Superman existe y es de Tenerife

Un portuense salta a las portadas en Inglaterra al retener, disfrazado del superhéroe, a un ladrón que acababa de atracar a una anciana en plena calle

30.01.2016 | 00:59
Antonio Cortés posa ayer en el lugar del atraco en Banbury, Inglaterra.

El primer sorprendido fue el propio ladrón que, bajo los efectos del alcohol, pensó que todo era una broma pesada o producto de la cogorza. ¡Lo había detenido el mismísimo Superman! El hombre acababa de asaltar a una señora de 66 años que había sacado dinero de una cajero en Banbury, un pueblo de unos 50.000 habitantes a las afueras de Oxfordshire, condado al sureste de Inglaterra cuya capital es Oxford. De repente, se abalanzó sobre él un joven vestido del superhéroe, con la capa roja incluida. Y lo retuvo hasta que llegó al momento la Policía.

No era Clark Kent, sino Antonio Cortés Déniz, un tinerfeño de 32 años que lleva 13 viviendo en Inglaterra, pero como si lo fuera. Por algo se ha convertido en un verdadero superhéroe mundial. Su hazaña de atrapar al ladrón justo cuando iba de Superman, traje que usa para su trabajo desde hace una década, ha dado la vuelta al mundo. El hecho, desde que ocurrió el pasado miércoles, saltó de los periódicos locales a los medios nacionales británicos, como la misma BBC, y de ahí a los internacionales. Hasta la Fox, la cadena de televisión estadounidense, se hizo eco de un suceso que ha desatado la admiración hacia el tinerfeño y muchas risas y bromas por las circunstancias.

"El ladrón me miraba estupefacto. No se podía creer que lo hubiera detenido Superman. Los testigos tampoco se lo creían. Muchos pensaban que era un vídeo de esos de broma o la grabación de una película. Hasta los policías, cuando llegaron, no pudieron evitar reírse al verme allí vestido agarrando al tipo", comentó ayer tarde Antonio Cortés en una conversación telefónica con la opinión de tenerife. "Fue simplemente un acto instintivo y lo volvería a hacer todas las veces que hiciera falta", añade el isleño.

Cortés nació en Puerto de la Cruz. Es hijo de una inglesa, que falleció el pasado 26 de diciembre, y un melillense que emigraron a la ciudad turística en busca de trabajo. El joven recuerda que es y se siente tinerfeño no sólo por haber nacido en la Isla, sino principalmente porque lo educaron dos isleños que fueron claves en su vida: Manolo Fariña, ya fallecido, y Constanza González, que sigue residiendo en Puerto de la Cruz. "Ellos ayudaron a mis padres a adaptarse a la Isla y me educaron. Son mi padrino y mi madrina. Me crié con ellos y con sus hijos. Los quiero mucho", asegura.

Fue miembro de un grupo de música electrónica conocido en Puerto de la Cruz, Beat Experience, pero a los 19 años dejó a sus amigos para marcharse a Gran Bretaña junto con su madre y su hermana. Vivió con ellas hasta que ahora ya se ha independizado y reside con su novia. ¿Y por qué iba el pasado miércoles disfrazado de Superman cuando se le cruzó el atraco a la anciana en plena calle?

Antonio Cortés trabaja en una organización social llamada Give a Smile (en español, "da una sonrisa"), que se dedica a organizar actividades para los niños con algún tipo de discapacidad y sus familias. "Organizamos campamentos para vacaciones y otro tipo de actos para que estos niños y sus familias disfruten con toda comodidad y salgan del estrés de afrontar las dificultades propias de un menor con alguna discapacidad", explica el portuense. Se disfrazan de superhéroes desde hace unos diez años para llamar la atención cuando piden donativos en la calle y durante las propias actividades, porque a los niños les encanta pasar el rato con Batman o Superman. "Empezamos a ponernos los disfraces un poco en broma y muy pronto nos dimos cuenta de que funcionaba. Cuando salimos a la calle para explicar a la gente qué hacemos y pedirles ayuda llamamos más la atención disfrazados".

El pasado miércoles, a eso de las 11:30 horas, Cortés, con su traje de superhéroe, degustaba el típico desayuno inglés (huevo frito, beicon, salchichas, judías, tostadas y café aguado) con unos compañeros de trabajo en uno de los pubs de la cadena JD Wetherspoon del centro de Banbury. Estaba sentado pegado a una ventana y veía el cajero automático al otro lado y parte de la calle. "De repente escuché un grito. Miré y vi a la gente mirando en la misma dirección: el cajero. Allí había un hombre, un tipo calvo, de unos 40 años, con tatuajes, agarrando por el cuello a una mujer mayor, que era de quien partían los gritos. Entonces salí a ver qué pasaba. A mí me dio la sensación de que todo ocurrió en segundos", relata.

Nadie reaccionaba

A Antonio le sorprendió que nadie reaccionara, que nadie ayudara a la mujer, ni siquiera los miembros de la seguridad privada de una tienda cercana. "Pensé que podían ser dos familiares discutiendo. Entonces pregunté qué pasaba y la mujer me respondió que el hombre le estaba robando. Ahí ya supe que tenía que actuar rápido para evitar males mayores".

El delincuente intentó huir pero Antonio Cortés no le dio apenas tiempo. Se abalanzó sobre él, lo agarró por detrás, él intentó zafarse pero el tinerfeño le hizo un barrido en las piernas y lo tiró al suelo. Lo logró gracias a su buena condición física y a que ha practicado muay thai, un deporte de contacto tailandés. Fue solo entonces cuando recibió alguna ayuda, la de la seguridad privada de la tienda, y logró inmovilizar con otra llave de muay thai al ladrón. "Estaba borracho. Tenía pinta de ser un tipo que se quedó sin dinero, quería algo para seguir bebiendo y fue a robarle a la mujer".

La Policía apareció a los pocos minutos. Nunca se habían encontrado con una escena semejante ni tampoco la habrían imaginado: un Superman reteniendo a un ladrón ante el asombro de los presentes, al estilo de los cómics de Jerry Siegel o las películas de Richard Donner. Tres días después le siguen felicitando, sobre todo al salir en los periódicos y hasta la televisión nacional británica. "La tarde del miércoles, sobre todo, me daban la mano y me decían bien hecho por todos lados, empezando por la propia víctima y su marido", concluye Antonio Cortés, un joven que asegura que el gesto le salió "de dentro" y que por un día sintió que realmente se puede ser Superman.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine