Un cuarto de la población canaria sufre hipertensión y tiene alto el colesterol

Sanidad lleva a cabo un programa de detección y control del riesgo de enfermedad cardiovascular

04.01.2016 | 12:45
El colesterol, el \'enemigo invisible\' de la Navidad
Play
Un cuarto de la población canaria sufre hipertensión y tiene alto el colesterol

Las enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en Canarias, con el 35% de los fallecimientos vinculados a esta patología. Por ello, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias lleva a cabo un programa de atención al riesgo por la enfermedad vascular arteroesclerótica, en la que analizan los factores vinculados a la dolencia en la población. Al respecto, según indica el director general de Programas Asistencias de la Administración Sanitaria, Bernardo Macías, preocupa especialmente cifras como que un cuarto fe la población canaria sufre hipertensión y al menos el 22% tiene colesterol, ambas relacionadas con la aparición de patologías cardiovascular.

Precisamente, Macías indica que el programa pretende vigilar los diferentes factores de riesgo como la hipertensión o el índice de colesterol, entre otros aspectos que inciden en la patología. Para ello se encarga el propio médico de Atención Primaria con el objetivo de que "todo ciudadano sea valorado o evaluado", explica el director general de Programas Asistenciales. En concreto, el facultativo analizará la probabilidad de cada paciente en función de su edad, porque a medida que aumenta hay más riesgo de padecer enfermedad vascular arteroesclerótica y el género, puesto que es más frecuente en varones.

Teniendo en cuenta los factores de riesgo, el médico cuestionará acerca de los hábitos del paciente que inciden en la aparición de la patología cardiovascular, tales como el consumo de alcohol, el tabaco, la dieta o la práctica de ejercicio físico. Al respecto, Bernardo Macías, señala que "se trata de aspectos que se pueden modificar y que solo necesitan de la voluntad de la persona". En ese sentido, aludió al tabaco, un hábito que está relacionado a la mayor parte de las patologías graves por sus importantes efectos nocivos en el organismo: "Una simple conversación con un médico acerca de estas consecuencias reduce el consumo entre un 10 y un 15% de los pacientes".

Acerca del alcohol desmitifica que una copa al día no hace daño o que incluso sea capaz de prevenir enfermedades. "Para la persona que no está habituada incluso una copa supone un factor de riesgo y para los que sí lo hacen con frecuencia lo que se recomienda es dosificarlo que siempre será mejor que todo junto", comenta el director general de Programas Asistenciales, quien resume que "es un elemento tóxico para el ritmo cardíaco".

Las consecuencias del sedentarismo o de la dieta que se siga no son tan directas, pero igualmente aumentan el riesgo de padecer una enfermedad vascular. En ese sentido, Bernardo Macías asevera que "la ausencia de ejercicio físico tiene un impacto muy negativo y de hecho realizarlo de manera regular durante entre 30 y 45 minutos es un elemento importante de prevención". Ocurre de forma similar con el tipo de alimentación que se toma puesto que la ausencia de frutas y verduras y el exceso de determinados tipos de grasas y azúcares tienen consecuencia directa con un importante factor de riesgo de enfermedad cardiovascular: la obesidad.

Factores médicos

Precisamente, otros de los factores que son objeto de estudio por parte del médico de familia dentro del programa son aquellos vinculados directamente con la salud. El exceso de colesterol y la hipertensión son los principales ejemplos, de ahí que el facultativo atienda a los resultados de analíticas o mida la presión arterial como parte del programa.

A ello se suma la existencia de otras patologías, entre las que destaca la diabetes, enfermedad que afecta al 15% de la población canaria, "puesto que su existencia tiene un impacto negativo en las arterias", señala el director general de Programas Asistenciales, quien puntualiza que todos estos factores "entre sí no suman, sino que multiplican las posibilidades de padecer una patología cardiovascular".

El responsable sanitario entiende que "se trata de un programa primero que nada de prevención, puesto que el objetivo es evitar que aparezca la enfermedad" y aclara que en ese sentido se ha revelado como fundamental la labor de concienciación del facultativo. "Los ciudadanos muchas veces no piensan que tienen en sus manos el control de su salud y sin embargo prefieren esperar por la pastillita mágica", lamenta Macías.

Así alude a la importancia de mejorar la alimentación o fomentar el ejercicio físico, así como eliminar el consumo de tabaco. "Se trata de fomentar hábitos", que es parte de la labor del facultativa aunque el director general entiende que también se requiere la colaboración de las instituciones locales: "Los responsables de los ayuntamientos deben hacer una apuesta decidida por ampliar los espacios públicos para hacer ejercicio y la oferta de actividades".

Además, el control del médico incluye la revisión periódica de todos los factores, aunque la frecuencia dependerá del nivel de riesgo: "Con un índice alto se dará cita en los posteriores meses pero si es bajo la revisión se realizará uno o dos años después", resume.

Menos ictus con desenlace fatal

Las dolencias relacionadas con un mal funcionamiento del sistema vascular son variadas. Enfermedades como la arritmia son frecuentes en Canarias, aunque según lamenta el director general de Programas Asistenciales de la Consejería canaria de Sanidad, Bernardo Macías, admite que la más común es el accidente cerebrovascular (conocido como ictus). Aunque evita dar cifras acerca de la tasa de este tipo de patología, Macías sí señala que a pesar de su elevada presencia "cada vez es menos mortal". Eso sí, puntualiza que más allá del fallecimiento, hay otros aspectos a tener en cuenta cuando se trata de impulsar una reducción de la enfermedad en general. Así en el caso, del accidente vascular "muchos problemas vienen determinados porque suele causar discapacidad del paciente que lo sufre", lo que a su vez conlleva un aumento de los costes, no solo para la familia sino también para el propio sistema sanitario público. "Es fundamental la prevención en salud para ganar en eficiencia: si se reducen determinados problemas se pueden destinar los recursos a otros mayores", resume Bernardo Macías, quien indica que en ese objetivo se enmarca el programa de atención al riesgo por la enfermedad vascular arteroesclerótica, en el que participa la totalidad de los médicos de Atención Primaria, que aunque lleva desarrollándose desde 2003 ha sido objeto de revisión recientemente. "Las enfermedades cardíacas se han reducido mucho, pero Canarias es una de las comunidades autónomas con el riesgo más elevado", informa el director general quien señala que cada facultativo una vez que analiza el riesgo, "también fija un plan de cuidados y de seguimiento en el caso de que existan patologías consideradas conducentes a la dolencia cardíaca".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine