El día le roba horas a la noche

El invierno astronómico comienza la próxima madrugada a las 4:48 horas en las Islas

21.12.2015 | 16:21
El día le roba horas a la noche

La próxima noche arranca el invierno. Aunque los termómetros en Canarias continúen marcando temperaturas veraniegas nadie puede alterar la llegada de la nueva estación. Mañana, a las 04:48 horas, tendrá lugar lo que se conoce como solsticio de invierno, en la que será la noche más larga del año. A partir de ese momento, los días comenzarán a ganar tiempo a las noches hasta la llegada del próximo solsticio en verano.

El astrofísico del IAC Alfred Rosenberg explica que el solsticio se produce cuando el Sol pasa justo en la vertical del trópico de Capricornio en el hemisferio norte, mientras que en el círculo polar Ártico, el Sol solamente tocará el horizonte pero no llegará a salir durante 24 horas. Además, en el Polo Norte no verán el Sol hasta el equinoccio de primavera.

El solsticio de invierno ha sido una fecha señalada para casi todas las culturas del mundo. Rosenberg señala que para conocer la existencia de este momento astronómico "no hacen falta grandes tecnologías", por lo que la mayor parte de las sociedades "sabían cuando ocurría".

Por este motivo, desde la antigüedad se ha celebrado entorno a la fecha del solsticio numerosas tradiciones que festejaban el regreso del Sol, ya que a partir de esa fecha los días comienzan a alargarse, algo que se atribuía al triunfo de la luz sobre las tinieblas. Tan importante era esta fecha para las culturas precristianas, que esta religión decidió celebrar cerca de esta fecha señalada el nacimiento de Jesús.

La palabra solsticio deriva del latín solstitium, que significa Sol quieto. El día en que esto sucede, el Sol alcanza su máxima declinación Sur (-23º 27´) y durante varios días su altura máxima al mediodía no cambia durante varios días, de ahí que se le denomine de esta manera.
Rosenberg explica que los solsticios no siempre se producen en el mismo momento, existe una variación cada año, ya que el movimiento de traslación del planeta no dura exactamente 365 días, por lo que cada año puede variar un rango de 24 horas.

Rosenberg afirma que la gente suele creer que la llegada del invierno coincide con el momento en el que la Tierra está más alejada del Sol, pero sin embargo, el cambio de estación está relacionado con la inclinación del planeta y no con la distancia que haya con la estrella del Sistema solar. "De hecho, el 3 de enero será el momento en el que la Tierra se encuentre más cerca del Sol, un momento que se conoce como perihelio", expresa el astrofísico. En ese momento, la distancia entre ambos se sitúa en este instante a unos 147 millones de kilómetros.

Se podría creer que la noche más larga del año coincide con la jornada en la que el Sol salga más tarde y se ponga más temprano, pero no es así. Esto se debe a que la órbita de la Tierra no es circular sino elíptica y que el eje del planeta esté inclinado en una dirección diferente al eje de la elipse que dibuja alrededor del Sol. Eso hace, como decíamos, que el reloj solar y el nuestro, que se basa en un Sol ficticio, estén desajustados.

De echo, el día que el Sol se puso antes en el horizonte fue el pasado 8 de diciembre, cuando el astro despidió el día a las 18:22 horas en Canarias.

Esta época del año, el cielo matutino estará dominado por Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Uno de los principales eventos astronómicos de esta estación será la lluvia de estrellas conocida como Cuadrántidas, que este año tendrá su máxima actividad el 4 de enero. Junto a las Gemínidas, que se pudieron observar el pasado 15 de diciembre, las Cuadrántidas son la lluvia de estrellas más activa del año. Este fenómeno son meteoros de velocidad moderada que radian de la constelación del Boyero.

Otro evento astronómico que se producirá durante los próximos meses será la conjunción de Venus y Saturno el 9 de enero. Es decir, estos dos planetas estarán muy cerca el uno del otro durante esa jornada.

También en enero, concretamente el día 17, se producirá el mayor acercamiento del cometa C-2013US10, más conocido como Catalina.
Habrá que esperar hasta el 8 de marzo para poder ver a Júpiter en todo su esplendor. Ese día se producirá lo que se llama oposición planetaria, es decir, que este planeta será visible durante toda la noche y ocupará su posición más cercana a la Tierra, por lo que las condiciones de observación telescópica será idóneas.

Sin embargo, el evento astronómico más importante de esta época del año no se podrá ver desde Canarias. Se trata de un eclipse total de Sol que tendrá lugar el 9 de marzo. Los afortunados que podrán disfrutarlo son quienes se encuentren en Sumatra, Borneo, Islas Célebes y océano Pacífico, y visible como parcial en el este de Asia, Australia y el Pacífico.

Según los cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, dependiente del Instituto Geográfico Nacional, este invierno durará 88 días y 23 horas, y terminará el 20 de marzo del año que viene con el comienzo de la primavera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine