La revolución del amor

Internet y el nuevo rol de la mujer se han llevado por delante la unión para toda la vida

15.02.2016 | 15:45
San Valentín es una fecha en la que los regalos entre parejas son de lo más habitual.

El amor para toda la vida ya no está de moda. Cada vez son más las personas que optan por vivir sin compromisos pero sin renunciar a la pasión y el cariño. San Valentín, que se celebra hoy, se ha convertido en un emblema del romanticismo comercial pero hay muchos que ya no están dispuestos a implicarse en una relación seria y duradera, y rechazan el estereotipo tradicional. Las amplias posibilidades de ocio, el cambio en los medios de comunicación –sobre todo con la llegada de internet y las webs de citas– y la transformación de los roles de género están generando otra forma de experimentar la vida en pareja, muy alejada del sí quiero para toda la vida y esa concepción de la familia marcada por la Iglesia católica. Es la revolución del amor.

Para el experto en Psicología positiva José Juan Rivero, lo que ha cambiado durante los últimos años no es el amor sino la forma en la que se expresa. "Eso no significa que el amor haya dejado de existir, solo que han cambiado los estilos de vida y por lo tanto la forma en la que vivimos en pareja", explica. Rivero afirma que actualmente los enamorados pasan menos tiempo juntos y tienen opciones de ocio diferentes. "Antes era impensable que la mujer fuera a un gimnasio y el hombre a otro y ahora es muy normal hacer actividades separados", valora.

La psicóloga Tamara de la Rosa manifiesta que "el cambio de rol" que han experimentado las mujeres en las últimas décadas es uno de los factores que han influido en la transformación de la vida en pareja. "Ahora [las mujeres] tenemos independencia y lo que antes no tenían otro remedio que aguantar, ahora ya no están dispuestas a hacerlo", aclara. La mujer sufridora que se dedicaba en exclusiva a su marido, es una figura que cada vez cuesta más encontrar en la sociedad actual. "Ahora las mujeres se relacionan más fuera de casa y esto también ha influido en el cambio en los enamorados", asegura.

Ambos expertos se muestran de acuerdo en que este cambio en las relaciones sentimentales ha ocasionado que cada vez haya más personas dispuestas a vivir el amor de una manera diferente y a permanecer solteros, pero sin renunciar a los encuentros esporádicos.
José Juan Rivero señala que este nuevo tipo de relaciones no implican que haya menos amor que en las tradicionales. "Hay personas que aun viviendo separados tienen una relación muy intensa y otros que tienen vínculos emocionales con más de una persona, pero no tienen pareja", explica.

"Es cierto que cada vez hay más tendencia a no mantener relaciones comprometidas y creo que es porque ahora las personas son mucho más selectivas", afirma De la Rosa. Cada vez se está menos dispuesto a mantener una relación en la que no se recibe todo lo que uno aspira. "La gente ya no se conforma con lo primero que venga", señala, pero reconoce que la sociedad influye para que muchas otras personas estén en permanente búsqueda del amor de su vida. "Nuestra sociedad relaciona la felicidad con casarse y formar una familia, pero se puede ser perfectamente feliz si se está solo", asegura.

Nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías también han influido en la forma en la se busca se pareja y por eso son cada vez más solteros los que se animan a bucear en internet para enamorarse o simplemente tener encuentros sexuales esporádicos. Páginas como Meetic o eDarling son algunas de las plataformas perfectas para aquellos que pretendan encontrar una relación seria, mientras que Tinder o Badoo suelen utilizarse más por aquellos que solo están interesados en mantener una relación ocasional.

Las nuevas tecnologías también han cambiado la forma en la que se relacionan las parejas. Para De la Rosa son una herramienta excelente para conocer gente nueva, pero no lo son tanto a la hora de relacionarse con el compañero sentimental. "Nos acostumbramos a hacerlo todo por WhatsApp, incluso discutir", señala.

Tamara de la Rosa indica de que otro de los peligros que llevan aparejados los nuevos medios de comunicación "es que no desconectamos de ellos ni cuando tenemos una cena romántica". "He visto en mi consulta parejas que hasta cuando estaban manteniendo relaciones paraban si les llegaba un mensaje al móvil", asegura.

Además, advierte que las nuevas tecnologías pueden convertirse en una herramienta de control, "sobre todo en adolescentes, que lo ven normal". Sin embargo, la experta mantiene que "el control en una relación ya es patológico".

De la Rosa asegura que el principal problema de las parejas hoy en día es la conocida como dependencia emocional. La psicóloga explica que no se debe generar ninguna relación de necesidad entre tener pareja y la felicidad.

La experta mantiene que este tipo de situaciones se da en personas que tienen carencias y vacíos "y que en vez de esforzarse por llenarlos por ellos mismos lo hacen con su compañero", lo que hace que las separaciones sean mucho más traumáticas para ellas.

Para la psicóloga esta dependencia emocional junto con la falta de comunicación son los dos problemas más comunes de las parejas en la actualidad. "Una cosa muy común en los matrimonios que llevan varios años es creer que tienen poderes videntes", asegura. De la Rosa explica que no se debe esperar que la otra persona suponga lo que se piensa o se siente. "Si se quiere algo hay que pedirlo y si tenemos dudas hay que preguntarlas", apunta.

Mantener la pasión puede convertirse para muchos en una odisea. "Lo fácil es encontrar pareja, lo difícil es mantenerla", opina De la Rosa. Para ella, fechas como la que se celebra hoy "son ridículas" si lo que se quiere es mantener viva la llama. "Se deben generar momentos especiales a lo largo de todo el año, porque si no vamos dejando que el amor se marchite", explica.

Una dejadez que corroboran las estadísticas, ya que según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, solo en 2014 se produjeron en Canarias más de 5.300 rupturas matrimoniales. Y es que el Archipiélago tiene una de las tasas de divorcios por cada 1.000 habitantes más altas de España. Ese mismo año, solo se formalizaron en las Islas 6.574 matrimonios. Sin embargo, aunque el amor no parece estar en auge, sí lo están las celebraciones, ya que el número de bodas que se realizaron en el Archipiélago ha aumentado en los últimos años.

Para De la Rosa cuando pasa el tiempo "se cambia el foco de atención y lo ponemos en lo que nos aleja de la otra persona y no en lo que todavía nos une". Los pequeños defectos que no importaban nada al principio de la relación se convierten en un gran problema cuando pasan los años, "pero no le damos importancia a que, por ejemplo, nuestro compañero siga siendo muy cariñoso".

Rivero expone que se tiene que tener muy claro que "la relación se va a ir modulando a lo largo del tiempo, pero que eso no significa que dejemos de amar, sino que el momento emocional cambia". Este experto en psicología positiva explica que el amor tiene un ciclo biológico que dura entre tres y cuatro años, cuando el cerebro deja de producir las hormonas que se generan con el enamoramiento. "Por eso, hay que renovarlo cada cierto tiempo, aportarle cosas nuevas para que el cerebro vuelva a producir el coctel del amor", apunta.

A diferencia de lo que pasaba hace décadas, actualmente las personas tienen la opción "de renovarlo con la misma persona o vivir diferentes enamoramientos". Para los que aun se atreven a comprometerse, De la Rosa asegura que no existe una receta mágica para que todo vaya sobre ruedas. Pero señala que hay que mantener la empatía, mejorar la comunicación y no olvidar el sexo, no solo en esta sino en todas las noches del año.

Pero para los que prefieran vivir el amor de una manera más independiente y todavía no tengan con quien pasar esta velada de San Valentín, aun tienen tiempo de bucear en internet para encontrar pareja, aunque solo sea por una noche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine