Las lecturas de tesis se cuadruplican en un año ante el fin de la prórroga estatal

La Universidad de La Laguna registra 400 peticiones para la lectura de los trabajos antes del día 11

08.02.2016 | 02:00

Desde el 1 de octubre hasta el pasado 15 de enero, la Universidad de La Laguna (ULL) recibió un total de 400 solicitudes de doctorandos para la lectura de su tesis, una cifra que supone el cuádruple respecto al año anterior. Este considerable aumento se debe, según explica el director de la Escuela de Doctorado y Estudios de Postgrado de la institución tinerfeña, Ernesto Pereda, a que precisamente este año concluía el plazo de prórroga fijado por un Real Decreto del Estado en 2011.

Pereda informa de que esta normativa regulaba el fin de los grados anteriores al conocido como Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y daba una prorroga a los doctorandos que se encontraban inmersos en sus trabajos. "Desde entonces se han estado presentando unos cien cada año, en alguno 150, pero este curso cuando acaba el plazo se han acumulado el resto", resume el director de la Escuela quien avanza que existe una prórroga similar para parte de los que iniciaron su trabajo en 2011 y que deben entregarlo en 2017".
En ese sentido, Ernesto Pereda calcula que en este proceso restan unos 600 doctorandos que deben presentar sus tesis. Tras ellos, se dará por concluido el viejo sistema y desde entonces todos los doctorados que se presenten estarán regulados por la nueva normativa. Precisamente, ese temor a la modificación es lo que ha provocado, a juicio del responsable universitario, el considerable aumento de presentación de solicitudes para lecturas de tesis, que se realizarán antes del 11 de febrero.

Pereda insiste en que es una situación que se ha repetido de manera similar en el resto de universidades y aclara que cada institución académica ha afrontado el incremento en la medida de lo que considera oportuno. Así, explica que en el caso de la Universidad lagunera, "se remitió un recordatorio a los doctorandos sobre todo porque al tratarse de un Real Decreto estatal no cabía la posibilidad de una nueva prórroga".

Ante la diferencia de requisitos, especialmente en lo referido al control de la investigación, los 400 que restaban por concluir su tesis se dieron en prisa en terminar. "El plazo para presentar las solicitudes se abrió el 10 de octubre y se cerró el pasado 15 de enero pero hay algunos que finalmente han descartado presentarla", resume Pereda quien entiende que "de alguna manera ha servido para que aquellos que no tenían claro qué hacer con su tesis hayan apostado por aparcarla y quizá la afronten más adelante".

Sin embargo, el elevado número de solicitudes aunque previsible ha supuesto un mayor volumen de trabajo para el persona de la institución académica y de hecho según indica el director de la Escuela de Doctorado y Estudios de Postgrado de la ULL, "las tareas administrativas se han triplicado".

Además, Pereda admite que el coste de afrontar 400 lecturas de tesis también se eleva: "Hay que tener en cuenta que la normativa establece que al menos dos miembros de cada tribunal debe ser externo a la Universidad y en Canarias esa obligatoriedad supone un gasto mayor que en el resto del territorio", argumenta.

Añade el responsable de la ULL que "en el caso de Madrid, por ejemplo, se puede recurrir al resto de los centros de educación superior de la comunidad autónoma" y destaca que en la Península "los traslados entre territorios son menos costosos". "Hemos intentado recurrir a profesionales de los centros de investigación de la Isla, como el Instituto de Astrofísica de Canarias e incluso traer docentes de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria pero ?no es suficiente para afrontar el volumen de tribunales a cubrir", lamenta Ernesto Pereda.

Otras 600 en 2017

Ante esta situación, la Escuela de Doctorado y Estudios de Postgrado ya trabaja en la búsqueda de mecanismos que eviten que en el proceso de 2017 se repita la situación de este mes, sobre todo teniendo en cuenta que hay 600 doctorandos potenciales. En ese sentido y como primera medida, la Universidad de La Laguna aumentará el plazo entre la fecha límite de entrega de peticiones y el cierre del período de lecturas. "La idea es que el límite de entrega sea el 30 de julio para que la ULL pueda realizar los trámites pertinentes y se puedan leer todas hasta el 30 de septiembre", puntualiza el director de la recién creada Escuela.

También se está valorando la posibilidad tanto a nivel normativo como técnico de que se pueda realizar la lectura de tesis a través de videoconferencia "de tal manera que el miembro externo del tribunal no tenga que trasladarse hasta la Isla" y explica que este sistema "ya se ha probado recientemente con un experto que se encontraba en México". "También hay experiencias previas pero para casos en los que el doctorando era el que se encontraba fuera del territorio, en este caso en América y África", afirma Ernesto Pereda quien admite que "habrá que articular de forma paralela un mecanismo de firma electrónica y certificado digital".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine