El IAC participa en el desarrollo de un telescopio que busca exoplanetas

El instrumento Carmenes, que rastreará mundos similares a la Tierra, supera la fase de pruebas en la que han participado cuatro investigadores del Astrofísico

18.12.2015 | 11:36

Carmenes, el innovador instrumento diseñado para buscar planetas similares a la Tierra, ha superado con éxito su fase de pruebas en el telescopio del Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto, en Gérgal (Almería), después de cinco años de preparación. Científicos e ingenieros del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han participado en el diseño y la construcción de este nuevo "cazador de planetas". Este instrumento, altamente complejo, fue empleado por primera vez en noviembre en el telescopio de 3,5 metros de Calar Alto en Almería.

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) es una de las once instituciones del consorcio Carmenes. Cuatro de sus investigadores forman parte del grupo científico: Víctor J. Sánchez Béjar, Rafael Rebolo , Jonay I. González Hernández y Enric Pallé. Adicionalmente dentro de la parte instrumental del proyecto, el IAC ha contribuido con el diseño y construcción de los soportes mecánicos del elemento de dispersión cruzada (grisma), el Exposure Meter y el Fiber Exit Unit, con la participación del ingeniero Pablo Redondo, el taller de mecánica del IAC y las empresas NTE-SENER y Proactive Research Development.

Carmenes consta de dos espectrógrafos optimizados para la detección de planetas en torno a estrellas cercanas, constituirá "un hito" para una de las ramas más interesantes de la exploración del espacio; la búsqueda de una segunda Tierra.

Por medio de la búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar, los llamados exoplanetas, los investigadores quieren entender cómo y dónde se forman estos cuerpos, y si ofrecen condiciones que podrían sustentar la vida. Por ahora, han sido descubiertos más de dos mil exoplanetas.

"Sin embargo, la mayoría son hostiles para la vida", explicó Andreas Quirrenbach, investigador que encabeza el proyecto, quien ha señalado que buscarán "planetas en torno a enanas rojas (o enanas M), estrellas más pequeñas que ofrecen las condiciones para la existencia de agua líquida en órbitas cercanas y en las que sí podemos detectar las oscilaciones producidas por planetas similares al nuestro". Además, la longevidad de este tipo de estrellas y de sus posibles sistemas planetarios constituye una condición necesaria para el desarrollo biológico a largo plazo.

Otro de los investigadores, Pedro Aguado, quien colidera el proyecto y cuyo grupo ha desarrollado el espectrógrafo infrarrojo, apuntó que las enanas rojas "son mucho más frías y rojizas" que el Sol, de modo que "teníamos que observar tanto en el visible como en el infrarrojo, lo que constituye una de las fortalezas de Carmenes ya que ningún otro instrumento del mundo puede hacer esto".

Dadas las características e importancia científica del proyecto, el Observatorio de Calar Alto ha garantizado un mínimo de seiscientas noches de observación en el mayor de sus telescopios para Carmenes. "Proyectos con tan alta dedicación son poco habituales en la astronomía moderna", afirmó Jesús Aceituno, vicedirector del Observatorio para el que este instrumento en funcionamiento convertirá al observatorio "en una referencia internacional en la búsqueda de planetas de tipo terrestre y se situará en la vanguardia de la instrumentación astronómica".

La detección de exoplanetas mediante imagen directa constituye un gran reto debido al resplandor de sus estrellas madre, miles de millones de veces más brillantes que los planetas y muy próximas a ellos, de modo que los científicos aprovechan la fuerza gravitacional ejercida por los planetas en sus estrellas anfitrionas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine