Los dinosaurios invaden La Laguna

La mayor exposición de Europa de estos gigantes abre sus puertas en la Plaza del Cristo hasta el 10 de enero

06.12.2015 | 02:00
Expo Jurásico en la Plaza del Cristo de La Laguna.

El pequeño Hugo, de solo cuatro años, sabe que el Tyrannosaurus rex fue uno de los dinosaurios más peligrosos. Pero ayer se mostró muy valiente cuando desfiló ante este increíble animal en Expo Jurásico, considerada la mayor exposición de dinosaurios de Europa y que se podrá visitar en la Plaza del Cristo de La Laguna. "Comían carne pero no tengo miedo porque sé que no se va a mover de su sitio", explicó el pequeño, quien tiene decidió que en su carta a los Reyes Magos incluiría este año algunos dinosaurios, aunque mucho más pequeños que los que se pueden ver en esta muestra.

La exposición de La Laguna se podrá visitar hasta el 10 de enero, en horario de 17:00 a 21:00 horas, de lunes a viernes, y de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 21:00 horas, los sábados y domingos. Las entradas se pueden adquirir al precio de 7 euros en las taquillas de la exposición. La muestra está compuesta por una carpa con una superficie de 1.000 metros cuadrados que ya ha recorrido más de una decena de países europeos, entre los que se encuentra Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Noruega, Polonia o Rumanía. Además, en Canarias, Expo Jurásico ya ha visitado Gran Canaria, Lanzarote y el sur de Tenerife.

La muestra cuenta con una veintena de piezas inéditas a tamaño real, algunas de ellas animatrónicas, que simulan el aspecto y el comportamiento de los dinosaurios. Así, los visitantes pueden ver los últimos avances tecnológicos en esta especie de Parque Jurásico. Además, se pueden contemplar réplicas de alguno de los fósiles que se pueden encontrar en la actualidad en los museos de todo el mundo.

Rascid Braifaouri, comisario de la exposición, explicó que "combinamos entretenimiento y diversión para los más pequeños, junto con un amplio factor pedagógico para que aprendan mientras se maravillan de estos gigantes". La exhibición cuenta con paneles informativos y descriptivos con detalles científicos sobre las eras geológicas, teorías sobre la extinción de los dinosaurios y datos sobre la recuperación de los restos fósiles. "Tratamos de facilitar la mayor cantidad de datos posibles pero en un lenguaje sencillo", explicó Braifaouri mientras se proyectaba uno de los tres capítulos que se muestran para completar la información de los paneles.

A pesar de los intentos de la organización para que los datos fueran lo más sencillos posibles y los niños se hicieran con una gran cantidad de información, los niños llegaron a la Plaza del Cristo con un gran conocimiento. "Algunos niños nos preguntan por qué no hemos puesto algún ejemplar más y yo me quedo pensando cómo es posible que sepan tanto siendo tan pequeños", comentó sonriente Rascid Braifaouri.

Las familias tinerfeñas no fueron las únicas que visitaron esta muestra de los lagartos salvajes, puesto que las familias de dinosaurios tampoco quisieron perderse la cita. Son más de 500 las especies conocidas hasta el momento de estos animales que nacieron hace 225 millones de años y dentro de esta carpa se pueden descubrir los secretos de las crías y los ejemplares adultos de esta especie extinguida. Por todo eso no es de extrañar que esta exposición también permita desentrañar parte de la historia de la evolución del planeta Tierra.

Sin duda es el Tyrannosaurus rex el animal que más expectación despertó ayer en la Plaza del Cristo. La pasión de los niños por este lagarto tirano puede deberse a sus cinco toneladas de peso, a sus 13 metros de largo por cinco de alto o al crecimiento acelerado que lo caracteriza; sin embargo, no es el dinosaurio que se lleva todos los records del mundo animal. Los paneles explicativos de Expo Jurásico se encargaron de explicar a los visitantes que la especie más pequeña era el Microraptor, con solo 76 centímetros de largo y 26 centímetros de alto. El título de más grande se la llevaba el Gigantosaurus, con sus 14 metros de largo y sus más de tres metros y medio de alto. Sin embargo, el animal más largo de todos ellos era el Seismosaurus, una de las especies del conocido Diplodocus, y que podía alcanzar los 45 metros de largo y solo cinco metros y medio de alto.

Los primos Olivia y Carlos tienen tres años y ayer llegaron desde Tacoronte para descubrir todos los secretos de los dinosaurios. Aunque el Tyrannosaurus rex era el ejemplar que más miedo les daba, fue el primero que quisieron ir a ver. Era difícil apartarlos de esta réplica que incluso imitaba la respiración del animal y movía la cabeza y la cola. Fue tanta la excitación que sintieron cuando comenzaron a realizar el recorrido que la madre de Carlos no pudo evitar que el pequeño se saltara el cordón de seguridad y comprobara por sí mismo si los dinosaurios estaban realmente vivos.

Los menores pudieron comprobar cómo, a pesar de que los dinosaurios ya no caminan entre nosotros, existen animales que recuerdan mucho el pasado animal de la Tierra. La réplica del Sarcosuchus, con su presa asomando en su boca plagada de dientes hace pensar al instante en un cocodrilo. Pero este no fue el único que demostró ser un salvaje carnívoro, puesto que el Baryonyx también se mostró rodeado de ejemplares moribundos a los que había dado caza, haciendo alarde de su nombre, garra pesada.

Los visitantes descubren estos días la parte externa e interna de los dinosaurios gracias, además, a la existencia de diferentes réplicas de fósiles. Estas creaciones son trasladas con el sumo cuidado y deben instalarse con mucha atención debido a la gran cantidad de piezas que las componen, explicó el comisario de la exposición.

Una de las últimas paradas de esta muestra incluye un espacio en el que los pequeños pueden ponerse en la piel de un experto arqueólogo y desenterrar fósiles. "Es una de las cosas que más le gustan a los niños, y a los padres les cuesta mucho sacarlos de la arena", comentó el comisario de la exposición, mientras alguno de los menores sopesaba la posibilidad de llevarse a casa alguno de los huesos que había desenterrado con la ayuda de una brocha.

Expo Jurásico expone Triceratops, Tyrannosaurus rex, Protoceratops, Parasaurolofus, Stegosaurus y Spinosaurus, entre otros, todos ellos a tamaño real. Para descubrir todos sus secretos también es necesario conocer la forma en la que desaparecieron. De este modo, recorrido finaliza con las dos teorías que se barajan en la actualidad sobre la extinción de los dinosaurios. La idea más extendida y conocida se centra en la caída de un meteorito cerca del Golfo de México; sin embargo, también hay voces que apuntan a que una cadena de erupciones volcánicas dieron lugar a importantes cambios climatológicos y emitieron tal cantidad de gases que provocaron la muerte de estos lagartos salvajes.

Así, la Plaza del Cristo de La Laguna se transforma estos días en una espacio para descubrir el pasado y, sobre todo, acoge uno de los concursos más apasionantes de las fiestas navideñas: el de los menores contra los dinosaurios para averiguar cuál de los dos sabe dar forma al rugido más temible. Y, para terminar, nada mejor que un paseo por la tienda de recuerdos. Los productos que más se venden son las enciclopedias y los libros con información sobre los grandes dinosaurios. Seguro que los camellos de los Reyes Magos van a tener que cargar una gran cantidad de estos regalos durante la noche del 5 de enero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine