Gestión Sanitaria rechaza renovar el contrato de ambulancias a Cruz Roja

La institución humanitaria se ve obligada a pone en marcha un ERE que afecta a 53 personas

26.12.2015 | 02:00

Cruz Roja ha informado sobre la negativa de Gestión Sanitaria de Canarias (GSC) de renovar el convenio de ambulancias, situación que ha obligado a la Institución Humanitaria a poner en marcha un ERE que afecta a 53 personas de su plantilla, según indica la ONG en un comunicado.

La Organización lamenta la negativa de GSC para negociar el acuerdo de prestación de servicio de ambulancias en distintas localidades en cuatro de las Islas; e indica que ha venido reclamando sin éxito hasta el momento, la continuidad del convenio actual de prestación de servicios, que se inició hace más de veinte años y concluirá el 31 de diciembre.

En un comienzo Cruz Roja tenía unas 25 ambulancias y, en estos momentos, la ONG presta sus servicios solo en siete pequeñas poblaciones de cuatro islas del Archipiélago. Además de mostrar su preocupación, Cruz Roja requiere de GSC que garantice que estas localidades no vean reducidas las coberturas actuales y, también, que se mantengan todos los puestos de trabajo asociados a la actividad.
Pese a las "buenas relaciones" que mantiene con el Gobierno canario, la citada ONG no comprende esta "inusual e injusta actitud" de la empresa pública Gestión de Servicios para la Salud y Seguridad en Canarias.

"El único argumento recibido por Cruz Roja es que no hay disponibilidad presupuestaria", destaca la ONG, aunque agrega que no puede comprender como GSC opta "por opciones que a medio y largo plazo aumentan mucho más el coste del servicio".

La institución humanitaria recuerda que desde hace más de un siglo presta sus servicios de transporte sanitario a la ciudadanía canaria, cuando ninguna administración pública se ocupada de prestar este servicio, dedicando a ello sus escasos recursos y voluntariado.
"Después facilitó al máximo la puesta en marcha e implantación del 061 y posterior 112 y ha seguido colaborando, incluso, aportando recursos propio por la limitada contraprestación económica que le facilita GSC", añade Cruz Roja.

A este respecto la organización humanitaria apunta que por cada una de las ambulancias que presta los servicios durante 24 horas, Cruz Roja recibe 170.000 euros al año, cuando el coste del servicio supone un mínimo 210.000 euros, unos costes que están "muy por debajo de lo que se paga a las empresas privadas".

Visión global

En su opinión, desde GSC "no se tiene una visión global" de la labor de Cruz Roja ni se valora el beneficio que, para la sociedad en su conjunto y en particular para el propio Gobierno regional, tiene que la ONG mantenga determinadas capacidades.

"Seguir con un mínimo de unidades concertadas para urgencias le permite a Cruz Roja ser más fuerte y estar mejor preparada para situaciones de emergencias sociales, sanitarias o catástrofes, en las que siempre ha puesto a disposición de la ciudadanía y de las instituciones todas sus capacidades de forma gratuita", subraya el comunicado. Con esta situación, además, la ONG entiende que se le podría estar haciendo un "daño añadido" por que necesita de todas sus capacidades para "ayudar a las personas en situación de vulnerabilidad".

Asimismo, a Cruz Roja le preocupa el "futuro incierto" que se puede deparar a unos 50 trabajadores vinculados al servicio si no se renueva el convenio.

Por este motivo exige a las empresas entrantes y al GSC que se cumpla con la normativa laboral y subroguen la plantilla, "como marca el Convenio de Sector del Transporte Sanitario en Canarias".

Sin embargo, la ONG teme que se esté tratando de evitar esta subrogación y que, por tanto, sus empleados puedan perder sus derechos adquiridos y los puestos de trabajo.

Cruz Roja entiende que GSC, como empresa pública, debe dar ejemplo y, en todo caso, "facilitar y apoyar en lo posible este proceso de subrogación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine