifiesta que Roma no solo utilizaba a Canarias para obtener este material "sino que había una presencia fija".

Según estableció María del Carmen del Arco, una de las investigadoras que dirige el proyecto, se han encontrado más de 59.000 individuos de este tipo de moluscos en los yacimientos ubicados en la zona suroeste del islote, que a su vez, debido al proceso de extracción de la glándula que produce el tinte, están fragmentados en piezas mucho más pequeñas. "Hemos podido observar que se repiten los modelos de rotura, por lo que estaba estandarizado el trabajo para poder extraer mejor la glándula", explicó del Arco.

Aunque existen multitud de concheros en el Archipiélago, los investigadores han podido saber que el hallado en Lobos estaba dedicado a la producción de púrpura "porque el 99% de los restos que se han encontrado pertenecen a esta especie de molusco".

La catedrática de Prehistoria de la Universidad de La Laguna señaló que el descubrimiento del yacimiento en el islote de Lobos fue un hallazgo fortuito de un turista que visitó la zona. Del Arco aseguró que no se había encontrado antes porque se tenía la idea preconcebida de que la cerámica anterior a la conquista de Canarias tenía que estar hecha a mano y no con un torno. "Cuando se han tropezado con cerámica a torno siempre se ha dicho que era postconquista", explicó.

La presencia romana en Lobos convierte al islote canario en el límite sur de los intereses económicos de este imperio. Según comentó ayer el director del Museo Arqueológico de Tenerife, Conrado Rodríguez, "la presencia de este yacimiento marca un límite inferior al que se pensaba para el Imperio Romano".

Rodríguez explicó que el taller que se ha encontrado en el islote "manifiesta una actividad laboral" y se piensa que podrían pasar en Lobos temporadas de tres o cuatro meses, ya que se han descubierto también cerámicas que se utilizaban de manera doméstica.

El director del Museo manifestó que aunque no existen referencias literarias que evidencien la presencia de romanos en las Islas, "Roma tiene una presencia muy importante en Canarias", algo que evidencias los yacimientos de Lobos.

Rodríguez recalcó que estas investigaciones arqueológicas se han llevado a cabo gracias a un trabajo colaborativo entre varias instituciones entre las que se encuentran el Organismo Autónoma de Museos y Centros del Cabildo de Tenerife, la Universidad de La Laguna y el Cabildo de Fuerteventura. De hecho, la exposición Un taller romano de púrpura: Lobos 1, que acoge el Museo de la Naturaleza y el Hombre, ya estuvo expuesta a finales del año pasado en el Archivo Insular de Puerto del Rosario, en Fuerteventura.

Los trabajos arqueológicos en el islote todavía no han terminado, a pesar de que ya se han llevado a cabo cuatro campañas en los yacimientos encontrados en este territorio. "Todavía queda mucho por hacer es un trabajo a largo plazo", concretó Del Arco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine